Menú Portada
Abandona el barco: cesa como director de El Mundo y le sustituye García Abadillo

La principal sociedad patrimonial de Pedro Jota Ramirez, también en números rojos

Enero 29, 2014
pq_939_ramirez-pedroj.JPG

Si el diario El Mundo no pasa por su mejor momento, los intereses particulares de su hasta ayer director, Pedro José Ramírez tampoco pueden definirse como boyantes. Como informó esta semana Extraconfidencial hace apenas un mes, el 12 de diciembre de 2013, se liquidó una SICAV, Guaten de Inversiones, sociedad con 2,7 millones de euros en activos y en la que el periodista riojano poseía un tercio de su capital. Todo un síntoma de una realidad que no es única dentro de su patrimonio ya que su principal empresa, Inversiones Rosebud SL, también se encuentra en número rojos, algo más que llamativo al tratarse de una sociedad patrimonial.

Domiciliada en el Paseo de la Castellana, se constituyó el 18 de julio de 2002 y desde esa fecha ha compartido administración con sus hijos en diferentes fases: primero con su hija María Ramírez hasta el año 2005, posteriormente por el mayor de sus hijos con Agatha Ruiz de la Prada, Tristán Ramírez Ruiz dela Prada hasta el año 2009 que fue sustituido por Cósima Oliva Ramírez Ruiz de la Prada. Ambos hijos tienen una participación mínima que permite que la empresa no sea “unipersonal”, Cósima un 0,0004% y Tristán un 0,1995%, figurando también su hijo en el último depósito de cuentas como Secretario de la sociedad.

Sociedad sin ingresos

Con un capital de 2.756.390 euros y unos activos de 3.155.761,56 euros su objeto social es la “adquisición administración, tenencia y enajenación de acciones y otros títulos y valores, siempre que no incida en la ley del mercado de valores. La adquisición, administración, arrendamiento, tenencia y enajenación”. Y de hecho lo ha cumplido a rajatabla ya que la partida principal de su balance, 3.152.637,32 euros figuraba en el balance como “Inversiones en empresas del grupo y asociadas a largo plazo”, que es principalmente el valor del 51% de la empresa Solares de Simba SL y el 30% de Inversiones Pradillo SL. Pero lo llamativo de esta sociedad no estaba en su balance sino en su cuenta de pérdidas y ganancias, toda teñida de rojo.

Tanto en el 2012 como en 2011 no contabilizó ni un solo euro en ingresos mientras que los gastos fueron “moderados”. La principal partida fue los 14.400 euros de gastos de personal a los que suma otros 8.575 euros en otros gastos de explotación. Si a esto añadimos otros 3.546,94 euros de ingresos financieros negativos el resultado fueron unas pérdidas de 26.522 euros muy similares a los 26.175,71 euros también negativos con los que cerró el año 2011. La pregunta es cómo una sociedad patrimonial puede cerrar sus cuentas sin generar un solo euro.

Solares de Simba, propiedad y no alquiler

La primera respuesta la tenemos en la sociedad donde declaró una mayor participación, Solares de Simba SL. Constituida el 3 de mayo de 1999 y domiciliada también en el Paseo de la Castellana reflejó un Capital Social de 1.695.629,43 euros y unos activos de 1.488.263,73 euros.  Aun así, valoró esta participación muy por debajo de lo que reflejan sus libros contables, en 663.590 euros por el 51% de la sociedad. El objeto social de la empresa es claro “Alquiler de bienes inmobiliarios por cuenta propia” con un objeto social de “promoción, tenencia, explotación en arrendamiento, time-sharing o multipropiedad de bienes inmuebles, así como la realización de estudios, análisis, proyectos y consultoría para cualesquiera tipos de empresas”.

Por todo ello, las cifras más importantes están en su balance (propiedades) y no en los resultados, ya que la facturación en los últimos 6 años se ha mantenido estable entre los 37.835 euros (mínimo de 2007) y 48.224 euros de máximo en 2012, un volumen insuficiente que año a año le ha llevado a que en todos los últimos ejercicios se hayan cerrado con pérdidas acumulando a cierre de 2012, 1.084.000 euros.

Así las inversiones inmobiliarias estaban valoradas en 2012 en 1.388.081,47 euros con una propiedad estrella muy conocida: una finca urbana Municipio de Son Servera (Mallorca) adquirida el 19 de mayo de 1999. En ella la que alberga la famosa piscina al borde del mar en la mallorquina Costa de los Pinos, cuya polémica por la ocupación de espacio público llego incluso a que se hiciera una pregunta parlamentaria en el Congreso de los Diputados o que el periodista presentara una querella contra los ministros de Medio Ambiente Cistina Narbona (PSOE) y Jaume Matas (PP). Teniendo esta importante propiedad en balance que no genera ingresos (no hay arrendamiento) es lógico que esta sociedad vaya acumulando pérdidas periódicamente.

Inversiones entre amigos

Pero la sociedad más antigua y más importante es Inversiones Pradillo SL. Creada el 12 de noviembre de 1993, con un capital social de un millón de pesetas (posteriormente ampliado a 3 millones de euros), se constituyó esta sociedad cuyo objeto social inicial era la “adquisición, administración, tenencia y enajenación de acciones y otros títulos y valores no sujetos a cotización en bolsa” que posteriormente fue ampliado a “compra, administración y arrendamiento de viviendas, locales comerciales y bienes inmuebles”. Inicialmente sus accionistas fueron Alfonso de Salas (Administrador de esta Sociedad) Pedro J. Ramírez y Balbino Fraga con un 30% cada uno y Juan González Díaz con el 10%

Esta sociedad tenía unos activos a cierre de 2011 por un valor de 10,8 millones de euros, cuya partida principal son los activos materiales (9,68 millones de euros) por encima de los 469.755 euros en inversiones financieras a largo plazo. No obstante valora esta inversión en un 30% de la empresa de nuevo muy por debajo de este valor, en 1.194.190 euros. Está sociedad con un importante patrimonio inmobiliario a sumar a las inversiones en otras sociedades como la SICAV Guaten de Inversiones, si ha generado beneficio en algunos años, pero insuficientes para compensar las pérdidas de años anteriores a lo que se une una liquidez más que limitada. Poca liquidez, sociedades en pérdidas esta es la realidad empresarial de Pedro Jota Ramírez que se une al abandono del barco de “El Mundo” también adelantada por Extraconfidencial hace más de dos semanas.