Menú Portada
10.900 euros en la tasación de un inmueble en el centro de Madrid

La Seguridad Social se gasta 1.030 euros en retirar un escudo en Zaragoza

Marzo 2, 2011
pq_925_relevo-gomez-corbacho.jpg

El ahorro, esa parece la última obsesión del Gobierno especialmente desde el viernes, cuando por ahorrar se decidió rebajar la velocidad en las autovías españolas a 110 kilómetros por hora. Desde entonces, las nuevas medidas y las diferentes “escusas” para su aprobación son el pan nuestro de cada día, primero disminuir el número de luces encendidas en carreteras, luego por la protesta de los conductores, rebajar su potencia, ayer acordar junto a la Federación Española de Municipios reducir, ya es hora, el número de coches oficiales.

Las razones, el ahorro, la seguridad vial, la contaminación, aunque para muchos lo que esconde es que la inflación galopante volverá a marchitar los brotes verdes que nadie sigue sin ver, y que este año sumaremos al desempleo y nulo crecimiento una subida de precios espectacular, estancamiento e inflación una de las peores situaciones económicas.

Pero mientras esto sucede, este mismo Gobierno no ha dudado en realizar gastos absurdos o desproporcionados de los cuales todos pagamos las consecuencias como ha sido el caso de la Tesorería General de la Seguridad Social.

¿Víctima de la memoria histórica?

Entre uno de ellos uno de los más llamativos ha sido gastar 1.030,83 euros en retirar un escudo en Zaragoza, no es el único y casi todas las administraciones han gastado miles de euros en partidas para cumplir la Ley de Memoria Histórica, pero llama la atención que en 2009, en plena crisis, sea la Seguridad Social la que 35 años después de la transición se gaste esta cantidad en retirar un escudo.

Pero si esto es llamativo, no deja de serlo más por su cantidad, que tasar un inmueble en la calle Fuencarral número 77 de Madrid haya costado 10.917 euros, cuando la tasación media de una vivienda está entre 300 y 400 euros, y un bloque entero de la altura de este en el centro de Madrid, no supera de media los 3.000-3.500 euros, teniendo en cuenta que muchos elementos de valoración son comunes.

Es decir al organismo dependiente del Ministerio de Trabajo, entonces dirigido por Celestino Corbacho, no le importó gastar más de cuatro veces el precio de mercado. Lo peor es que esto es sólo una pequeña muestra de la política de gasto del organismo que se encarga de pagar nuestras prestaciones por incapacidad, enfermedad o jubilación.