Menú Portada
Con la publicación del libro de Pilar Urbano vuelve la polémica

La Reina intentó censurar el libro de Pilar Urbano

Noviembre 2, 2008

El nuevo libro de Pilar Urbano ha desatado los comentarios. Las declaraciones de la Reina doña Sofía en contra del aborto, la eutanasia y el matrimonio entre homosexuales ha provocado un aluvión de críticas y especulaciones. Ahora, la Reina llora por los rincones de Palacio.

pq_627_rnag-d_hr.jpg

Los escándalos azotan a la Familia Real. Cuando la periodista Pilar Urbano anunciaba en corrillos periodísticos que su libro sobre la Reina iba a levantar una polvareda inimaginable, nadie pensó en el testimonio de Sofía.  La Reina se inmiscuye en temas tan peliagudos como el aborto, la eutanasia o el matrimonio homosexual. Asuntos, en su mayoría politizados, concernientes a las libertades individuales que no deberían ser opinables por parte de los miembros de la Casa Real según el principio de neutralidad que rige todos sus movimientos o declaraciones. De momento, parece que las declaraciones han sido reafirmadas por los Príncipes de Asturias que, en la intimidad, arropan a una Reina deslenguada y excesivamente protagonista.
 
Los homosexuales como debate
 
Sofía carga la escopeta y arremete contra el colectivo gay. Censura la actitud de aquellos que, con orgullo y aire festivo, suben a las carrozas, airean su condición sexual y disfrutan con sano frenetismo tras los lánguidos años de represión en los que los homosexuales eran acusados de padecer una enfermedad incurable que producía rechazo. Se les arrinconaba y se les daba muerte por ‘maricas’ y ‘sidosos’. Una especie de genocidio que todavía es aplaudido en algunos círculos sociales recalcitrantes que, con argumentos homofóbicos semejantes a los que esgrime Su Majestad, impiden la regeneración de nuestra sociedad. ¿Qué pasaría si Leonorcita saliera lesbiana? Rayos y centellas. A lo mejor la Reina tiene más cerca casos de homosexualidad que se llevan en secreto por miedo al qué dirán. El armario de Casa Real huele a alcanfor.
 
La Reina se arrepiente
 
Me cuentan que Sofía de Grecia está derrotada. De sus ojos no dejan de brotar lágrimas de impotencia ante unas declaraciones que le han metido, de lleno, en un auténtico barrizal del que es difícil pueda salir victoriosa. Multitud de grupos y personalidades de nuestro país han hecho llegar a Casa Real su disconformidad. Me insisten en que Sofía intentó parar las máquinas que producen los libros de la Urbano para que la sangre no llegue al río. No lo ha conseguido, quizás porque hay en quien todavía prevalece la libertad de prensa o expresión. La autora del libro, que estos días recibe un manantial de ofertas para participar en mesas redondas y programas dedicados al cuchicheo rosáceo, asegura que puntualmente envió las galeradas del libro de marras y que sólo fue retirada una palabra: “Sólo me pidieron que borrara una palabra que no les gustaba demasiado” asegura sin rubor. No es de extrañar. Es costumbre malsana que los miembros de la Familia Real esté pendiente de todo lo que se escribe sobre ellos. Ocurrió cuando se hizo una biografía autorizada sobre el Príncipe Felipe y volverá a pasar en próximas ocasiones.
 
Por Saúl Ortiz