Menú Portada
El 80% del peso de la nueva subida recaerá sobre pensionistas y trabajadores

La subida del IRPF costará 222 euros al año de media a cada contribuyente, según Gestha

Enero 4, 2012
pq_926_GESTHA.JPG

La subida del componente laboral del IRPF aprobada por el Gobierno el pasado viernes costará de media 222 euros anuales a cada contribuyente que, pese a distribuirse de forma progresiva, recaerá en su mayor parte sobre las clases medias y bajas con ingresos por debajo de los 33.000 euros anuales -que representan el 85% de los trabajadores-, según señalaron hoy los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA).

De este modo, el colectivo indicó que los asalariados que se mueven en el entorno del mileurismo, es decir, aquellos que ganan hasta 17.700 euros brutos anuales y que representan el 55% del total, deberán pagar a Hacienda unos 23 euros más al año, mientras que quienes superen esa cantidad, pero no lleguen a 33.000 euros, deberán desembolsar unos 165 euros más.

Estos dos tramos de ingresos, unidos al de los asalariados que no alcancen los 53.400 euros -cuyo gravamen extra rondará los 490 euros- aportarán en conjunto unos 2.065 millones de euros anuales, lo que supone más de la mitad de los 4.111 millones de euros que el Ejecutivo prevé recaudar gracias a esta subida temporal del IRPF.

En el extremo opuesto, los trabajadores más ´afortunados´ -aquellos que ganan más de 300.000 euros anuales y que apenas suponen un 0,2% del total- contribuirán con una mayor cuantía, unos 16.187 euros anuales, aunque el peso total de esta aportación no alcanzará siquiera los 465 millones de euros.

Tabla 1.- Gravamen complementario de base liquidable general del IRPF,
tras aplicar mínimos personales y familiares

Base liquidable

Número de
declarantes*

Porcentaje de
declarantes

Gravamen 
complementario**

Gravamen
complementario (%)

Media por
declarante

Hasta 17.707 €

10.191.214

55,2%

238

5,8%

23 €

De 17.707 a 33.007 €

5.355.489

29,0%

884

21,5%

165 €

De 33.007 a 53.407 €

1.932.253

10,5%

943

22,9%

488 €

De 53.407 a 120.000 €

847.479

4,6%

1.132

27,5%

1.336 €

De 120.000 a 175.000 €

79.940

0,4%

242

5,9%

3.023 €

De 175.000 a 300.000 €

41.328

0,2%

207

5,0%

5.007 €

Más de 300.000 €

28.687

0,2%

464

11,3%

16.187 €

Total

18.476.390

100%

4.111

100%

222 €

* Declarantes de base liquidable general sometida a gravamen
** Cifras en millones de euros

Fuente: Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA), a partir de las estadísticas de declarantes del IRPF

El peso recae en los trabajadores

Junto a estos cambios, la modificación del IRPF también afectará a los ingresos provenientes del ahorro, con un gravamen complementario cuyo impacto variará enormemente en función del tramo de ganancia. Así, los pequeños ahorradores que ganen menos de 6.000 euros anuales a través de esta vía -más del 95% del total- tan sólo tendrán que pagar 25 euros más al año, cifra muy reducida en comparación con los más de 6.650 euros que tendrán que aportar de media quienes obtengan más de 24.000 euros al año por este concepto.

En cualquier caso, el aumento de los gravámenes al ahorro tan sólo generará unos 1.246 millones de euros anuales, por lo que el 80% de la nueva subida recaerá una vez más sobre los trabajadores -incluidos los desempleados y pensionistas- y no, como hubiera sido deseable, sobre otros rendimientos más vinculados a los grandes patrimonios, como los de capital.

En este sentido, el secretario general de los Técnicos de Hacienda, José María Mollinedo, consideró positivo que en las nuevas medidas el Ejecutivo eche mano de este tipo de ingresos “más exclusivos”, aunque matizó que aún es necesario eliminar ciertas normas contrarias a la progresividad, empezando por excluir las ganancias patrimoniales especulativas como rentas del ahorro.

No obstante, explicó que esta línea de actuación “no es ninguna novedad”, puesto que “ya en anteriores modificaciones del IRPF, como la aprobada en 2010, se convirtió al ciudadano de a pie en el principal protagonista de este género de terror como es la subida de impuestos, dejando en un papel secundario a las grandes fortunas, que además saben bien cómo evitar rendir cuentas con el Fisco”