Menú Portada
ZOCOSHOW S.L., empresa de Carlos Enrique Martín Llop, se dedica a las relaciones públicas y la hostelería

La sociedad “fantasma” de la pareja de Telma Ortiz no presenta cuentas en el Registro desde 1999

Mayo 18, 2008
pq_523_ENRIQUE.jpg

Telma Ortiz Rocasolano ha perdido, de momento y sino recurre la sentencia, su demanda judicial contra más de 40 medios de comunicación porque, según se recoge en el escrito de sus abogados su vida “se ha convertido en un infierno”. Una demanda sin precedentes que la hermana de la Princesa de Asturias y su pareja, Carlos Enrique Martín Llop presentaron el pasado 28 de marzo -el mismo día del nacimiento de su primer hijo- en un Juzgado de Toledo, donde residen. “El acoso a la pareja, la persecución e invasión de su intimidad, el agobio y el tormento están a la orden del día, hasta el punto de haberse visto obligados a cambiar de domicilio para intentar salvar su privacidad, trasladándose de Madrid a Barcelona, de Barcelona a Asturias y, finalmente, de Asturias a Toledo…”, se lee. Como todo el mundo sabe, la juez decidió finalmente desestimarla.
Pues fue allí en Toledo donde el 2 de septiembre de 1999 comenzó sus operaciones la sociedad “ZOCOSHOW S.L.”, de duración indefinida y con un capital social de 3.005 euros. El objeto social de la misma: “las relaciones públicas; la gestión, representación y contratación de espectáculos diversos; la explotación de bares, restaurantes, hoteles y hostelería en general; la intermediación en el campo de la hostelería y la elaboración y preparación de los productos de consumo que suministre la empresa”, entre otros. Al acto de constitución asistieron el mencionado Carlos Enrique Martín Llop, soltero, y Carlos Elías Serradillas Ramos que se repartieron a partes iguales las participaciones sociales.
Una sociedad más sino fuera porque, según consta en el Registro Mercantil de Madrid donde está inscrita, a fecha de hoy no se han presentado las cuentas anuales que exige la Ley desde el año 1999. Y tal y como se puede apreciar en el documento que se adjunta consta, según el Registrador, que “advertir que la hoja de esta sociedad aparece cerrada provisionalmente de acuerdo al artículo 378 del R.R.M. por no depósito de cuentas anuales”.

¿Sociedad ilegal?

Distintas fuentes consultadas por extraconfidencial.com afirman que “la sociedad puede estar dada de baja en Hacienda y no ser operativa pero no se cumple la normativa legal que, según el mencionado artículo 378, establece que la sociedad está obligada a presentar las cuentas de los ejercicios económicos de los últimos seis años”. Esto supone que la sociedad de la pareja de Telma Ortiz si puede operar pero no inscribir nada en el Registro.
En fin, que o son un desastre como empresarios, o bien intentan ocultar algo. En cualquier caso si el “consorte” de Telma Ortiz Rocasolano y su socio quisieran legalizar su sociedad de relaciones públicas tendrían que justificar ante el Registro el motivo de la inactividad de la sociedad. La historia promete.