Menú Portada
Tras la estimación de la demanda presentada por el Cabildo Metropolitano de la Basílica del Pilar de Zaragoza

La polígrafa de Poly-Deluxe (Telecinco), Conchita Pérez Casorrán, continúa promocionando las Pulseras de la Virgen del Pilar pese a haber sido condenada a cesar en su fabricación y comercialización

Marzo 12, 2015

El Juzgado Mercantil número 2 de Zaragoza condenaba en 2012 a C.P.C. por infringir los derechos del Cabildo sobre una marca nacional y un dibujo industrial concretos
El recurso de la polígrafa solo ha conseguido que le sea retirada la condena al pago de costas del proceso judicial
En una ocasión, Pérez Casorrán aseguró que podría ganar más de 300.000 euros en un año mediante la venta de estas pulseras


Es Extraconfidencial.com un medio de comunicación sin complejos asentado en la verdad. Es Conchita Pérez Casorrán una de esas personas que afloran en la vida en sociedad, de recorrido público, expuesta a las veleidades de la televisión y que maneja un arte tan contemporáneo como poco conocido y por qué no, estrafalario: la poligrafía. La que ha sido, es y seguirá siendo la polígrafa preferida de la cadena Telecinco, de la productora La fábrica de la Tele y del presentador Jorge Javier Vázquez, fue, por todo ello, objeto de las noticias de este periódico en los albores de 2013. Por aquel entonces, ya advertimos desde estas páginas sobre las supuestas malas artes de C.P.C. (títulos falsos, denuncias por simular delitos o exámenes del polígrafo tergiversados). Pérez Casorrán -más conocida como La Churrera en el ámbito mediático-, decidió emprender una batalla legal en contra de este medio y que acabó con sus argumentos puestos en evidencia, así como la retirada de la demanda interpuesta por ella misma. Una querella que adolecía de ningún hecho sancionable sobre el que sostenerse.  

Ahora se extiende ante nosotros un nuevo episodio. El Cabildo Metropolitano de la Basílica del Pilar de Zaragoza denunció hace años a Conchita Pérez Casorrán por la utilización de un diseño industrial registrado en unas “Pulseras de la Virgen” que C.P.C. promocionaba a través del gancho de un cuantioso donativo solidario que le ocasionaba a la polígrafa el consiguiente lucro. Más concretamente, se trata de unas cintas basadas en la “Medida de Nuestra Señora del Pilar”. Las “Cintas de la Medida de Nuestra Señora del Pilar” son unas cintas de seda en las que se representa, mediante grabado impreso, la medida real de la altura de la Virgen venerada en el Camarín de la Basílica del Pilar, alrededor de 36,5 centímetros.

Las Cintas de la discordia

El conflicto entre Cabildo y polígrafa se reduce a que la segunda realizaba estas operaciones sin el beneplácito ni consentimiento de la primera. Pese a haber asegurado Pérez Casorrán que posee las aprobaciones de la Oficina Española de Patentes y Marcas y su abogado, que tiene todos los permisos y que va a seguir vendiendo estas pulseras a través de su página web, la sentencia del Juzgado Mercantil número 2 de Zaragoza no deja lugar a la duda. El fallo al que ha podido acceder Extraconfidencial.com estimaba en 2012 la demanda impuesta por el Cabildo Metropolitano de Zaragoza declarando que “la fabricación y comercialización por la demandada de los productos -pulsera y llaveros- incorporando” la marca nacional mixta “Medida de Nuestra Señora del Pilar” y el dibujo Industrial “suponen una infracción” de los derechos del Cabildo sobre dicha marca y dicho dibujo.

Por ello, el Tribunal condenaba a Conchita Pérez Casorrán a “cesar en la fabricación, comercialización o cualquier otro acto de explotación” de cualquier producto que utilice la marca y el dibujo en cuestión, a la “cesión con fines humanitarios de las unidades de los productos ya fabricados”, a “retirar del mercado toda la publicidad de los productos” y a “pagar las costas de este procedimiento”, entre otras.

Un recurso fútil

A pesar de haber recurrido, la polígrafa más famosa de Sálvame Deluxe tan solo consiguió que la Sección 5ª de la Audiencia Provincial de Zaragoza revocara parcialmente la sentencia anterior, precisamente en una nimiedad: dejaba sin efecto la condena en costas. Fuentes cercanas al caso aseguran que Pérez Casorrán habría recurrido de nuevo ante el Tribunal Supremo en un movimiento de fichas que tan solo significaría una estratagema “para ganar tiempo y que la noticia de la condena no salpique su trayectoria televisiva”.

Tres años después de la primera sentencia parece que Conchita Pérez Casorrán sigue el camino díscolo de la desobediencia y hace caso omiso a los fallos judiciales. En su página web, artedevoto.com, todavía se pueden ver publicitadas las pulseras, así como la posibilidad de su compra. A esto hay que añadirle varios anuncios a través de redes sociales, así como videos promocionales en la plataforma Youtube.

Además habría que preguntarle a la polígrafa qué ha hecho con los más de 300.000 euros que, en alguna ocasión, estimó que podría ganar en un año, además de haberle presentado al Cabildo un proyecto para invertir estas ganancias en las reparaciones del Templo, al que nunca respondieron, según la demandada. 

Fue François Marie Arouet, mundialmente conocido como Voltaire, un hombre que se caracterizaba por proferir verdades como puños amparadas por el incuestionable peso de la razón. Por ello brilló como ilustrado del movimiento del siglo XVIII y por ello proclamó sentencias como: “El tiempo es justiciero y pone a cada uno en su lugar”. Pues eso.