Menú Portada
Otro palo de Mafo al Gobierno

La recesión empeora y hay poco dinero para frenarla según el Banco de España

Abril 30, 2009

La recesión española se ha agravado al comienzo del año y la economía registra caídas no vistas en casi cuatro décadas según el Banco de España, que advierte además de que al Gobierno le queda poco margen presupuestario para afrontar esta situación.

pq_764_Mafo.jpg

El último boletín del organismo supervisor señala que la economía cayó el 1,8% en el primer trimestre y un 2,9% en el último año, registros no vistos al menos desde 1970, año al que se remonta la serie histórica del Instituto Nacional de Estadística.

En todo este periodo sólo se han registrado caídas parecidas, aunque menores, durante la crisis de 1993, año en cuyo primer trimestre hubo una contracción del PIB intertrimestral -del 1,2% e interanual del 2,5.

El Banco de España advierte de que el deterioro de la economía se ha intensificado en un entorno internacional “severamente recesivo” con problemas financieros aún elevados, a lo que también suma en esta ocasión la caída del comercio mundial.

También subraya que datos positivos como la caída de la inflación o de los tipos de interés tardarán varios trimestres en trasladarse al consumo y a la renta disponible de los hogares españoles, que siguen gastando menos ante la elevada incertidumbre y ante el empeoramiento del empleo, que cayó el 6% en el último año.

El organismo que preside Miguel Angel Fernández Ordóñez apunta además que los riesgos de deflación en España son “remotos”, y esa posibilidad es la misma “para el conjunto de la zona del euro”.

La contracción de la economía procede sobre todo de la caída de la demanda interna -consumo e inversión-, que descendió en un año el 4,9%, dos puntos más que en el trimestre anterior.

Mientras, la aportación del sector exterior, aunque ha seguido siendo positiva -2,2 puntos-, se ha reducido, debido a la fuerte contracción que está experimentando el comercio internacional, que ha hecho empeorar las exportaciones.

El deterioro del empleo es, para el Banco de España, la principal causa de que se siga bajando, un 3,3%, el consumo de los hogares, que también retrasan sus decisiones de gasto ante la elevada incertidumbre sobre el futuro de la economía.

El único dato positivo que surge del retraimiento en el consumo es que la tasa de ahorro de los hogares se está recuperando con mucha rapidez, y estaba ya en el 13% de la renta disponible a finales del año pasado.