Menú Portada

La realidad siempre supera a la ficción: Una mujer ciega descubre que ha convivido 20 años con el cadáver de su hijo

Octubre 5, 2016
mujer-ciega

Aquí huele a muerto. El dicho se ha hecho realidad en Brooklyn, Nueva York, donde una anciana ciega, Rita Wolfensohn, ha descubierto que llevaba 20 años conviviendo con el cadáver de uno de sus hijos. El hallazgo en realidad no lo hizo ella, sino un familiar que había sido alertado por los vecinos que se quejaban del olor nauseabundo que desprendía el hogar de la señora Wolfensohn.

El cadáver estaba en la cama, en bastante buen estado y completamente vestido con unos vaqueros, una camiseta y unos calcetines. El familiar que le encontró declaró a la Policía que del cuarto donde se encontraba el cuerpo se desprendía un olor muy fuerte, que no sirvió de alarma a la anciana, que hacía su vida en el lado contrario de la vivienda unifamiliar donde residía.

Creía que se había ido de casa

Los Policías que acudieron ante la llamada del familiar aseguran que la mujer ciega no sabía que el cuerpo de su hijo fallecido estaba allí. Ella pensaba que su descendiente había abandonado la casa y roto todo contacto con ella. El suceso es tan sorprendente que, aunque las ropas que vestía el difunto eran del hijo “desaparecido” y la fecha preliminar de defunción coincide con la desaparición del vástago, se ha decidido hacer la prueba de ADN al cadáver para tener certeza absoluta de la identidad del difunto.

Otra de las hipótesis es que la mujer ocultara el fallecimiento para evitar abandonar su casa. Si fuera así, tan sólo habría pospuesto, durante dos décadas, la decisión final. El descubrimiento del cadáver ha llevado a que las autoridades competentes decidieran ingresar a la ya anciana en un centro geriátrico. Rita Wolfensohn era viuda desde el año 1987, cuando murió su marido Jesse. Uno de sus hijos murió en el año 2003 y el otro sería el recientemente hallado en el domicilio.