Menú Portada
Según el Convenio colectivo de CASBEGA que ha entrado a formar parte de Iberian Partners junto a otras seis

La reestructuración de Coca-Cola afectará a 1.253 empleados siete meses después de que sus embotelladoras anunciasen subidas consolidables del 1,5% en 2013

Febrero 5, 2014

Cuatro pagas extra contemplan las nóminas de los trabajadores: marzo, junio, septiembre y diciembre que se suman al salario base más el plus de convenio
Cinco semanas de vacaciones (tres en verano y dos en invierno), apoyadas con una Bolsa de Vacaciones de 1.136,48 Euros
Tras el ajuste de 1.253 empleados y el cierre de 4 plantas, Iberian Partners toma ahora el control de Coca-Cola en España dejando sin poder a su filial

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:10.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


La marea blanca ha doblado el rígido brazo de la Administración Autonómica madrileña. Envidia sana de muchas de las regiones españolas donde todavía se debaten entre el copago y la asistencia médica libre para todos, los profesionales de la Sanidad pública agitaban ayer paños blancos desde las ventanas de las estancias de los diferentes centros de salud, en señal de victoria. La sanidad madrileña no se privatiza. Al menos, lo que ha dejado tras de sí la marea blanca, es una estela inconfundible del espíritu más lopeveguiano germen de Fuenteovejuna, aquel que dice –como en Gamonal- que juntos podemos.

Esperanza para unos y acicate para otros, otra marea, en este caso la roja (en representación de los trabajadores de Coca-Cola afectados por la fusión de sus siete embotelladoras en una única: Iberian Partners), ha dicho basta y ha tomado las calles para protestar por aquello que, a todos los efectos, era suyo hasta hace unos días. Es más la tensión ha crecido tanto que incluso la fábrica de Fuenlabrada ha recibido incluso el impacto de cócteles molotov lanzados por una quincena de encapuchados. Un patrimonio perdido que se tasa en 750 empleos y la clausura de cuatro plantas. La marcha que preparan los empleados en España del gigante de Atlanta recorrerá medio país, saliendo desde cada una de las cuatro plantas que se enfrentan al cierre hacia Madrid. “En cuanto tengamos los permisos, lo concretaremos. Aquellos que no puedan venir lo harán en sus días festivos entre trabajo“, así lo concretaba hace unos días el presidente del comité de empresa del centro alicantino, José Vicente Salinas Varó, quien se encuentra junto a muchos representantes y directivos de Coca-Cola en Madrid, en plena negociación entre la multinacional y los comités de empresa de las plantas españolas. Unas negociaciones que otrora, consiguieron unos convenios colectivos de órdago para los trabajadores, según apuntaba días atrás en televisión un representante de CCOO en Fuenlabrada. Pero, ¿cómo son en realidad estos convenios?

El pasado 6 de junio, hace apenas 7 meses el BOE hacía público el Convenio colectivo de Compañía Castellana de Bebidas Gaseosas (CASBEGA) una de las más importantes embotelladoras que ha formado Coca-Cola Iberian Partners. Un acuerdo que para nada anticipaba los cierres y despidos anunciados la pasada semana.

En el capítulo económico, se garantizaba una subida mínima del 0,3% que, cumpliéndose una serie de objetivos, se elevaba hasta el 1,2% (para el año 2012 por ser el convenio era retroactivo) y hasta el 1,5% sobre esa subida en 2013. Cabe destacar que esta subida es consolidable -en muchas empresas la consecución de estos objetivos generan subidas coyunturales que desaparecen al año siguiente sin acumularse- y que se aplica a todos los conceptos, 31 en total.

Pluses por doquier

Todos estos pluses son más que lucrativos. Por ejemplo, el complemento de actividad de mando para los capataces y monitores supone 353,90 euros por cada una de las 12 pagas mensuales; planes de rotación y antigüedad de hasta 63,17 euros; o incentivos de Industrial y Logística e incentivos para el Personal Administrativo condicionados al cumplimiento de objetivos.

Pero lo más llamativo son las pagas extraordinarias, a falta de dos, el convenio establece cuatro pagas extraordinarias que son abonadas en marzo, junio, septiembre y diciembre sobre el salario base más el plus de convenio. A esto se añaden los premios por años de servicio: una mensualidad al cumplir los 10 años; una y media al cumplir 15; dos al cumplir 20 y tres al cumplir 25 que en este caso se suma el importe correspondiente del complemento de personal de cada trabajador, premios de jubilación (todo trabajador acceda a la jubilación entre los sesenta y sesenta y cinco años de edad, percibirá un premio equivalente a seis mensualidades de los siguientes conceptos: Salario Base más Complemento Ad Personam, más Plus Convenio) o ayuda de sepelio (póliza de seguro para la cobertura, en caso de fallecimiento del personal activo por importe de 855,72 euros).

Vacaciones a gastos pagos

Respecto a las vacaciones, los empleados disfrutan de 5 semanas: en verano tres semanas de vacaciones continuadas y en invierno dos semanas de forma rotatoria (empezando en lunes y terminando en domingo). Además como objeto de compensar al personal que disfruta sus vacaciones, parcial o totalmente, fuera del período comprendido entre la última semana de junio y el 15 de Septiembre se establece una Bolsa de Vacaciones, por los 31 días, de 1.136,48 Euros.

Respecto a la salud de los trabajadores, en caso de baja por enfermedad común, se cubre el 100% de salarios y comisiones. Las licencias también son por encima de los Convenios de la mayoría de los trabajadores: por matrimonio, 17 días naturales; por muerte del cónyuge o pareja de hecho, padres e hijos o hijas, 5 días; enfermedad grave de cónyuge, pareja o hijos, 3 días y hasta 2 días naturales por nacimiento de nietos.

Nada más lejos de la realidad. Una situación que distaba mucho de presagiar lo acontecido. Ante la avalancha de quejas, informaciones y novedades en el culebrón de Coca-Cola, a la propia empresa no le ha quedado más remedio que doblar la oreja y admitir que la medida sumamente impopular del cierre de las instalaciones en Alicante, Colloto (Asturias), Palma de Mallorca y Fuenlabrada (Madrid), puede pasar factura a la marca en términos de publicidad negativa y mala reputación. Los esfuerzos en los que se desvivían días atrás por explicar el escaso efecto real del ajuste de 1.253 empleados ya no abundan tanto entre los directivos de Coca-Cola. Las razones de por qué la multinacional cierra las puertas de cuatro factorías en España siempre será una incógnita, más aún cuando el grupo cosecha cuantiosos beneficios. Quizás la respuesta esté en la mente fría y calculadora de Sol Daurella que además de ser directora de Iberian Partners, da rienda suelta a su carácter más económico como consejera del Banco Sabadell.

Lo cierto es que Iberian Partners ha arrasado con infinidad de empleos que sostenían a numerosas familias a cambio de un embotellador fuerte en territorio nacional, así como desea el presidente mundial del grupo Muhtar Kent. La filial española de la multinacional ya ha perdido todo poder en favor de la nueva embotelladora, ¿es realmente productivo a algún nivel este cambio para España?