Menú Portada
Aunque no sea Mateo Alemany la cabeza visible, el grupo opositor a Villar sigue adelante

La “Plataforma Federación de todos” acudirá a las elecciones de la RFEF

Septiembre 22, 2008

La “Plataforma Federación de todos”, la oposición a la gestión de Angel María Villar en la Federación Española de Fútbol (RFEF), acudirá a las elecciones que se celebrarán a la presidencia federativa el próximo mes de noviembre. Pese a que Mateo Alemany, hasta ahora su cabeza visible, haya anunciado su retirada de la contienda electoral, otro miembro de la Plataforma, posiblemente Carmelo Zubiaur, presentará su candidatura cuando el CSD dé el visto bueno al reglamento electoral.

pq_596_czu.jpg

Cuando todo parecía indicar que la “Plataforma Federación de todos” estaba más cerca de la disolución que de cualquier otra cosa, la facción del fútbol español que no comulga con la gestión de Angel María Villar no está dispuesta a arrojar la toalla y aunque hasta dentro de unos días no se anuncie de forma oficial, podemos adelantarles que un miembro de esta asociación estará en los comicios federativos. Parten de la idea de que Villar se ha encargado de dejarlo todo muy bien atado, con la ayuda imprescindible del secretario de Estado Jaime Lissavetzky, y que será muy complicado obtener el apoyo suficiente en las urnas, pero al menos lograrán una cosa, que la RFEF tenga que presentar una normativa electoral conforme a la ley española, cosa que no hubiera ocurrido en caso contrario.
Carmelo Zubiaur, vicepresidente de la Fundación El Larguero, ha asumido el papel dejado por Mateo Alemamy, quien se cansó de tanta trampa y obstáculos. Zubiaur, en un intento de acercar posturas con el actual presidente Villar, se reunió hace ocho días con él durante más de cuatro horas, tiempo en el que trató de explicar al actual presidente las razones que le llevarían a las elecciones y que si el de Bilbao corregía estaría dispuesto a integrarse en una candidatura de consenso. Las preocupaciones transmitidas por Carmelo a Villar fueron la situación económico y financiera de la RFEF, la pérdida del patrimonio y la consiguiente entrada en quiebra de la propia Federación, y la continuidad del vicepresidente Juan Antonio Padrón, imputado –igual que Villar- en varios delitos relacionados con su cargo federativo.
Villar negó la existencia de los tres problemas y en consecuencia no hubo posibilidad de llegar a ningún tipo de acuerdo. Cumplido este paso, los hombres de la Plataforma ya han dado muestras al secretario de Estado de que su intención no es la de desalojar a Angel María Villar por capricho sino por razones éticas y de higiene democrática. Si no hay una candidatura única será porque Villar no está dispuesto a admitir errores y corregir nada.

Villar no cede en nada

En palabras de Carmelo Zubiaur, “Villar no cede en nada, no reconoce ninguno de los problemas existentes. La Federación está en quiebra tras la inscripción de la Ciudad del Fútbol a nombre del Ayuntamiento de Las Rozas y Angel habla de que podría reclamar una indemnización al ayuntamiento. Y en el caso de Padrón dice que pone la mano en el fuego por él”. En consecuencia, el señor Villar está dispuesto a mantener la misma estructura y su mismo equipo colaborador, ajeno a las demandas, ajeno a las consecuencias de la pérdida del patrimonio y tildando de forma despectiva a todos los que le hacen oposición. Por cierto, ya recordarán por haberlo leído en estas páginas que el CSD tendrá que reclamar las subvenciones utilizadas para construir esa sede ahora propiedad de Las Rozas, porque su destino era una sede propiedad federativa y ahora lo es municipal. A este respecto Angel Villar culpa al CSD porque en su día no se personó en la causa y por tanto entiende que no defendió sus intereses. (Sic)
Zubiaur quiere llegar a la presidencia de la RFEF para “imponer una forma diferente de gestionar el fútbol, respetar a todos, generar nuevos ingresos, que haya más licencias, más instalaciones, más formadores, más educadores, más atención médica… Antes de reunirme con Angel Villar ya sabía que era utópico tratar de alcanzar ningún acuerdo porque es un hombre enrocado, que no admite ni el diálogo. Eso también queremos corregirlo en la Federación”. ¿Otra utopía?