Menú Portada
Posible blanqueo de dinero por venta de armas

La princesa Helena de Yugoslavia pone en jaque al Palacio del Elíseo

Septiembre 25, 2011
pq_927_Helene-Yugoslavia.jpg

Unas explosivas declaraciones de la princesa Helena de Yugoslavia el pasado día 21 ante los tribunales franceses, corren el riesgo de poner en grave peligro el prestigio político del mismísimo presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, cuya persona de confianza, el político Nicolás Bazire, ha sido puesto bajo custodia por orden judicial tras las afirmaciones de la princesa. Helena, hija del príncipe Alejandro de Yugoslavia, primo de nuestra reina doña Sofía, y de la princesa María Pía de Saboya, gran amiga de infancia del rey don Juan Carlos, y nieta del último rey de Italia, fue llamada en días pasados a declarar en el juicio por el escandaloso “Dossier Karachi”, que entiende sobre un caso de supuesta corrupción en el que están implicados su ahora ex esposo, Thierry Goubert, y el citado Nicolás Bazire en quien muchos ven a la mano derecha de Nicolás Sarkozy.

 

Helena de Yugoslavia, a quien vimos por última vez aparecer en solitario entre los invitados a la boda de Alberto y Charlene de Mónaco, contrajo matrimonio civil en 1988 con el francés de confesión judía Thierry Gaubert, en una ceremonia celebrada en el ayuntamiento del aristocrático y elegante suburbio parisino de Neuilly-sur-Seine y oficiada por el entonces alcalde local Nicolás Sarkozy. Desde entonces, la trayectoria política de los dos Nicolás, Sarkozy y Bazire, y del esposo de la princesa ha estado indisociablemente unida y ésta, atrapada en la actualidad en un turbulento proceso de separación, soltó la bomba el día 21 al declarar ante las autoridades francesas de la División Nacional de Investigaciones Financieras “que recuerda muy bien como su marido realizó varios viajes a Suiza entre fines de 1994 y comienzos de 1995 en compañía de Ziad Takieddine y de Nicolás Bazire, entonces director del gabinete del primer ministro Edouard Balladur en el palacio de Matignon. Ella les vio regresar con voluminosas maletas llenas de billetes de banco”.

 

Blanqueo de dinero de la venta de armas

 

La acusación es de enorme gravedad, habida cuenta de la intimísima relación de Bazire con el presidente Sarkozy, en cuya boda con Carla Bruni fue uno de los testigos. Según el Dossier que obra en poder del juez Renaud van Ruymbeke, en tiempos en los que Sarkozy era ministro de finanzas y tenía al marido de la princesa como jefe de misión y hombre de confianza, habría validado la creación de la sociedad Heine, con sede en Luxemburgo, cuyo objeto era blanquear el dinero producido por comisiones procedentes de contratos de venta de armas. A la cabeza de dicha sociedad se encontraba un cierto Jean-Marie Boivin, conocido como “el mago” por su arte para disimular los circuitos de blanqueo de dinero sucio. Parece ser también que ciertos de los manejos de Boivin a través de la citada sociedad Heine, apadrinada por Bazire y Sarkozy, habrían sido entonces « tolerados » por la Dirección General de Impuestos.

 

Todo un escándalo mayúsculo que puede poner fuertemente en entredicho a las más altas instancias de la República Francesa, puesto que los jueces buscan saber si las citadas comisiones por los contratos de venta de armas hubieran podido financiar la campaña presidencial de Edouard Balladur en 1995, en la que fue acabó vencido por Jacques Chirac. Entre tanto Helena de Yugoslavia ha declarado “que no tiene la voluntad de dañar a nadie, que lamenta los comentarios según los cuales ella está movida por el deseo de generar acusaciones contra su propio marido, y que está simplemente separada de Thierry Goubert y no divorciada de él”. Tras su matrimonio, Helena de Yugoslavia y su esposo se establecieron en una gran propiedad que habían restaurado en Normandía y fueron padres de tres hijos: Milena, Nastasia, y Leopold.   

 

Entre tanto en La Haya la nueva duquesa de Parma, Annemarie Gualthérie van Weezel, esposa de Carlos Javier de Borbón-Parma, acaba de presentar su libro El gusto por el poder (“De smaak van de Macht”), en el que pasa revista a la vida y a la gestión de cinco antiguos primeros ministros de Holanda. Parece que la nueva duquesa de Parma mantiene en alto el fuerte interés que la familia Borbón-Parma ha sentido siempre por la política y por hacer política.

 

Ricardo Mateos