Menú Portada

La Real Sociedad dejó de ingresar más de nueve millones de euros desde el año 2004 al 2007 por impuestos sobre retenciones a los jugadores extranjeros

Enero 4, 2016

Los dirigentes del equipo donostiarra, que hoy juega contra el Real Madrid en Liga, idearon la fórmula del pago de “derechos federativos” a una sociedad instrumental de los jugadores radicada en un paraíso fiscal para así ahorrarse el pago de los impuestos en España, no ingresando el dinero que le correspondía en las arcas de la Hacienda Foral de Guipúzcoa, que miraba hacia otro lado con el visto bueno del PNV.

real-sociedad

Tal como viene informando Extraconfidencial.com sobre la corrupción fiscal del Partido Nacionalista Vasco (PNV), en la Real Sociedad, la situación de privilegio que vivió el club donostiarra durante muchos años de la primera década de los años dos mil obligó finalmente a pasar por caja al propio equipo txuri urdin al sentirse engañados todos los jugadores extranjeros del Club por sus dirigentes.

Así, aprovechando el desconocimiento de la legislación fiscal por parte de estos jugadores extranjeros de la Real Sociedad, el club donostiarra “engañó” a sus fichajes pagando la mayor parte de sus retribuciones mediante la utilización de una sociedad instrumental radicada en Holanda que su a su vez abonaba a otra sociedad radicada en un paraíso fiscal -normalmente también Holanda-, y cuya titularidad correspondía a los propios jugadores, pero que habían sido constituidas por los dirigentes de la propia Real Sociedad. Todo un escándalo que vamos revelando en Extraconfidencial.com con gran repercusión en las redes sociales pero que silencian medios oficialistas como Diario Vasco, TeleDonosti o Noticias de Guipuzkoa.

Los casos de Kovacevic y Nihad

Así, el jugador serbio Darko Kovacevic, contratado por el club donostiarra procedente del fútbol italiano, en concreto de la Lazio de Roma, traspasó el principal montante de su fichaje hacia una sociedad instrumental ubicada en Ámsterdam (Holanda), de nombre  IMFC Licensing B.V, a la que se hacían transferencias mensuales de 91.992 euros en “concepto de derechos federativos” con el fin de no pagar impuestos en España. También se le hicieron más traspasos por valor de 318.878 euros netos y, en dos ocasiones, por 613.278 euros netos.

Sin embargo, su contrato indicaba que tan sólo percibía un sueldo mensual de 1.500 euros. Lo más significativo es que el contrato firmado por la Real Sociedad y esta sociedad instrumental tenía además un “premio de fidelidad” por valor de 1.133.000 euros, que también los dirigentes donostiarras tenían que pagar en Holanda a la finalización del contrato el 30 de junio de 2007.

Pero a su vez Kovacevic tenía otra sociedad instrumental en Holanda de nombre Abina Marketing Limited B.V. con la que cobraba el dinero procedente IMFC Licensing B.V vía Real Sociedad. Esta sociedad de Darko Kovacevic era la que firmaba luego el contrato para el traspaso del dinero desde IMFC Licensing B.V, en una clara operación de ingeniería financiera para evadir impuestos.

cesion derechos kovacevic
Cesión de derechos a la sociedad interpuesta de Darko Kovacevic

También el turco Nihad Kahveci tenía la misma sociedad instrumental que Kovacevic radicada en Holanda, IMFC Licensing B.V, con domicilio en Ámsterdam, a la que se hacían transferencias mensuales en “concepto de derechos federativos”  por valor de 66.976 euros con el fin de no pagar impuestos en España. A su vez, se le hizo una transferencia más por valor de 372.210 euros netos. Pero también Nihad tenía otra sociedad instrumental en Holanda, de nombre Kandi Marketing Limited B.V., con la que cobraba el dinero procedente de la Real Sociedad. Esta sociedad es la que firmaba luego un contrato para el traspaso del dinero desde la instrumental IMFC Licensing B.V. De nuevo en una clara operación financiera para eludir los impuestos.

La clave eran los supuestos “derechos federativos”

El riesgo fiscal que suponía este montaje lo asumían gratuitamente los jugadores, pues desde el momento que estos pactaban con el Club una retribución neta esto suponía que el sueldo se había negociado considerando ya pagados los impuestos, cosa que los dirigentes de la Real Sociedad no hacia inventándose el tema del pago de “derechos federativos” a una sociedad instrumental radicada en un paraíso fiscal. Así, era la propia Real Sociedad la que se ahorraba el pago de los impuestos no ingresando el dinero que le correspondía en las cuentas de la Hacienda Foral de Guipúzcoa, que miraba hacia otro lado con el visto bueno del PNV.

Tal y como denunció ante la Justicia el ex presidente del club txuri urdin, Iñaki Badiola, el presunto ideólogo de esta trama y singular manera de actuar fue el gerente del club, Iñaki Otegui Arbelaiz, quien firmaba los contratos. Un personaje conocido en Donostia como “El Bárcenas”, que se presentaba en la planta noble de la Dirección de la Hacienda Foral y era recibido amablemente para resolver las dudas pertinentes. Iñaki Otegui también cobraba, según la denuncia de  Badiola, parte de su sueldo en B. Por ejemplo, 41.357 euros en 2004 o 20.472 en el año 2006.

