Menú Portada
Cerró el 2010 con fondos propios inferiores a la mitad del Capital Social

La Sociedad Pública de Alquiler recibió el pasado mes de julio un crédito de 3,1 millones para salvarse de la quiebra técnica

Febrero 21, 2012

El 21 de septiembre fue amortizado otro crédito de 6,7 millones que fue transformado en Capital

SEPES que tiene el 100% de sus acciones ya declaraba hace dos años sus dudas sobre la posibilidad de cobro del crédito participativo

Sólo en 2010 cerró con 9,97 millones de euros de pérdidas

La empresa tiene alquilado a su matriz los bajos y toda la quinta planta de su edificio en el número 91 del Paseo de la Castellana


“Negocio ruinoso” que “tiene que desaparecer”. Estos han sido dos de los calificativos que la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha dirigido a la Sociedad Pública de Alquiler un invento de José Luis Rodríguez Zapatero que ha sido todo menos una buena idea. No sólo por su escaso éxito en sietes años intermediando en el alquiler, tan sólo 4.500 viviendas, sino que el colmo es que cuanto en más operaciones interviene más dinero pierde.

Así Pastor ha recibido una herencia envenenada, y es que tras la disolución del Ministerio de Vivienda, la Sociedad Pública de Alquiler fue a parar a Fomento, como empresa participada al 100% por SEPES, Sociedad Estatal del Suelo.

Pero este desastre que hoy se estima tiene una deuda de 37 millones de euros, ha costado mucho más, algo que ya desvelaban sus cuentas y que el Ejecutivo de Zapatero fue cubriendo con todo tipo de operaciones financieras que llegaron a incluso a créditos extraordinarios.

Quiebra técnica

El 31 de diciembre de 2010 SEPES cerraba sus cuentas anuales con una curiosidad contable. En su epígrafe de inversiones financieras valoraba su participación en la Sociedad Pública de Alquiler en cero euros. Y es que en el apartado de inversiones aparecen los 33,326 millones de euros de valor bruto pero también se refleja un deterioro de valor por la misma cantidad, 33,326 millones. Y es que si al principio de ejercicio se reconocía un deterioro de 28,319 millones se incrementó en 5,007 millones en 2010.

Pero no sólo eso. Ese año la Sociedad Pública de Alquiler cerró con unas pérdidas de 9,973 millones de euros, dando un patrimonio negativo de 4,966 millones. Por ello, no siendo suficiente con valorar la empresa en cero, la participación tuvo que ser provisionada para riesgos y gastos, una partida que SEPES sumando otros riesgos menores se elevo hasta los 7,886 millones de euros.

Y es que la propia Sociedad Estatal del Suelo reconocía que tenía “ciertas dudas” sobre la posibilidad de cobro del crédito participativo que concedió a dicha entidad,  que no habiéndose provisionado no era obligatoria su devolución.

El resultado de todo estar en una situación de quiebra técnica. La Sociedad Pública de Alquiler,  presentó a 31 de diciembre del 2010 fondos propios inferiores a la mitad del Capital Social, lo que obligó a que los administradores, en la Junta de la sociedad de 30 de junio de 2011 propusieran una reducción del Capital de 13 millones de euros para compensar pérdidas y una aportación directa también para compensar pérdidas de 3,1 millones y así restablecer su situación patrimonial.

Para ello, el Consejo de Administración de SEPES, el 12 de julio de 2011 acordó aprobar la aportación de 3,1 millones para compensar su desequilibrio patrimonial y que fueron pagados el día siguiente, el 13 de julio. 

Pero esto no fue suficiente y es que poco más de dos meses más tarde, el 21 de septiembre, el Consejo de Administración de la Sociedad Pública de Alquiler acordó elevar al Consejo de Administración de SEPES la amortización del préstamo participativo por importe de 6,74 millones euros transformándolo en aportación de capital, para compensar las pérdidas acumuladas.

Dos plantas de alquiler

Pero la aventura de Rodríguez Zapatero que cerrará en los próximos meses se hizo a lo grande, sin escatimar gastos. La Sociedad Pública de Alquiler ocupa desde entonces la planta baja y la quinta del edificio de SEPES en el número 91 del Paseo de la Castellana.

El contrato de arrendamiento de la planta baja se firmó el 1 de julio del 2005 con un precio de 6.551,72 euros mensuales sin incluir el IVA  actualizándose la renta por el IPC. En la última revisión conocida, de julio del 2010 la renta  ya suponía 7.436,92 euros a los que habría que sumar el IVA.

El contrato de arrendamiento de la planta quinta se firmó  dos años más tarde, el 31 de agosto del 2007 con un precio para el año 2010 de 8.810,45 euros mensuales a los que también hay que sumar impuestos.

Además, en los dos contratos se estipula que se le repercutirán los gastos generales del edificio. En el año 2010 se imputaron los gastos del 2009 por un valor de 10.379,94 euros.

Todo un despliegue que ha dilapidado decenas de millones de euros desde el 2005.