Menú Portada

La que se avecina: se prepara un escrache en la lujosa residencia de la alcaldesa Manuela Carmena tras un viaje lúdico de tres días a París para presentar su libro

Septiembre 20, 2016
carmena-en-paris

Manuela Carmena disfrutó de un viaje lúdico de tres días en París, abandonando sus obligaciones como edil de la capital de España, para presentar su libro “Por qué las cosas pueden ser diferentes” traducido al francés por la editorial Indigène Éditions que, supuestamente, sufragó todos los gastos de la estancia de la regidora madrileña en la capital francesa. Y eso que las expectativas de la editorial no son excesivamente elevadas, ya que espera sólo vender unos 5.000 libros. Carmena contó con el impagable apoyo de la alcaldesa de París, Ana Hidalgo, quien participó en la presentación del libro, y ambas aprovecharon su encuentro para firmar un convenio de “colaboración integral entre ambas ciudades en el ámbito social, económico, institucional, medioambiental y cultural”. Todo muy bonito.

Pero a Manuela Carmena quizás tenga que aguantar y soportar, como ya lo hicieron otros políticos, la ira de los ciudadanos. Desde este periódico ni alentamos ni, por supuesto, apoyamos este tipo de actos delictivos pero hasta esta Redacción han llegado una serie de informaciones que nos limitamos a trasladarles. Un elevado número de personas se organizan desde hace días para “protagonizar” un escrache en la lujosa vivienda que la edil madrileña posee en la capital de España. Se trata de un chalet unifamiliar ubicado en el lujoso Barrio del Parque Conde de Orgaz y que cuenta con una superficie construida de 141 metros cuadrados, además de un terreno de otros 117 metros que ocupa un jardín. La casa consta de tres pisos (un semisótano, una planta baja y una primera de 47 metros cuadrados cada una), y no tiene carga hipotecaria alguna.

Origen del Escrache

Pues cría cuervos que te sacarán los ojos. Es necesario recordar que el escrache es el nombre dado en Argentina, Uruguay, Paraguay y desde hace pocos años en España. Su significado sería parecido al término escarnio, o poner en evidencia. En los años noventa, tras la dictadura argentina, decenas de personas pusieron de moda este tipo de acciones que consistían en organizarse para acudir a los domicilios de procesados por los delitos cometidos durante la dictadura y que habían sido puestos en libertad. Estas acciones tuvieron una repercusión muy mediática y se popularizaron rápidamente, incluso trasladándose a otros países latinoamericanos con distintos nombres.

Y ese movimiento violento y penalizado se importó a España por parte de grupos radicales. Les recordamos:

– El 14 de julio de 2012, la entonces delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, fue víctima de un escrache. La marcha convocada ilegalmente por las redes sociales en Madrid contra los recortes aprobados por el Gobierno de Mariano Rajoy concluyó tras más de cinco horas después de realizar concentraciones en las sedes del PP y el PSOE, la madrileña Puerta del Sol y el Congreso de los Diputados en la Carrera de San Jerónimo. Uno de los momentos de tensión se ha vivido cuando la marcha se topó  en la zona de la Glorieta de Bilbao con la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, a la que siguieron a pie durante un trayecto de más de cincuenta metros al grito de “dimisión”, “dimisión”. Los participantes en el acto de protesta acosaron a la delegada del Gobierno por la calle Manuela Malasaña durante un trayecto de más de cincuenta metros con gritos de dimisión y recriminaciones por las actuaciones policiales de estos días. Finalmente, Cifuentes refugió en un restaurante etíope ubicado a la altura del Teatro Maravillas para evitar seguir siendo increpada.

– El 4 de abril de 2013 se realizó un escrache delante de la vivienda de la vicepresidenta del Gobierno. Alrededor de 300 activistas se agolparon frente a la casa de Soraya Sáenz de Santamaría, en la colonia de Fuente del Berro, para denunciar los desahucios que provoca la Ley hipotecaria. Uno de los activistas ha dejado claro que uno de los objetivos de la protesta es que la vicepresidenta del Gobierno se “acuerde todos los días” de la gente que pierde su casa y de los que han perdido la vida por la aplicación de la Ley Hipotecaria. El comunicado, de hecho, recalcaba que el objetivo era “señalar a Soraya Sáenz de Santamaría” por su oposición la Iniciativa Legislativa Popular que se tramitaba entonces en el Congreso. Entre los manifestantes, se encontraba Jorge Verstrynge, quien fue identificado por los agentes.

– El 13 de abril la Policía Nacional abortó un intento de escrache en el domicilio del entonces presidente del Congreso, Jesús Posada, cuando alrededor de 150 activistas anti desahucio se dirigía a su vivienda en el barrio Salamanca de Madrid. El objetivo era llegar al portal de la vivienda de Posada para expresar las habituales proclamas a favor de la dación en pago y la Iniciativa Legislativa Popular que llevó al Congreso la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), organización que impulsó este acto.

– El 17 de mayo de 2013 el escrache en el domicilio de Alberto Ruiz Gallardón acabó con dos detenidos. Los asistentes, unos 300 y en su mayoría mujeres, se concentraron primero frente a la sede madrileña del PP en la calle de Génova, convocados a través de las redes sociales para llevar a cabo lo que han denominado un “escrache feminista”, y después de cortar la calle Génova, marcharon hasta la casa del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. Allí profirieron gritos como “hipócrita, “vergüenza”, “aborto libre”, “fuera el aborto del Código Penal” o “nosotras parimos, nosotras decidimos”.

Pues todo apunta a que ahora les toca a ellos