Mediante esta trama, la Real Sociedad dejó de ingresar impuestos por retenciones a los jugadores extranjeros por valor de 9.504.739 euros en los períodos que van desde el año 2004 al año 2007 al no presentar correctamente las declaraciones de los jugadores, dejando a estos en una situación muy problemática para sus intereses crematísticos. Así, Nihat no incluyó en su declaración de la renta de 2005, la cantidad de 1.451.165 euros; Kovacevic de 2.861.968 euros; el internacional ruso Valeri Karpin de 1.456.534 euros; y el español Mikel Arteta de 1.841.650 euros. En el ejercicio de 2004, Nihat no ingresó 781.396 euros, Kovacevic 1.073.240 y Karpin 1.936.935. Y en el ejercicio de 2006 Nihat dejó de ingresar la cantidad de 781.396 euros, Kovacevic de 2.861.971 euros y así un largo etcétera de jugadores.

pago nihat
Uno de los pagos a Nihat

Arteta, conocedor de la trama

El jugador que sí se prestó conscientemente a este juego fiscal que favorecía claramente a la Real Sociedad fue Mikel Arteta. Este futbolista, mejor asesorado que el resto de sus compañeros, firmó una cláusula por la que la Real Sociedad se comprometía al pago de “cualquier liquidación tributaria que se produjera como consecuencia de la venta de las participaciones en la sociedad instrumental Sunday Morning”, tanto en la Hacienda Foral de Guipúzcoa como en la Hacienda del Estado español o en la del Reino Unido.

El jugador estrella de la Real Sociedad, Mikel Arteta, fue fichado en julio de  2004 del fútbol inglés, en concreto del Everton, y en cuyo contrato, que obra en poder de Extraconfidencial.com, figuraba que cobraba como sueldo tan sólo 1.000 euros netos mensuales en 12 pagas. La clave estaba en que el resto del dinero denominado “otras retribuciones” y “derechos federativos” se desviaba a una sociedad instrumental ubicada en un paraíso fiscal. Para ello se constituyó la sociedad Sunday Morning, a la que se hacían ingresos periódicos en concepto de participaciones en dicha sociedad con el fin de no aflorar el dinero del fichaje y no pagar impuestos. Esta operación del fichaje de Arteta, denominada en clave “Sunday Morning”, contaba con el visto bueno del diputado de Hacienda del PNV, Juan José Múgica, un asiduo al Palco del Estadio de Anoeta. Todo con el fin de que la Real Sociedad y su jugador estrella Mikel Arteta, no tuvieran que pagar ni un euro en impuestos por su operación de traspaso.

Levantar actas finalmente

Sin embargo, finalmente, sobre el año 2010, los Inspectores de Hacienda empezaron a investigar y a desmontar toda esta trama de impagos de impuestos por parte de los jugadores y de la propia Real Sociedad e iniciaron masivas inspecciones fiscales a los jugadores terminando las investigaciones con actas regularizadoras A02 que luego eran firmadas en disconformidad y que obligaba a que los jugadores fueran citados en el edificio de la Hacienda Foral en la calle Errotaburu, 2, de Donostia, con el fin de regularizar sus impuestos de IRPF de los años 2004, 2005, 2006 y sucesivos.

A raíz de estas actas e investigaciones fiscales, los jugadores se sintieron traicionados y engañados por los dirigentes del club donostiarra y amenazaron con querellarse, situación que provocó que la Real Sociedad se hiciera cargo de las millonarios importes de las actas levantadas. El expediente de delito fiscal que obra en poder de Extraconfidencial.com es demoledor. Eso sin contar aún la permisividad de las autoridades vascas en el régimen especial de las Sociedades de Promoción de Empresa (SPE), con un capital mínimo exigido de 3.005.060 euros y que se han convertido en un instrumento perfecto para eludir el pago de impuestos por parte de los grandes deportistas.

Precisamente, una de esta SPE la constituyó el actual presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay, testigo privilegiado de todos los acontecimientos y de la manera de actuar en el Club txuri urdin por parte de algunos de sus amigos. Aperribay tiene una SPE con el nombre de Arrola 2005 SL, con domicilio social en el despacho de los asesores fiscales de La Real Sociedad ante la Hacienda Foral, Cialt Asesores Legales y Tributarios.

Hasta esta investigación, durante muchos años la Hacienda Foral de Guipúzcoa permitió que los fichajes de la Real Sociedad traspasasen el dinero a sociedades instrumentales ubicadas en paraísos fiscales, como Holanda, en concepto de “otras retribuciones” y “derechos federativos”, mientras que las declaraciones de IRPF de los jugadores estrella del club donostiarra presentaban sueldos mensuales en torno a 1.000 euros, incluso, inferiores a los abonados a los canteranos.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho