Menú Portada
La presentadora de Tele5 pertenece a una familia de rancio abolengo

La prepotencia de la “noble” Mercedes Milá en el “Caso Mahón” deja perpleja a la nobleza catalana

Julio 23, 2013

800×600

Hace tan sólo unos meses la periodista decidió no presentarse a la sucesión del condado de Montseny, que poseyó su padre el abogado don José Luis Milá Sagnier, facilitando con ello que la merced nobiliaria recayese en su hermano José Luis como continuador de esta estirpe de ennoblecimiento reciente (el título lo concedió don Alfonso XIII en 1926), pero de gran importancia y presencia en el seno de la en otro tiempo poderosa alta burguesía industrial catalana
 
No veamos, pues, a la popular Mercedes como a una persona más de a pie, sino como a alguien de abultados orígenes y de múltiples relaciones de peso con familias notables no solamente de Cataluña, sino también de Pamplona, Sevilla o Madrid. Familias opulentas y de fortuna que en su mayoría dieron un enorme apoyo a los Borbones de España durante su exilio en Portugal, pues su propio padre fue miembro del consejo privado del conde de Barcelona

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:10.0pt;”Times New Roman”,”serif”;}


El pasado 9 de julio, Juan Luis Galiacho informaba en este medio como hace unos meses la Autoridad Portuaria de Baleares remitió a los periodistas Lorenzo Milà y Mercedes Milà -presentadora del programa Gran Hermano que emite Tele5-, y a los cantantes Ana Belén y Víctor Manuel, sendos requerimientos de desalojo de las parcelas de La Solana, en el Puerto de Mahón (Menorca), que disfrutan ya desde hace más de dos décadas de una manera privilegiada. La orden de desalojo se producía “por ocupar sin título habitante bienes de dominio público portuario”, tras las respectivas sentencias de la Sala Tercera del Tribunal Supremo que daba la razón con rotundidad a la Autoridad Portuaria frente a los citados recurrentes vips, al afirmar que el interés general es “absolutamente preferente y además con grado máximo de intensidad”, máxime tratándose de una zona de dominio público marítimo.

Mercedes Milà sigue negándose a acatar la sentencia del Tribunal Supremo por creer poseer cierta amnistía que le concede licencias por encima del resto de vecinos que ya han entregado sus viviendas. “No me iré de Menorca se ponga como se ponga Autoritat Portuària”, aseguró la periodista catalana la semana pasada según informó ‘Última Hora Menorca’. En palabras de la presentadora de Mediaset “llevo muchísimos años de lucha continua” por lo que “lucharé hasta el final. Pienso hacer todo lo que la ley me permita”.

Una mujer de armas tomar

No hay duda de que la popular presentadora de televisión Mercedes Milá Mencos pasa por la vida pisando fuerte, pues no en vano es autora del libro “Lo que me sale del bolo” y día a día se crece en ese permiso que a algunos les parece envidiable y a otros una auténtica provocación. Hace tan sólo unos meses la periodista decidió no presentarse a la sucesión del condado de Montseny, que poseyó su padre el abogado don José Luis Milá Sagnier, facilitando con ello que la merced nobiliaria recayese en su hermano José Luis como continuador de esta estirpe de ennoblecimiento reciente (el título lo concedió don Alfonso XIII en 1926), pero de gran importancia y presencia en el seno de la en otro tiempo poderosa alta burguesía industrial catalana.

Y es que los Milá, todavía poseedores de una importante y valiosa finca familiar en la localidad barcelonesa de Esplugas de Llobregat, centro de las grandes reuniones familiares, hicieron fortuna y hasta encargaron al insigne Antoni Gaudi la construcción de ese noble edificio popularmente conocido como “La Pedrera” que se levanta en el Paseo de Gracia de Barcelona. Por ello casaron con las familias más insignes de Barcelona, haciendo de Mercedes la prima más cercana o más lejana de los Sentmenat (marqueses de Sentmenat), los Sagnier (marqueses de Ciutadilla y condes de Munter), los Vila San Juan, los Trías, los Bultó, los Bosch, o los Müller, todos ellos miembros de la gran sociedad catalana, y en tiempos más recientes hasta con familias de la nobleza española más rancia como los marqueses de Saavedra. Pero, además, por parte de su madre, Mercedes Mencos Bosch, la presentadora es nieta de los marqueses del Amparo y descendiente de varias de las más importantes familias nobles del reino de Navarra y también de aquel alcalde de Barcelona que fue Rómulo Bosch Alsina.

Una familia que ayudó a los Borbones de España

No veamos, pues, a la popular Mercedes como a una persona más de a pie, sino como a alguien de abultados orígenes y de múltiples relaciones de peso con familias notables no solamente de Cataluña, sino también de Pamplona, Sevilla o Madrid. Familias opulentas y de fortuna que en su mayoría dieron un enorme apoyo a los Borbones de España durante su exilio en Portugal, pues su propio padre fue miembro del consejo privado del conde de Barcelona.

A decir de quienes la conocen bien ya desde niña apuntaba maneras y a día de hoy es el gran personaje de su familia, sobre la cual ejerce un poder y una fascinación incuestionables que se perciben fácilmente cuando ella llega marcando impronta a las reuniones familiares en la finca de Esplugas, localidad en la que también radica la empresa “Herederos de Leopoldo Milá Sagnier”, su tío paterno, dedicada al sector de alquiler de maquinaria y de bienes de equipo. También suele ser asidua de los grandes encuentros de la extensa familia Mencos en Navarra, donde su carácter ocurrente, su fuerte personalidad y su versatilidad animan las reuniones. Propietaria de una librería restaurante en uno de los barrios nobles de Barcelona, no se prodiga por los clubes de sociedad de la ciudad condal (el Círculo del Liceo o el Círculo Ecuestre), y son pocos los miembros de las grandes familias de la nobleza y de la burguesía histórica catalanas que se sienten representados por ella por considerar que ha ido demasiado lejos en sus estentóreas manifestaciones de todo tipo en televisión, que se apartan de las sobrias maneras de la gente bien de Barcelona. Ciertamente a Mercedes Milá no le faltan las críticas entre sus pares por nacimiento, y tampoco cuenta con las simpatías de ese grupo social que es la nobleza histórica radicada en Madrid. Pero, ¿cómo no pisar fuerte cuando se procede de orígenes tan holgados y se está tan seguro de esa fortaleza que otorgan la sangre, los contactos y la fortuna? De ahí “Lo que me sale del bolo”.

Ricardo Mateos