Menú Portada
El encuentro se habría producido antes de asistir el rey emérito a la toma de posesión del nuevo presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez

La posible cacería secreta de don Juan Carlos I y Corinna zu Sayn- Wittgentstein-Sayn en Argentina

Marzo 1, 2015

Habría tenido lugar en alguna de las enormes haciendas de cientos de hectáreas dedicadas a la explotación para la caza de perdices, patos, palomas, gansos, venados y grandes ciervos de algún magnate argentino
Argentina, un país en el que la potente oligarquía de las provincias de la región pampiana, cercana a Buenos Aires, o de la Patagonia alpina en la que se caza el ciervo rojo, mantiene un enorme poder que también amordaza a la prensa
En la noche de hoy, las miradas estarán puestas en la reina doña Letizia a quien veremos por primera vez en su papel de reina consorte, y por tanto de primera dama del país, en la cena de gala que los reyes ofrecen en el palacio real al presidente de la República de Colombia, Juan Manuel Santos, y su esposa


Si el lunes pasado una sencilla reina doña Sofía (en traje de calle con un pequeño bolso al hombro) volvía a dejar una excelente imagen de si misma durante su visita a la Fundación Champalimaud de Lisboa (nos dicen desde allí que “habló en inglés y en castellano con científicos y técnicos derrochando un gran sentido del humor”), en la noche de hoy lunes las miradas estarán puestas en la reina doña Letizia a quien veremos por primera vez en su papel de reina consorte, y por tanto de primera dama del país, en la cena de gala que los reyes ofrecen en el palacio real al presidente de la República de Colombia, Juan Manuel Santos, y su esposa. Hace ya unos meses que desde el gabinete de prensa del palacio de la Zarzuela nos informaron de la intención de los reyes de retomar la vieja costumbre de las cenas de gala en palacio con ocasión de la visita de mandatarios extranjeros, tradición que había quedado en stand by por las limitaciones físicas de don Juan Carlos.

No sabemos si esta noche los reyes eméritos compartirán la cena con los reyes en ejercicio, pues quizá se prefiera no quitarles el lógico protagonismo, pero genera gran expectación si doña Letizia elegirá o no lucir por primera vez una de las grandes tiaras de la colección de joyas de la familia real española como la de flores de lis de diamantes de la casa Ansorena. Hasta el momento sólo la hemos visto lucir dos piezas menores, que ella sin duda prefiere por ser menos ostentosas, que son la diadema prusiana de brillantes con la que se casó y la otra un poco más vistosa de hojas de diamantes que el general Franco regaló a doña Sofía con ocasión de su boda y que ésta ha prestado en numerosas ocasiones a sus hijas.

La cacería secreta del rey emérito con Corinna

Entre tanto don Juan Carlos ha dejado también una buena impronta durante su estancia el sábado y el domingo pasados por Montevideo, donde se hospedó en el Hotel Four Points by Sheraton para asistir a la toma de posesión del nuevo presidente del país, Tabaré Vázquez, y visitar de paso la pequeña propiedad rural (la “chakra”) del presidente saliente, José Mújica, que declaró: “Hay una pequeña diferencia entre mi rancho y Zarzuela, donde yo estuve y fui tratado de maravillas”.

Pero más preocupantes son otras informaciones que nos llegan, de fuentes muy bien informadas, según las cuales antes de su llegada a Uruguay don Juan Carlos habría pasado por Argentina donde habría asistido a una cacería en compañía de Corinna zu Sayn-Wittgentstein-Sayn a quien todos creíamos estar ya completamente fuera de la esfera española. Un encuentro sin duda alguna muy difícil de confirmar dado que habría tenido lugar en alguna de las enormes haciendas de cientos de hectáreas dedicadas a la explotación para la caza de perdices, patos, palomas, gansos, venados y grandes ciervos de algún magnate argentino, en un país en el que la potente oligarquía de las provincias de la región pampiana, cercana a Buenos Aires, o de la Patagonia alpina en la que se caza el ciervo rojo, mantiene un enorme poder que también amordaza a la prensa.

Y un encuentro llamativo que se habría producido pocas semanas después del reciente viaje a don Juan Carlos a Arabia Saudí para evitar la paralización de las obras del AVE La Meca-Medina que benefician a una empresa española, y días después de que hayamos sabido por la prensa española que Corinna habría amasado una fortuna de 30 millones de euros durante sus diez años de vinculación con España, parte de la cual procedería de comisiones por la construcción de esa línea de Alta Velocidad.

El rey Alberto de Bélgica y su demanda de paternidad 

Y si don Juan Carlos y doña Sofía continúan, aunque de forma espaciada, con ciertas actividades oficiales representativas los reyes salientes de Bélgica, Alberto y Paola, prefieren una vida de jubilados permanentes muy alejada de la vida oficial. Conocidas son las sonoras quejas del rey Alberto por el grueso recorte en su lista civil tras su abdicación, y ahora él y la reina Paola han decidido modificar ante notario los términos de su contrato matrimonial para así proteger mejor el patrimonio de ambos. Se desconoce la naturaleza de las modificaciones introducidas en lo pactado en 1959, pero se piensa que se han introducido los cambios precisos para proteger al máximo al cónyuge que sobreviva al otro habida cuenta de la relación un tanto tensa que los reyes salientes mantienen con sus propios hijos que podrían generar reclamaciones inconvenientes.

Tanto Alberto como Paola poseen bienes (centros deportivos, inmuebles, despachos y hasta unos cines en Ixelles) tanto en Bélgica como en Francia y en Italia, y por otra parte se está a la espera de que los tribunales belgas se pronuncien sobre la demanda de paternidad que Delphine Boël tiene interpuesta al rey Alberto. Porque si en España la demanda de paternidad de Ingrid Sartiau a don Juan Carlos parece haber perdido fuelle en las últimas semanas con la oposición bien argumentada de los asesores legales del rey emérito, el caso belga parece tener muchos más visos de veracidad dada la certidumbre de la relación del rey con la madre de Delphine, y es bien posible que el rey Alberto tenga no solamente que compensar a esta supuesta hija sino también incluirla entre sus herederos recibiendo en el futuro un cuarto de su notable fortuna.

Ricardo Mateos