Menú Portada

La Sociedad Estatal Correos y Telégrafos presidida por Juan Cuesta Nuin perjudica a empresas y ciudadanos con su recorte drástico de servicios en verano mientras que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), revela la caída en su servicio e investiga pacto de precios para impedir la entrada de nuevas empresas

Agosto 26, 2016
cuesta nuin

Recibir y recoger una carta, paquete o notificación de Correos en el mes de agosto es casi una misión imposible. La Sociedad Estatal, presidida por Juan Cuesta Nuin recorta en el mes de agosto drásticamente sus servicios por la falta de personal, no sustituyendo todas las bajas con nuevas contrataciones y, con ello, provocando un recorte en los servicios de reparto y gestión de Oficinas. En los primeros, en zonas de reparto diario se ha pasado a, como mucho, realizarlo un día sí y otro no, a veces incluso menos. El resultado es que muchas cartas y paquetes llegan a los destinatarios a los 7-8 días desde su envío. Pero no queda aquí la cosa.

El segundo recorte lo ha fijado Juan Cuesta Nuin en el horario de las Oficinas. El cierre de las mismas por las tardes hace casi imposible a muchos ciudadanos que trabajan por la mañana poder recoger paquetes o avisos de cartas certificadas, ya que el horario va desde las 08:30 a las 14:30 del mediodía. Con un punto añadido, si no lo hace en un plazo de 9 días naturales, el certificado es devuelto al remitente, con lo que se multiplica el problema.

La calidad del servicio se desploma

Todo ello parece importarle poco a al presidente de Correos que no hace nada más que recibir varapalos del Organismo regulador, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) dirigida por José María Marín Quemada. En el último, conocido hace pocos días, señala como en el año 2015 ha descendido la calidad del servicio de entregas por parte de la Sociedad Estatal.

En concreto, los plazos de entrega, tanto de una carta ordinaria como del paquete azul, el más habitual, sufrieron un empeoramiento con respecto al año 2014 y los ejercicios  precedentes. Según la CNMC, el 93% de las cartas enviadas llegaron a su destino en tres días o menos, mientras que un 98% se entregaron en cinco, y en el caso de los paquetes de menos de 20 kilos, el 77% llegaron a su destino en tres días o menos. Esto representa un empeoramiento del 2,67% con respecto 2015.

Pero a pesar de ello, la respuesta de Correos ha sido reducir drásticamente su servicio y dilatar los tiempos en el mes de agosto.

Investigada por negociar precios y no facilitar la competencia

El artículo 45 de la Ley del Servicio Postal Universal, de los Derechos de los Usuarios y del Mercado Postal refleja: “Se garantiza el acceso de los operadores postales a la red postal, respecto a los servicios a que se refiere la autorización administrativa singular de que sean titulares, de conformidad con los principios de transparencia, proporcionalidad y no discriminación. A estos efectos se entiende por transparencia, la publicidad previa de las condiciones de acceso; por proporcionalidad, la adecuación entre las disponibilidades del operador designado y las necesidades del interesado; y por no discriminación, el acceso sin diferenciación de ningún tipo entre los operadores”

Todo ello queda sobre el papel si tenemos en cuenta el expediente sancionador abierto por la CNMC a Correos Express Paquetería Urgente y su matriz, la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, junto a otros nueve gigantes de la paquetería a nivel mundial como TNT, DHL o UPS por “posibles prácticas anti competitivas” de no agresión destinadas al reparto de clientes; es decir, por pactos de precios.

Los inspectores de la CNMC realizaron visitas a mediados de noviembre del pasado año a las sedes de varias de estas empresas, observando indicios de una infracción contraria a la normativa de defensa de la competencia en el mercado español de la mensajería y paquetería empresarial.

Viviendo del dinero de todos los españoles

En este posible “cártel” o acuerdo entre los grandes operadores de paquetería la responsabilidad de Correos es mucho peor por su papel de operador universal. Quien debería facilitar el acceso a otras empresas hace lo contrario, pactar precios con lo que obstruye la entrada de nuevos operadores.

Todo ello sin olvidar de que es una clara receptora de fondos públicos de forma indirecta pero muy clara, gracias a los cuantiosos concursos públicos que, como viene informando Extraconfidencial.com de forma sistemática, “gana” Correos. El ciudadano paga por vía doble: por la dotación al presupuesto de Correos y los contratos que firma con Entes Públicos, mientras que lo que recibe es un servicio cada vez más deficitario.

Y en próximas ediciones les informaremos de la obsesión de Juan Cuesta Nuin por las reformas inmobiliarias de las Oficinas de Correos -en algunos casos hasta dos en dos años-, y de los más que controvertidos acuerdos y convenios con destacadas medios de comunicación españoles.