Menú Portada

La primera bronca de novios de Vargas Llosa e Isabel Preysler, que estuvo a punto de hacer pucheros. Hay indicios de que la viuda de Boyer podría ser la musa de una última novela del Nobel

Octubre 2, 2015

Antonio David echa pestes de su ex, Rociíto, quien habría decidido casarse para obtener liquidez. Un empresario del metal muy importante intenta borrar el rastro en las redes de su noviazgo con la nieta de un personaje muy importante en la historia de España. De risa… 

isabel-vargas-llosa

Su boda es una farsa, clama Antonio David contra Rociíto desde la portada de la revista Semana, acompañado de su mujer y de sus dos hijas, Rocío, que ha heredado las facciones de “La más grande” y la pequeña Lola. Una familia unida que deja en evidencia a Fidel Albiac y a Rocío Carrasco, quienes ya preparan una boda que, según Antonio David está destinada a paliar sus dificultades económicas. Rociíto necesitaría liquidez para ir pagando las hipotecas del legado de su madre. Lo que quizás moleste más de la entrevista y podría costarle al ex guardia civil otra amenaza televisiva de su ex es lo que contesta cuando le preguntan si podría estar pensando Rocío en ser madre de nuevo: “No creo. Básicamente porque no se encarga de los míos, que son los suyos…como para tener otro”. También  añade que duda mucho que su hija sea invitada a la boda porque “lleva tres años sin saber absolutamente nada de su madre. Y no porque ella no quiera”.

antonio david

Pero no va a ser solo hablar de revistas de corazón. Hoy les informamos de una anécdota muy  curiosa protagonizada por un empresario del metal que ha pagado a una empresa para borrar toda noticia en las redes que le vincule a su  ex novia intermitente, la nieta de un importante personaje histórico que según cuentan, mantuvo una importante entrevista con otro señor con bigote en Hendaya hace ya mucho tiempo. Alude a su honor, al derecho a la intimidad y a otras gaitas semejantes pero nos ahorraremos el trámite. Y ahora interrumpo este escrito por que acabo de oír gritar a EEEEEEEEEEEEEEEEr chatarrero que pasa por la ventana de mi oficina ¿Qué habrá ocurrido este verano durante las vacaciones estivales en tierras del norte junto a la  aspirante a suegra? Nada que no puede remediar la solvencia. Y con esta digresión le  hemos ahorrado al buen hombre que se gaste el dinero en borrar noticia alguna de nuestro periódico, y eso que nos hemos ahorrado nosotros también.

La primera discusión pública de Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa

En Diez Minutos, Rocío Carrasco celebra su compromiso con su “verdadera” familia con motivo del cumpleaños de las Campos. Allí estaba Belén Esteban, muy besucona con su Miguel y visiblemente más delgada. También está muy estilizada Isabel Preysler, vieja amiga de la señora a la cual le quieren borrar el rastro. Solo una semana antes del primer aniversario de la muerte de su marido, la viuda de Boyer debutaba en el Teatro Real ante los reyes Felipe VI y Letizia junto a un rejuvenecido Mario Vargas Llosa. Justo ese día protagonizaron su primera bronquita, porque Isabel Preysler no discute, se disgusta, no tose, carraspea, y no llora, hace pucheros… Fue frente al Ateneo, donde le recogió con su conductor para conducirlo al Teatro. Tan entusiasmado estaba el Premio Nobel en la mesa redonda “Por la responsabilidad civil“, donde se hizo un “llamamiento a la responsabilidad del pueblo catalán” ante las elecciones del próximo domingo que se le hizo tardísimo y llegó después que los Reyes al Teatro Real.

Dos días después, Vargas Llosa emprendía rumbo a Nueva York. Allí permanecerá tres meses, ya que impartirá un curso en la Universidad de Princeton, donde colabora varios años. El cepillo de dientes y cuatro trastos más los ha dejado en casa de Isabel Preysler, donde ha estado pernoctando durante una semana antes de viajar a América, pero todas sus pertenencias se encuentran aún en el domicilio familiar que ocupara junto a su todavía esposa. Love dedica su portada de esta semana a la nueva vida de la pareja.

La portada de Lecturas la ocupa Jorge Javier Vázquez, quien afirma  haber querido “destruirse y castigarse”. El presentador se encuentra de  promoción con su nuevo Libro “Último verano de juventud” donde desgrana todos sus recuerdos sus noches locas, sus borracheras…y donde su novio, ha escrito incluso unos capítulos al alimón con él, los más duros del libro. Y yo me pregunto: ¿No pensarán en hacer lo mismo Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa? ¿Cuántos ejemplares no vendería una biografía bien escrita de la viuda de Boyer? Ya sacó a su primera esposa en “La tía Julia y el escribidor”, pues era verdaderamente su tía (política), la mujer que estuvo a su lado. Tiempo al tiempo. Existen indicios de que podría hacerlo.

Ana Montesinos