Menú Portada

La reforma laboral que proponen Iglesias y Sánchez: Manuela Carmena tiene contratados en el Ayuntamiento de Madrid a becarios a los cuales no paga ni salario ni la Seguridad Social

Febrero 12, 2016
carmena

El Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena es una auténtica bomba de relojería. Y la espoleta que la puede hacer estallar es la división surgida a raíz de la contratación, detención y posterior puesta en libertad de los lamentablemente famosos. Por cierto, que en su salida de la cárcel el pasado miércoles parecían auténticos delincuentes: ¿por qué se tapaban la cara? ¿Se avergüenza de algo? Pues deberían. Y no practicar jamás esa actividad artística porque la denigran. El caso es que la defensa por parte de muchos de los miembros del consistorio municipal de los titiriteros acusados de enaltecimiento del terrorismo ha mostrado el caos en el que se ha convertido la Alcaldía de Madrid.

El pasado domingo, mientras el PP interponía una denuncia contra Mayer por “colaboración en un delito de enaltecimiento al terrorismo y desprotección de menores e incitación al odio“, cinco concejales de la formación de Manuela Carmena se posicionan claramente a favor de los encarcelados. Se trata de Carlos Sánchez Mato (concejal de Economía y Hacienda y del distrito de Vicálvaro), Montserrat Galceran Huguet (concejal en los distritos de Tetuán y Moncloa), Pablo Carmona (concejal en los distritos de Moratalaz y barrio de Salamanca) y Rommy Arce Legua (concejal de Ahora Madrid sin cargo). Todos ellos firman una carta, enviada al diario Público, en la que reclaman al Ayuntamiento perseguir “de forma activa” la liberación de los titiriteros. En esa misma madrugada, Celia Mayer publica un tuit en el que se muestra arrepentida por la denuncia que ella misma interpuso contra los titiriteros por incumplimiento de contrato. La edil afirmaba en ese texto que se había puesto en contacto con los servicios jurídicos de la empresa pública Madrid Destino, que ella misma preside, “para pedirles que estudien la retirada de la denuncia”. Y es que Mayer manifestaba que “no se puede justificar bajo ningún concepto la utilización interesada que se está haciendo de este caso ni la desproporción de los cargos que se les imputan”.

Ni tan siquiera un abono transporte

Pero el lío ya está organizado. Con todo lo grave que este caso conlleva no es nada comparado con lo que pasamos a informales a continuación. Manuela Carmena, hasta ahora amparada por sus socios, incluido el PSOE de Carmona, no solo se ha dedicado a despedir a diestro y siniestro a los empleados del gabinete de prensa del Ayuntamiento. Según ha podido saber Extraconfidencial.com, la representante del supuesto partido adalid de los desprotegidos, martillo de los corruptos y hoz dispuesta a cercenar a los explotadores que chupan la sangre a los jóvenes, tiene trabajando en el Ayuntamiento a varias decenas de becarios a quienes no paga ni sueldo, ni tiene inscritos en la Seguridad Social, no les sufraga un triste abono transporte ni les da una ayuda para comprarse un mísero perrito caliente.

Los estudiantes, mediante la matrícula, pagan por sus prácticas, y las empresas que los acogen son subvencionadas con este dinero por el Estado, mientras que a los jóvenes no se les abona ni un décimo de euro. A pesar de ello, hay empresarios honrados y entidades públicas  que saben reconocer el trabajo y abonan cantidades  que oscilan entre los 300 y 400 euros por media jornada o jornada completa. Algo es algo. Y Manuela Carmena, demasiado preocupada por la memoria histórica, no se está ocupando de un presente absolutamente vergonzoso: la miseria en la que sume a los jóvenes que no siempre tienen por qué tener dinero por el hecho de estudiar en la Universidad. Las prácticas son obligatorias en muchas carreras y hay estudiantes que no pueden ni siquiera pagarse el bocadillo. Si ha dispuesto de presupuesto Manuela Carmena para engrasar las arcas de su concejala de Cultura, que ha pagado a la entidad responsable de contratar a los  titiriteros la friolera de 22.000 euros por el evento de carnavales, el año nuevo chino y otros de similares características.

¿Es este el cambio de la Reforma Laboral que proponen Pablo Iglesias y Pedro Sánchez? Apañados vamos.

Ana Montesinos