Menú Portada
Propone que la abolición de los subsidios a los combustibles fósiles, estimada en 32.000 millones de libras esterlinas, garantizaría una reducción del 13% de las emisiones globales de carbono a la atmósfera

La realeza británica se reinventa: el príncipe de Gales reclama un gran cambio en la economía global

Julio 14, 2015

Mientras, en España y un año más, no tenemos noticia alguna de cuáles serán los destinos vacacionales de don Felipe y doña Letizia y de los miembros de la familia real durante el mes de agosto. Ni tampoco cuál será el futuro de los jardines del palacio de Marivent y cuál será la presencia de la familia este año en Palma de Mallorca. Sí sabemos que doña Sofía prefirió no asistir a la boda en el castillo de Salem (sede de su Colegio de juventud), del príncipe Michael de Baden, hijo de su primísimo el margrave Max

pq_933_Bautizo-de-Charlotte-de-Cambridge.jpg

Con los duques de Cambridge y sus hijos gozando de un auténtico clímax de popularidad en Gran Bretaña, y con un año de antelación, el palacio de Buckingham acaba de hacer público que el 90 aniversario de la reina Isabel II, la decana de la realeza europea en el trono, se celebrará el domingo 12 de junio del próximo año 2016 con una macro fiesta en el Mall de Londres que congregará a 10.000 personas para un gran picnic callejero que honrará el apoyo personal que la reina ha dado a unas 600 organizaciones asistenciales y caritativas durante su largo reinado. Una magna celebración en el mejor estilo británico que vendrá a emular aquellos imponentes jubileos de la Inglaterra imperial de la reina Victoria, y que una vez más opacará lo que cualquier otra familia real europea haya jamás imaginado poder llevar a cabo pues se trata de exaltar a la hija del que fue el último emperador de la India.

Algo propio de en un país en el que un policía escocés que en 1973 recibió tres balazos al salvar a la princesa Ana de un secuestro cerca del palacio de Buckingham, acaba de recibir una pensión vitalicia extra de 10.000 libras esterlinas procedente de un fondo de capitales constituido por multas a banqueros que han demostrado encarnar “los peores valores de la sociedad británica”. La realeza inglesa se reinventa una y otra vez para no perder un ápice de su gloria centenaria y ni siquiera las cada vez más comunes salidas de pata de banco del nonagenario duque de Edimburgo despiertan graves críticas, pues el pasado día 9 volvió a perder la paciencia al alargarse excesivamente el tiempo dedicado a la sesión fotográfica con ocasión de la celebración del 75 aniversario de la Batalla de Inglaterra. “Saca de una vez la puta fotografía”, le espetó sin ambages a un fotógrafo en el Club de la RAF en presencia de su nieto el duque de Cambridge, de los condes de Wessex y de los duques de Kent y de Gloucester, tras lo cual todos marcharon sin el menor empacho al palacio de Buckingham para unirse a la reina en el balcón y, desde allí, observar las maniobras e la fuerza aérea.

Declaraciones que cuestionan su futuro como rey de Inglaterra

Entre tanto, su hijo el príncipe de Gales, ese primo con quien doña Sofía comparte formas de pensar y principios educativos, ha vuelto de posicionarse de manera firme contra los graves peligros que entraña el cambio climático. La pasión de Charles por la salvación del planeta es de sobra conocida, pero en su discurso de la semana pasada en el palacio de Saint James, con ocasión de un acto para el Instituto de Sostenibilidad y Liderazgo de la Universidad de Cambridge, del que es patrón, expresó sus profundas quejas diciendo que el “irresistible poder del mundo de la empresa ha derrotado por el momento todo intento de dar la vuelta a nuestro sistema económico de manera que se pueda llegar a lo que tan urgentemente necesitamos”. Sus fuertes críticas fueron dirigidas a las grandes empresas que protegen sus propios fines económicos descuidando los intereses globales, y también al gasto y al consumo excesivos que caracterizan a la sociedad moderna reclamando “una progresiva eliminación de los desechos mediante el desarrollo de una economía circular que imite los ciclos naturales, en lugar de perpetuar una forma lineal de hacer las cosas que se torna absolutamente insostenible”.

Así mismo, propuso que la abolición de los subsidios a los combustibles fósiles, estimada en 32.000 millones de libras esterlinas, garantizaría una reducción del 13% de las emisiones globales de carbono a la atmósfera. Un discurso muy contrario a los intereses del sistema por el que ya ha sido criticado en numerosas ocasiones por lo que se supone que son interferencias de la corona en cuestiones políticas. Y unas declaraciones que contribuyen a cuestionar su futuro como rey de Inglaterra en un país que no permite interferencias en el sistema político por parte de la corona, y que llegan poco después de que se hayan hecho públicas las 44 cartas denominadas “araña negra” que el propio Charles dirigió a miembros del gobierno británico entre 2004 y 2009 dando consejo a varios ministros del momento, y solicitando acciones por parte de las autoridades sobre cuestiones medioambientales que él considera de enorme importancia.

Fallecimiento de la gran duquesa Dorothea de Toscana pariente de don Juan Carlos I

Pero si la monarquía inglesa parece marchar viento en popa, a pesar de los cada vez más enfáticos posicionamientos del príncipe de Gales, la reina doña Letizia continúa recibiendo todo tipo de halagos en la prensa extranjera por su elegancia y su estilo personal, y aunque un año más no tenemos noticia alguna de cuales serán los destinos de los miembros de la familia real durante el mes de agosto, sí sabemos que doña Sofía prefirió no asistir a la boda en el castillo de Salem (sede de su Colegio de juventud), del príncipe Michael de Baden, hijo de su primísimo el margrave Max, en la que si estuvieron presentes el príncipe Hassan bin Talal de Jordania, el archiduque Valentín de Austria, la duquesa Elisabeth en Baviera y los príncipes de Leiningen, entre otros. Entre tanto, los reyes Guillermo y Máxima de Holanda y sus hijas ya se han dejado fotografiar en actitudes muy espontáneas en sus vacaciones en la playa cercana a su villa en Wassenaar, la reina Margarita de Dinamarca y toda su familia se han fotografiado en su residencia veraniega del castillo de Grasten, los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia han posado su villa veraniega de Solliden, y en España no sabemos cuál será el futuro de los jardines del palacio de Marivent y cuál será la presencia de la familia real española este año en Palma.

Y mientras los royals en ejercicio se entregan a las vacaciones estivales, ha fallecido en la localidad austriaca de Saint Gilgen la gran duquesa Dorothea de Toscana, princesa de Baviera por nacimiento y pariente por doble vía del rey don Juan Carlos, esperándose una gran presencia de la realeza católica en el funeral que se celebrará el 18 de julio para honrar a esta amable princesa bávara que en tiempos de dificultad llegó a trabajar para la familia Thyssen.

 
Ricardo Mateos