Menú Portada
El PSOE, Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), UPyD y el BNG reclaman hoy en el Congreso la retirada del proyecto de Ley Orgánica de control de su actividad económico-financiera

La ruina económica de los partidos políticos: deben a la Banca y a los acreedores 237,6 millones de euros

Noviembre 26, 2014

El Tribunal de Cuentas advirtió de la "especial relevancia" de ese endeudamiento y eso que, sólo en 2012, percibieron casi 210 millones de euros en subvenciones oficiales
A 1 de enero de 2013, el PSOE y el PSC adeudaban un total de casi 83 millones de euros (exactamente, 82.510.750,37), de los que 71,6 correspondían al PSOE propiamente dicho y 10,8 millones eran del Partit dels Socialistes de Catalunya
El Partido Popular, en la misma fecha, debía un total de 54.302.679,56 millones de euros, una cifra nada desdeñable, que representa el 22,85 % de la deuda con los Bancos de todas las formaciones del arco parlamentario


El PSOE, Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), UPyD y el BNG reclaman hoy en el Congreso de los Diputados la retirada del proyecto de ley orgánica de control de la actividad económico-financiera de los partidos políticos -que modifica la Ley de Partidos, la Ley de Financiación de Partidos y la del Tribunal de Cuentas-, y la ley reguladora del ejercicio del Alto Cargo en la Administración General del Estado.  Los citados proyectos están en el Congreso desde febrero y su tramitación parlamentaria, impulsada en solitario por el Partido Popular, se quiere activar ahora para que estén aprobados antes de que finalice el año, algo que conseguirán sin el apoyo de las principales fuerzas de la oposición. La realidad es que la Ley de Financiación de Partidos, reformada tres veces en los últimos 25 años, no ha permitido garantizar la limpieza de las cuentas de las formaciones políticas (casos Filesa para el PSOE, Naseiro y Gürtel para el PP), sin que en ninguna de estas causas surgiera ninguna alerta por parte del Tribunal de Cuentas (TC).

Pero parece que el alto Tribunal ha reaccionado y ha advertido: es de “especial relevancia” el endeudamiento de los partidos parlamentarios con la Banca española. A principios de 2013, el nivel de endeudamiento conjunto de los partidos con las entidades financieras ascendía a un total de 237,6 millones de euros. Y eso pese a que, solo en el año 2012, las subvenciones anuales para gastos de funcionamiento ordinario abonadas a las distintas formaciones políticas por el conjunto de las instituciones del Estado -incluyendo las Autonomías y el poder local-, ascendieron a un total de 209,9 millones de euros. Nuestros partidos políticos son una auténtica ruina, pero ¿son también “sucursales” de la Banca? Ésa es la cuestión.

Con ese nivel de deuda respecto a los Bancos en general, algunos se preguntan: ¿existe una verdadera independencia de los partidos políticos parlamentarios respecto al sistema financiero español? ¿Ese nivel de endeudamiento explica por si solo que las políticas de los últimos gobiernos -especialmente las de Zapatero, con indultos a banqueros incluidos, y las de Rajoy-, procuren “no molestar” en forma alguna a las entidades bancarias? ¿Se explica así también lo que se ha permitido hacer durante tantos años a las cajas de ahorros, y especialmente a la Caja de Madrid presidida por Miguel Blesa, el amigo íntimo de José María Aznar?

Los préstamos, fuente de financiación de las campañas electorales

Todas esas preguntas son pertinentes porque, a fecha 31 de diciembre de 2012, la deuda conjunta reflejada en las cuentas anuales presentadas por las formaciones políticas con las entidades financieras ascendía a un total de 237,6 millones de euros, según se recoge en el último Informe de los estados contables de los partidos políticos en el ejercicio de 2012 aprobado por el Tribunal de Cuentas.

Ese mismo Tribunal, en su Informe de Fiscalización remitido a las Cortes Generales el pasado mes de junio, calificaba de “especial relevancia” el endeudamiento de los partidos parlamentarios con las entidades de crédito “en cuanto fuente principal de financiación de las campañas electorales, bien como medio transitorio hasta que se reciban las subvenciones electorales o bien como sistema final de financiación en el caso de que los resultados electorales no cubran las previsiones efectuadas“.

Tan “especial relevancia” ha llevado al Tribunal de Cuentas a exigir a los partidos parlamentarios que en las siguientes Memorias de sus cuentas anuales “especifiquen pormenorizadamente las condiciones contractuales estipuladas de los créditos o préstamos suscritos con las entidades de crédito”. Es decir, que a los partidos políticos españoles ya no les cree ni el Tribunal de Cuentas.

PP y PSOE, endeudados hasta “las cejas”

Como era de esperar, el Partido Popular y el PSOE -incluyendo a su sección catalana del PSC-, son los más endeudados con diferencia, pero la palma se la lleva el partido que ha heredado Pedro Sánchez de la mano de la Alfredo Pérez Rubalcaba. A fecha 1 de enero de 2013, el PSOE y el PSC debían a los bancos un total de casi 83 millones de euros (exactamente, 82.510.750,37), de los que 71,6 correspondían al PSOE propiamente dicho y 10,8 millones eran del Partit dels Socialistes de Catalunya que ha heredado Miquel Iceta. Una deuda excesiva con los bancos, sin duda, y que para algunos mal pensados podía explicar el tipo de políticas que se hicieron en determinados momentos, como el indulto a algún conocido banquero.

