Menú Portada
Según un Informe de Fiscalización realizado por la Cámara de Comptos de Navarra

La Policía Foral de Navarra aumentó sus gastos en seguridad ciudadana en un 85% entre 2004 y 2013, a pesar de las quejas de los sindicatos por la supuesta falta de efectivos

Diciembre 16, 2014

En 2013, los gastos ascendieron hasta un total de más de 50 millones de euros mientras que los ingresos solo alcanzaron unos pírricos 94.271 euros
Mientras que en Cataluña tocan a 219 habitantes por cada Mosso d’ Esquadra, en Navarra cada Policía Foral debe atender a 150 habitantes
Comparando la retribución de 45 personas que trabajan en las unidades organizativas de la Policía Foral con la que resultaría si este personal perteneciera a la Administración de la Comunidad Foral, la diferencia estriba en casi 200.000 euros


La Policía Foral de Navarra se tambalea. Su futuro no parece nada claro, después de un verano inquieto en el que el Comité de Personal que agrupa a los sindicatos del Cuerpo ha emprendido una serie de denuncias que se centran en una supuesta campaña en contra de la que debe ser “la fuerza de seguridad integral y de referencia de la Comunidad”. Mientras tanto el Gobierno Foral de una más que discutida Yolanda Barcina, defiende que no ha emprendido ninguna estrategia de desmantelamiento del Cuerpo. La falta de recursos, desde el parque de vehículos antiguo a la falta de vestuario, de personal y de una apuesta clara del Gobierno son algunas de las reclamaciones más escuchadas desde el colectivo policial, pero, ¿son todas ellas ciertas? Una de las más repetitivas es la relativa a la falta de efectivos que imposibilita a la entidad convertirse en una Policía integral.  

A la vista del Informe de Fiscalización de la Policía Foral realizado por la Cámara de Comptos de Navarra, entre 2004 y 2013 los gastos destinados a la seguridad ciudadana “han aumentado un 85% debido al incremento de agentes en plantilla y por lo tanto de los gastos de personal”. Tanto es así, que en el último ejercicio de 2013, los gastos ascendieron hasta un total de más de 50 millones de euros (50.671.540 euros), mientras que los ingresos solo alcanzaron unos pírricos 94.271 euros.

Sistema de provisión de destinos y jefaturas

Es necesario recordar que, además del incremento de agentes, Navarra es una de las Comunidades Autónomas con Cuerpo de Policía propio que cuenta con más agentes por habitante. Por ejemplo, mientras que en Cataluña tocan a 219 habitantes por cada Mosso d’ Esquadra, en Navarra cada Policía Foral debe atender a 150 habitantes, un registro solo mejorado por el País Vasco, donde cada Ertzaintza vigila a 145 habitantes. Por si todo esto fuera poco, la supuesta falta de efectivos queda rebatida con la evolución de las horas extra realizadas por la Policía Foral. Las horas extraordinarias realizadas en 2013 alcanzaron las 28.542 (26 por agente) mostrando un descenso significativo del 60% respecto a 2012. 

La normativa aplicable establece que la provisión de destinos de los empleos de comisario principal, comisario, inspector, subinspector, cabo y policía se realice mediante el sistema de concurso o concurso específico. Sin embargo, “se utiliza el sistema de libre designación de forma generalizada para el nombramiento de jefaturas a pesar de lo especificado en la normativa”. Además, “las plazas vacantes no indican el sistema de provisión”“existe una problemática de acceso a los distintos empleos y una falta de regulación de las funciones de los mismos, que provoca que muchos se cubran de forma interina, y en algunos casos, sin seguir el procedimiento de concurso de ascenso recogido en la normativa”. Todo ello representa claro menoscabo del sistema público de concurso, de la libre concurrencia y de la igualdad de oportunidades.

Diferencias salariales insalvables con sus homólogos autonómicos

Según la Cámara de Comptos, “existen diferencias significativas entre el complemento de puesto de trabajo en la categoría profesional de Agente de Policía Foral, Cabo y Subinspector, en función de la unidad organizativa en la que se prestan los servicios”. Así, el porcentaje de los complementos recibidos pueden ir del 9% hasta el 58% en el caso de los Agentes de la Policía Foral, del 22 al 65% en el caso de los cabos y del 12 al 53% en el caso de subinspectores.

La desigualdad en la distribución de los jornales se ve claramente en las unidades organizativas de gestión administrativa y de recursos humanos de la Policía Foral de Navarra. Comparando la retribución de 45 personas que trabajan en estas unidades organizativas con la que resultaría si este personal fuera de carácter administrativo y perteneciera a la Administración de la Comunidad Foral de Navarra, la diferencia estriba en casi 200.000 euros (195.710 euros), a favor de los agentes de la Policía Foral de Navarra. Un auténtico despropósito para sus homólogos autonómicos.

El descontento ciudadano y de los propios trabajadores queda reflejado en los 321 recursos interpuestos en el periodo 2011-2013, “relacionados fundamentalmente con las horas extraordinarias y las convocatorias de oferta pública de empleo”.