Menú Portada
La frases de la semana a cargo de Lopera, Juande, Rijkaard, Puyol, Mijatovic y el alemán

La penúltima torpeza de Schuster: “¿El árbitro es catalán? No hay más que decir”

Noviembre 7, 2007

La semana es corta por aquello de la festividad de la Almudena en la capital, pero ha dado para mucho. Una vez más se ha llevado el premio gordo Bernd Schuster. La enésima metedura de pata del alemán, como si estuviera reñido con el mundo. No hace tanto que les anticipamos que no iba a acabar bien en el Madrid y nos reiteramos en ello. Schuster, en español, quiere decir ´zapatero´. Pues A tus zapatos, Bernardo.

pq__SCHUSTER11.jpg

Aviso a navegantes. Cuando los árbitros la toman con alguien, bien sea jugador, técnico o equipo, que se vaya preparando porque ese estamento se las gasta de a kilo. Si no, que se lo pregunten a Fernando Vázquez, ex de Celta, Betis, Compos y unos cuantos equipos más, ahora pasando los lunes al sol. ¿Qué equipo le va a fichar cuando los del pito le tienen puesta una vela negra de las de la Bruja Lola. Pues a Bernardo Schuster ya le han encargado un cirio de color morado. Hasta que lo doblen.

Pero es que el alemán se lo ha buscado el solito. Y no viene de ahora, que ha tocado techo. No, él es muy echado para adelante y cuando entrenaba al Xerez ya abrió la boca, cuando estuvo en el Levante enseñó el colmillo y en el Getafe dio las primeras dentelladas. Ahora ya busca la yugular como ´amo de la manada´ que se cree. Lo que ocurre es que tiene la misma credibilidad que Pepito Yonohesido. Cuando medraba para llegar a un grande decía que los árbitros siempre favorecían a los grandes, y ahora que lo es él, ha cambiado el discurso. La frase, tras el Sevilla, 2; Real Madrid, 0 del sábado: “¿De dónde era el árbitro? ¿Catalán? No hay más que decir“. Encima de bocas, tonto. Porque éste mismo ´catalán´ fue el que le regaló los tres puntos al Real Madrid en el peor arbitraje de la temporada ante el Almería, un partido que acabó 3-1 y las imágenes de la tele demostraron que el resultado correcto era un 1-3.
Pero encima de bocazas es mentiroso y cobarde. Al día siguiente de los hechos: “Lo que se ha montado no es un problema mío. No vas a encontrar ni una sola frase en contra del árbitro. No he dicho que la derrota sea culpa suya. Una cosa es la imaginación vuestra y otra lo que he dicho yo“. Sí, y los demás, idiotas. Seguro que cuando le metan el puro dirá que es que no sabía que en castellano el dar a entender algo es lo mismo que decirlo. De momento el Comité Catalán de Árbitros ha solicitado a la Comisión Antiviolencia que intervenga y estudie las declaraciones del entrenador del Real Madrid, por si procede la sanción. Que procederá.
En el Madrid se huelen la tostada y sabiendo como las gastan los del pito, el director deportivo Pedja Mijatovic -otro claro ejemplo de ´enbocacerradanoentranmoscas´- ha salido a echar un capote a su rubio teutón: “Hay que dejar aparte lo que está pasando porque cada palabra se le mide tres veces y así es muy complicado. Tanto Bernd como yo queremos decir algo, pero en ocasiones por el idioma no podemos expresarnos como el resto. Deberíamos aflojar esta situación“. Sí machote, en veinte años no ha aprendido español. Pues nada, ponedle intérprete.

Ronaldinho habló con las manos y los pies

Schuster podría aprender de Ronaldinho, al que le ha breado la prensa en los últimos meses y ha aguantado estóicamente. Que si bebe, que si no entrena, que si se pasa las noches de juerga, que si está gordo, que si se quiere ir del Barça, que si no se habla con el entrenador… Ha callado, no ha respondido a nada, ha seguido entrenando, jugando y el domingo pasado, dos goles al Betis. Primero habló con los pies y luego, en la dedicatoria, con las manos, haciendo mímica: “Bla, bla, bla, bla, bla“. Y todos a callar. Como decía un aficionada culé, “Dinho no estaba muerto, que estaba de parranda“.

Y sus compañeros lo celebran porque saben que con el brasileño en acción las cosas serán más fáciles para todos. Carlos Puyol así lo decía: “Ronaldinho es importantísimo para nosotros. Es una buena noticia que haya vuelto, porque lo necesitamos, y lo importante es que está teniendo una buena actitud, tanto en los entrenamientos como el campo, y después de eso, las cosas le acabarán saliendo, porque es el mejor del mundo“. Puyol cree que Ronnie ha tenido que soportar no sólo las críticas constructivas, sino también “las que van a hacer daño“, como las que hablan sobre su vida privada: “Nosotros somos futbolistas y se nos tiene que juzgar por lo que hacemos en el terreno de juego“.
Y en la misma línea se pronunció el técnico Frank Rijkaard: “Ronnie está mejorando poco a poco y eso se nota inmediatamente en el equipo. Es fundamental, un gran talento que aporta felicidad, alegría y esas sensaciones de las que el público se siente orgulloso“. Ya saben, la chispa de la vida.


Y en Sevilla, siempre de feria

Vida lo que se dice vida es lo que se le está escapando al accionista mayoritario del Real Betis, Manuel Ruiz de Lopera y Avalos. Esta semana ha salido un nuevo auto judicial en el que se dice que Lopera utilizó al Betis para sufragar a otra de sus empresas. Lo dice en una de los otrosi, no en el de la sentencia que ahora se hace pública. Por las fechas de los hechos, 1993-94, y sin saber nada del tema -palabrita de niño bueno-, me parece que las referencias judiciales van por unas cantidades ´desaparecidas´ como deuda del club para que el capital social con el que se debía convertir el Betis en SAD no llegara a los 2.000 millones de pesetas que hubiesen supuesto la desaparición de la entidad, y que años después el que las ´quitó´ en lugar de hacerlas florecer -¿se acuerdan de lo que hizo Jesús Gil en el Atlético Madrid?- las cobró de aquella manera. Pero claro, vete tu a saber qué fue lo que pasó el año de marras, al margen de llevar prescrito como delito más de diez años.
Pero con esas y con que el equipo va caminito de Segunda si un Riquelme no lo remedia, ya han aparecido compradores de la entidad vediblanca. El Marca se ha empeñado en que hay uno, pero de los de boquilla. El dueño de la accionista mayoritaria tampoco se ha quedado corto a la hora de largar su farol: “La única oferta formal que tengo es de un grupo de Qatar de 125 millones euros, pero la he rechazado porque no puedo poner el Betis en manos de una gente de fuera“. Mire usted, don Manuel, por 125 millones de euros le vende a los árabes el Betis, la Giralda y a su señora esposa si no queda más remedio. Y ahora más que nunca, ´vira er Betis manque pierda´. Aunque queden ya sólo seis meses para estar en Primera, al ritmo que va el equipo.
Y esos meses son los que ha dicho Juande Ramos, el ex técnico del Sevilla, que le quedaban en el equipo hispalense en caso de no haberse marchado antes a Londres: “Me quedaban como mucho seis meses para marcharme del Sevilla“. Antes de que le echaran, se entiende. Este año la feria de Sevilla va a durar todo el año.