Menú Portada
Suministra gasóleo de baja calidad y pone en peligro a embarcaciones en alta mar

La picaresca fraudulenta de British Petroleum

Noviembre 30, 2010
pq_922_gibraltar.jpg

Tras siglos de presencia en España, y sin obviar que aún sigue existiendo, la picaresca ha encontrado cobijo en Gibraltar. Una picaresca que pone en grave peligro a las embarcaciones de recreo. Brithis Petroleum (BP), dispone de una gasolinera para yates de toda eslora junto a los distribuidores de otras marcas comerciales como Shell o Cepsa. La práctica de la que ha tenido conocimiento este periódico solo se le puede imputar a BP, por desconocer el modo de proceder del resto.

El precio del gasoil en todas ellas es libre y negociable, dependiendo del criterio del empleado, de la cantidad a suministrar y del margen de beneficio que quiera ingresar. Como es obligado en España, y parece que también en Gibraltar para las gasolineras de vehículos, el precio de cada uno de los gasóleos y gasolineras ha de aparecer visible. Esto no ocurre en las gasolineras náuticas de Gibraltar. Por tanto, si se carece de conocimiento previo a la elección de una u otra depende de lo insistente o simpático que resulte el empleado que invita a abarloar en la suya.

Es en ese momento cuando la picaresca entra en acción. El gasóleo que te suministran no es el limpio y tamizado procedente de la refinería de Algeciras, tal y como aseguran, si no que procede, bien de las gasolineras flotantes o barcos nodrizas que fondean en aguas de Gibraltar y que por pocos céntimos el litro venden un producto elaborado en refinerías de algún país africano; o bien del gasóleo normal de la refinería al que incluyen los deshechos del refinado del Plus.

Cuando se le preguntó por su calidad, el empleado de BP aseguró que todas las gasolineras de la Bahía de Algeciras y de la Costa del Sol, incluyendo las de Gibraltar, se suministran del mismo gasóleo, del que se refina en la planta de Algeciras. Las marcas incluyen, después, los aditivos de cada una de ellas, compuestos de cetanos, azufres, etc…

Diesel de segunda a precio de primera

Sin embargo, un gasóleo de escasa calidad y poca pureza, por el que no se pagaría más de 40 céntimos, BP lo vende como si fuera diesel normal a un precio de 78 céntimos el litro.

La estafa picaresca es clara. Pero el problema no es tanto el perjuicio económico ni el que se causa al motor de las embarcaciones, sino el peligro al que se exponen éstas cuando ponen rumbo al Atlántico o al Mediterráneo y se encuentran en alta mar con el motor detenido y al pairo.

Según ha explicado a este periódico el propietario de un velero de 17 metros que el pasado martes 16 repostó en la gasolinera de BP en Gibraltar, cuando se encontraba navegando en dirección a Madeira, en medio de un temporal con vientos de más de 25 nudos y con olas de cinco y seis metros, se paró el motor debido a que los filtros de gasóleo estaban obstruidos por un polvo negro que lo cubría todo. Sin propulsión mecánica, gobernando la embarcación con velas de pequeño tamaño, tuvo que cambiar el filtro.

Esta operación la realizó hasta en cinco ocasiones después de verse obligado por las condiciones climáticas a cambiar de rumbo y enfilar hacia Lanzarote. La suerte, según comentó Jesse Maxwell, es que en el barco llevara los filtros de recambio para poder sustituirlos. En caso contrario se hubiera quedado sin motor, con las dramáticas consecuencias que ello puede conllevar y el riesgo para las vidas de sus ocupantes.

Y todo por la avara picaresca de la estación de BP en el Puerto de Gibraltar. Gasolinera de “Nelson Bunkering, Coach &Yacht Station. BP Dealers”.