Menú Portada
Es un balandro de 23,15 metros de eslora diseñado por el arquitecto naval William Fife III

La Real Fundación Hispania de Barcos de Época pone a subasta el velero de Alfonso XIII por un mínimo de 1.650.000 euros

Octubre 28, 2010

Está catalogado como un Bien de Interés Cultural por el Gobierno Balear

Según establece la Ley de Patrimonio Histórico de las Islas Baleares, dicha Institución, y subsidiariamente el Govern, tienen derecho de adquisición preferente


La deuda contraída con Astilleros de Mallorca ha obligado a la Real Fundación Hispania de Barcos de Época a enajenar por el método de subasta pública su “buque insignia”, el velero que mandó construir en 1909 el Rey Alfonso XIII y con el que participó en numerosas regatas. El Hispania es un balandro de 23,15 metros de eslora diseñado por el arquitecto naval William Fife III y construido en el astillero Karpard de Pasajes. La embarcación fue restaurada recientemente por los citados astilleros con la colaboración de Fairline Restorations del Reino Unido.
 
El notario José Andrés Herrero de Lara es quien ha de proceder el próximo día 15 de noviembre a abrir las ofertas que en sobre cerrado se remitan a su despacho con al menos tres días de antelación. El valor fijado del Hispania, y que sirve de tipo para la primera subasta, es de 1.650.000€, cantidad que se verá reducida en un 50% en el caso de que sea necesaria una segunda. Si esta quedase desierta, habría una tercera sin tipo mínimo.
 
Derecho preferente
 
En cualquier caso, al estar catalogado el velero como un Bien de Interés Cultural por el Gobierno balear, el Hispania se adjudicará provisionalmente al mejor postor o en su caso a la acreedora Astilleros de Mallorca y el notario notificará la adjudicación al Consell de Mallorca ya que, según establece la Ley de Patrimonio Histórico de las Islas Baleares, dicha institución, y subsidiariamente el Govern, tienen derecho de adquisición preferente. La cuestión radica en saber si las arcas públicas autonómicas pueden exprimirse aún más y gotear el dinero que reclama Astilleros de Mallorca.
 
En 1997 se constituyó la Real Fundación Hispania para la adquisición de este real velero. El balandro fue localizado en Inglaterra y era usado como vivienda por un inglés afincado en West Mersea. Tras diez años de trabajos, y después de haber destinado gran cantidad de recursos económicos y humanos al proyecto, el Hispania volvió al agua gracias a la Fundación y a las entidades públicas y privadas que contribuyeron desinteresadamente a su restauración. Sin embargo, las aportaciones no fueron suficientes para liquidar la deuda con Astilleros de Mallorca y su futuro, público o privado, depende de las instituciones baleares.
 

Diego Feliu