Menú Portada

La realidad de Fernando Alonso empieza a cambiar de signo para bien

Abril 26, 2017
alonso 5

Tras un comienzo de temporada aciago para Fernando Alonso, las cosas comienzan a cambiar para bien, y hay varios motivos para pensarlo. Tras un fin de semana en el circuito de Barber, en su primera toma de contacto con las IndyCar Series, el de Oviedo ha sido acogido en Estados Unidos como una bendición para un evento excepcional pero que ha pasado por mejores momentos. Pilotos, aficionados y organizadores celebran la llegada de una de las principales estrellas de la Fórmula 1 mientras que, en la categoría máxima, la mitad de la parrilla, ya sean pilotos o equipos, se muestran verdes de envidia por el incalculable impacto mediático recaudado por Alonso, McLaren, Honda y la propia Fórmula 1. Si la jugada era publicitaria, les ha salido mejor aún de lo esperado. El corredor abandonará su categoría durante el fin de semana del Gran Premio de Mónaco para participar en una de las tres grandes pruebas que conforman la llamada Triple Corona. Ya ganó precisamente el Gran Premio de Mónaco en 2006 y 2007, y quiere añadir las 500 Millas de Indianápolis y Le Mans a su curriculum. Esta tripleta de entorchados la han intentado treinta y ocho pilotos en toda su historia, pero hasta el día de hoy, solo Graham Hill la consiguió. El asturiano quiere ser el segundo y ya ha dejado claro que, si en esta su primera aparición en la prueba norteamericana no se lleva el trofeo Borg Werner a casa, lo intentará en más ocasiones.

¿Qué posibilidades tiene? En principio no parte como favorito, pero tiene bastantes más que las de ganar en Mónaco en la Fórmula 1 o alguna que otra carrera de su categoría prioritaria. En América se disputan carreras en circuitos ovales, rodeado de coches que corren en grupo, apenas se frena, se avanza a increíbles velocidades medias superiores a los 320 kms/h, durante una carrera de cuatro horas, donde las brusquedades y volantazos de la Fórmula 1 no tienen cabida, y para la que hay más de una semana de entrenamientos. Durante esos días previos, y tras su visita a la carrera del fin de semana pasado, Alonso tendrá que lidiar con pilotos con menor bagaje técnico que él, pero con un conocimiento muy superior de la categoría y el tipo de carrera que disputará el domingo 28 de mayo. No va a ser fácil, pero si alguien puede lograrlo es él.

Después de su aventura americana

Cuando vuelva de su aventura americana, y tras bajar de su McLaren MCL32 a Jenson Button, recuperado sustituto que correrá en su lugar en el principado monegasco, es muy posible que Fernando se lleve alguna agradable sorpresa, algo que puede que comience ya a disfrutar en la cita del próximo fin de semana durante el Gran Premio de Rusia. Escuderías y Federación Internacional de Automovilismo decidieron intercalar algunas jornadas de tests durante la temporada y tras los múltiples abandonos de los coches de Woking (cinco en tres carreras), las piezas implementadas en el MCL32 han arrojado resultados sumamente alentadores. Si en la primera jornada de pruebas en Bahréin el monoplaza pilotado por Stoffel Vandoorne, el escudero de Alonso, se vio afectado por diversos problemas y apenas pudo rodar, en su segunda tanda de pruebas no sólo no observó falla alguna, sino que marcó el cuarto mejor tiempo. Lo de los registros no es lo más positivo, sino que las mejoras introducidas funcionaron; no se buscaba velocidad sino comprobar que las modificaciones en las cámaras de combustión, la parte superior de los cilindros, y la sección térmica del sistema de regeneración de energía que procede del calor del conjunto funcionaron sin dar un solo problema por primera vez desde que arrancó la temporada. Vandoorne pudo dar más de ochenta giros a la pista sin interrupción y esto es algo que nunca les había ocurrido hasta hoy. Honda comienza a dar con la tecla y poco a poco parecen ir encontrando solución a sus goteras, que han sido de todo tipo: exceso de presión en los conductos refrigerantes, eléctricos, relacionados con depósitos de aceite, cojinetes mal elegidos y excesivas vibraciones. Los japoneses ya saben lo que no funciona, y se han aplicado soluciones de urgencia para paliar las carencias al menos en el plano de la fiabilidad. Una vez solucionados éstos, la búsqueda de la potencia es la siguiente parada.

Honda parece olvidar por fin su cerrazón a contratar personal ajeno a su estructura estrictamente formada por técnicos japoneses, ha pedido ayuda a dos consultorías en la materia, y no esconde sus anuncios en la prensa a la caza y captura de técnicos. Que el equipo Sauber se encuentre en avanzadas conversaciones para muy posiblemente recibir sus propulsores en 2018 es síntoma de que los problemas básicos estén cerca de quedar atrás. Hay algo más que sopla a favor de los nipones. A nadie conviene la dolorosa situación en la que se encuentran, y si durante el año pasado se rumoreó que Ferrari recibió la ayuda técnica de su competidor Mercedes (¿!), y más tarde se dice lo mismo de Renault, es posible que el Grupo de Trabajo de la Fórmula 1 conceda una ayuda similar a Honda. De manera absolutamente paradójica el líder indiscutible en la tecnología de los actuales motores, y campeón sucesivo durante las últimas tres temporadas, Mercedes, va a ceder datos y tecnología a sus competidores para que mejoren su aspecto. Esta jugada, rara e inhabitual, resulta cuando menos pintoresca puesto que sería el líder del grupo el que ayudase a sus competidores a darle caza.

Mejores perspectivas para McLaren-Honda

Parece un contrasentido, pero no lo es tanto. A nivel tecnológico raya lo humillante que firmas como Ferrari, Honda o Renault tengan que buscar solución a sus problemas en su propia competencia, pero existe una justificación legal y acordada. El dominio insultante de Mercedes llevó a una caída estrepitosa del interés y las audiencias (396 millones de espectadores en 2016, en caída libre desde los casi 800 de hace una década) Tras ser conscientes del descalabro compartido, los diversos actores pactaron que no existiera más de un 3% de diferencia de potencial entre el mejor y el peor propulsor. Con ese lapso Mercedes podría seguir liderando el grupo, aunque el resto lograrían espacio para ser competitivos, reunificar el grupo, y que se reverdezca el interés ante una menor previsibilidad de los resultados. Esta jugada podrá beneficiar a los McLaren-Honda a partir de verano, y en adelante es muy posible que veamos una subida notable en su rendimiento. Si estas mejoras se aplican con celeridad al motor Honda, que trabajan por primera vez con otras ideas y conceptos, es posible que Zak Brown, el nuevo factótum de McLaren consiga hacer renovar a Alonso por al menos un año más. Entre los dos hay entendimiento, de hecho, la concesión de acudir a Indianápolis fue idea del norteamericano, que en una cena dijo “si corres allí, yo te llevaré las maletas”. Así lo mostró el bicampeón en sus redes sociales: con las manos metidas en sus bolsillos mientras Brown acarreaba el equipaje de ambos. Si Alonso se esfuerza en mejorar, en McLaren nunca se lo han puesto mejor.

José M. Zapico

@VirutasF1