Ahora bien, el Partido Popular, actualmente en el poder, le va a la zaga, y en la misma fecha debía a los bancos un total de 54.302.679,56 millones de euros, una cifra nada desdeñable, que representa el 22,85 % de la deuda con los bancos de todas las formaciones del arco parlamentario. Claro, que ese porcentaje es inferior al del PSOE, cuya deuda particular con la banca representa nada menos que el 34,72 % del total. En definitiva, que entre PP y PSOE -los dos partidos que se alternan en el gobierno del Estado- copan el 57,57 % de la deuda total de los partidos políticos con la banca española. ¿Explica esto la política de Mariano Rajoy con las instituciones financieras?

Sin embargo, lo cierto es que hasta Amaiur, la coalición abertzale “heredera” de la antigua Batasuna, le debe o debía dinero a los bancos: en total 17.324,83 euros, aunque otras formaciones radicales nacionalistas estaban aún más endeudadas en 2013: el Bloc Nacionalista Valenciá, con 416.559,19 euros; el Bloque Nacionalista Galego, con 4,3 millones de euros; Convergencia i Unió, con 10 millones; Alkartasuna, con 2,2 millones; Esquerra Republicana de Catalunya, con 2 millones; Unió Democrática de Catalunya (UDC, el partido de Duran i Lleida), con 16,7 millones; Convergencia Democrática de Catalunya (CDC, el partido de Artur Mas), con 3,5 millones, y el Partido Nacionalista Vasco (PNV, de Iñigo Urkullu y Andoni Ortuzar), con 28 millones de euros.

Los “subvencionados”: ¡Que caros nos salen estos partidos!

Izquierda Unida, por su parte, la tercera fuerza política del país, mantenía en enero de 2013 una deuda con los bancos de 15.167.281,19 euros, mientras que su ´socio´ principal en la coalición, el PCE, debía a la banca 401.042,27 euros, y su ´socio´ catalán, Iniciativa per Catalunya-Verds (la formación de Joan Herrera), se había hipotecado con la Banca con nada menos que 14,2 millones de euros.

Una de las menos endeudadas, sin embargo, era Unión, Progreso y Democracia (UPyD), el partido de Rosa Díez, que en 2013 sólo mantenía una “hipoteca con la Banca” por apenas 365.935,49 euros. Pero, en total, como decimos, el conjunto de la deuda de todos los partidos presentes en el Congreso de los Diputados con el sistema financiero español es de 237.600.949,25 euros. Una auténtica ruina que da mucho que pensar.

Hemos visto las deudas, pero esos datos son aún más espeluznantes si los relacionamos con otra partida: la de los ingresos a los partidos políticos provenientes de las subvenciones oficiales del Estado, de los gobiernos Autónomos, de las Cortes Generales, de las Asambleas legislativas autónomas y de las entidades locales, que en el ejercicio de 2012 -último año fiscalizado-, fue de 209,8 millones de euros.

De ese total, 69,2 millones fueron por subvenciones estatales anuales para gastos de funcionamiento con cargo a los Presupuestos Generales del Estado; 7,3 millones, por subvenciones anuales de funcionamiento ordinario por las Comunidades Autónomas, Territorios Históricos vascos y Entidades Locales, y 133,3 millones fueron por subvenciones percibidas por los grupos institucionales vinculados a los partidos políticos (grupos parlamentarios en las Cortes Generales y en las Asambleas Legislativas Autonómicas y grupos políticos en las Entidades Locales).

Dado que las subvenciones oficiales del Estado a los partidos se conceden en función de la representación obtenida en las últimas elecciones, es obvio que el Partido Popular se lleva la ´palma de oro´: 83.447.698,55 millones de euros; mientras que su “socio” Unión del Pueblo Navarro obtuvo 1.350.294,63 euros. Con este nivel de ingresos oficiales -se contabilizan aparte las cuotas de militantes y otras aportaciones-, sorprende que el PP mantenga una deuda con los bancos de 54 millones de euros, como explicábamos arriba.

Un poco peor aún le salen las cuentas al PSOE, que en el ejercicio de 2012 obtuvo ingresos por 54.557.548,99 millones de euros, bastante menos, lógicamente, que el PP, aunque su socio en Cataluña, el PSC, fue ´agraciado´ con 8.425.599,48 euros. Como en el caso del PP, sorprende su deuda con los bancos, que ascendía en ese periodo a 82 millones sumando las del PSOE y las del PSC.

Aunque los dos grandes partidos se llevaron la parte del león, el resto de fuerzas también tuvieron su pellizco:

Izquierda Unida: 9.870.724,36 euros

La Izquierda Plural: 624.859,72

Unión Progreso y Democracia: 4.262.685,83

Convergencia Democrática de Catalunya: 2.371.828,14

Convergencia i Unió: 9.005.418,13

Unió Democrática de Catalunya: 1.350.294,63

Partido Nacionalista Vasco: 7.643.148,03

Amaiur: 1.126.800,35
Aralar: 685.358,58

Bloc Nacionalista Valenciá: 129.884,98

Bloc-Iniciativa-Verds: Coalició Compromís: 498.418,50

Bloc-Iniciativa-Verds-Equo-Coalició Compromís: 315.094,36

Bloque Nacionalista Galego: 1.437.162,29

Coalición Canaria: 1.859.682,98
Chunta Aragonesista: 568.516,88

Entesa Pel Progress de Catalunya: 393.791,52

Esquerra Republicana de Catalunya: 2.699.117,71

Esquerra Unida i Alternativa: 48.178,88

Euskal Herria Bildu: 416.532,94

Eusko Alkartasuna: 182.544,31

Ezker Bauta Berdeak: 439.492,29
Foro de Ciudadanos: 1.334.790,68
Geroa Bai: 156.315,21

Iniciativa per Catalunya-Verds: 3.253.972,31

Nueva Canarias: 259.308,23
Partido Aragonés: 859.071,38
 
Jorge Ventura