Menú Portada
Los créditos siguen sin llegar

La tasa de endeudamiento de pymes y particulares cae por segundo mes consecutivo

Enero 10, 2010

Las deudas contraídas por las familias y empresas españolas se redujeron, respectivamente, el 0,3 y el 0,2% en noviembre frente a un año antes, con lo que el endeudamiento desciende por segundo mes consecutivo en tasa interanual

pq_920_Mafo.jpg

Las deudas contraídas por las familias y empresas españolas con las entidades financieras se redujeron en noviembre el 0,3% y el 0,2%, respectivamente, respecto al año anterior, según los datos publicados hoy por el Banco de España, por lo difícil que sigue siendo para estos sectores acceder al crédito.

Los analistas consultados por indican que en líneas generales persisten las dificultades de acceso a la financiación, en especial para las empresas, mientras que las familias han optado por amortizar parte de su deuda en un contexto en el que se han reducido al mínimo las transacciones inmobiliarias.

Además, de momento las medidas adoptadas por el Gobierno, como la unificación de las líneas de crédito del Instituto Oficial de Crédito (ICO), no han conseguido paliar todavía esta tendencia a la baja, que ha sido constante durante todo el año 2009 y que ya en octubre marcó un saldo negativo.
Sara Valiño, de Analistas Financieros Internacionales (AFI), explica que aunque para las entidades financieras la crisis de crédito ha terminado, no ha ocurrido lo mismo para las familias y, sobre todo, para las empresas.
La analista recuerda además las mayores dificultades que encuentran las pequeñas y medianas empresas, que componen la mayoría del tejido empresarial español, para acceder a financiación por canales que sí son accesibles a las grandes corporaciones, como es la salida al mercado.
Ignacio Cantos, analistas de Atlas Capital, es contundente y aclara que las empresas tienen todavía el “crédito cerrado”, mientras que los hogares han reducido al mínimo el consumo y, por lo tanto, también la demanda de crédito.
De momento, la deuda de las familias cayó en noviembre el 0,3 por ciento y se situó en 908.272 millones de euros, un nivel similar al de junio del pasado año.
Por lo que respecta a las empresas, su deuda se elevaba en noviembre a 1,3 billones de euros (1.313.952 millones), el 0,2 por ciento menos que un año antes.
En total, la deuda conjunta de familias y empresas alcanzaba en noviembre los 2,2 billones de euros, más del doble del Producto Interior Bruto (PIB) español.
El propio Banco de España advertía en su último boletín, correspondiente a noviembre, sobre un “nuevo descenso en el avance interanual” de la deuda de los hogares y empresas españolas.
Los datos indican que los hogares españoles destinan la mayor parte de su deuda a la adquisición de vivienda, ya que, de los 908.272 millones de euros de créditos, 677.227 millones -el 0,1 por ciento menos que durante el mismo mes del año anterior- se dedicaron a ese fin.
La aparición por primera vez de esta tasa negativa responde, en opinión de los analistas consultados, a la virtual paralización del mercado inmobiliario.
El endeudamiento de las familias comenzó a frenar su crecimiento a comienzos de 2008, pese a lo que cerró el ejercicio con un aumento del 4,4 por ciento.
Ya en 2009 el descenso fue sostenido y pasó de un aumento del 3,7 por ciento en enero -en tasa interanual- a un recorte del 0,1 por ciento en septiembre.
En cuanto a las empresas, las deudas que mantenían con bancos y cajas en enero de 2009 fueron el 6,8 por ciento mayores que las de un año antes, pero fue sobre todo a partir de junio del pasado año cuando comenzó el descenso, que provocó la primera tasa negativa en octubre