Menú Portada
LAS CUENTAS DEL SINDICATO DE TOXO (I)
Mientras aumentaba en 4 millones la deuda bancaria en el ejercicio de 2009

La sociedad inmobiliaria de Comisiones Obreras repartió 2,25 millones de euros en dividendos al sindicato

Mayo 29, 2011

En los años anteriores pagó por este concepto 1,5 y 1,8 millones respectivamente

Mientras, Comisiones Obreras concedió un préstamo a la sociedad en 2008 por tres millones del que cobra intereses al 4% nominal anual

En el último ejercicio multiplicó por dos sus inversiones en empresas del Grupo a largo plazo, de los 6,8 millones a los 12,5 millones

En su balance figuran créditos a empresas valorados en 16 millones de euros


En pleno estallido de la burbuja inmobiliaria, cuando se multiplicaban las suspensiones de pago por parte de las principales empresas, el ahora extinto Ministerio de la Vivienda promulgaba por el Real Decreto 2066/2008, de 12 de diciembre, el Plan Estatal español de vivienda y rehabilitación para el período 2009-2012 con objeto de facilitar el acceso a una casa de los ciudadanos con más dificultades, pero también de rentas medias, al tiempo que buscaba aprovechar la producción sobrante de vivienda libre para ampliar el parque público al servicio de la población.

 

El mencionado Plan preveía 996.000 actuaciones en los próximos cuatros años para permitir el acceso de los ciudadanos a viviendas en compra y en alquiler, promover la urbanización de suelo para VPO y mejorar el parque de viviendas actual.  Así, mientras que los datos de venta de vivienda no dejan de desplomarse (la concesión de hipoteca ha caído un 20% en el último mes), parece que en el plano de la vivienda protegida es todo lo contrario.

 

Esto es lo que ha sucedido con el Grupo de Proyectos Sociales de Gestión, S.A., cuyo accionista único es el la Confederación Sindical de Comisiones Obreras, que cerró el último ejercicio con cuentas presentadas (2009), con 4.874.025 euros; y lo que es más llamativo, decidir cobrar 2.250.000 euros en dividendos y no destinar todo a Reservas como debería ser lo normal en una empresa en un sector delicado como la promoción de viviendas y más cuando hay un sindicato detrás de ella, el liderado por Ignacio Fernández Toxo.

 

En ese mismo ejercicio, GPS aumentaba la deuda financiera en 4,4 millones a corto plazo, menos que los beneficios conseguidos. Gran parte, debido a grandes líneas de crédito: dos millones con La Caixa y Caja Laboral, tres millones con Caja Madrid y BBVA, 750.000 euros con Banesto y 300.000 con Santander. En total, 11,05 millones de euros de los que tenía dispuestos 8,53 millones al cierre de 2009.

 

¿Ánimo de lucro o empresa social?

 

Pero no es lo único llamativo. Mientras que la sociedad repartía en los últimos tres años a la Confederación Sindical de Comisiones Obreras, 5,55 millones en dividendos, esta le prestaba tres millones de euros en un préstamo por el que cobra un 4%. Es decir, GPS genera unos fondos que lo entrega al Sindicato para que luego este se los devuelva con un beneficio financiero. Todo un ejercicio de ingeniería financiera que beneficia al sindicato y sus cuentas fiscalmente, de cara al impuesto de sociedades y situación tributaria.

 

A más: mientras que se critica constantemente el papel de los mercados en la crisis, los responsables de la mercantil en invertir y conseguir beneficios de ellos. No hablamos de inversiones en empresas del grupo, sino de “valores negociables”, como tipifican en el Balance y que generaron un millón de euros en beneficios financieros.