Menú Portada
Riesgos de combustión y asfixia entre otros

La Organización de Consumidores FUCI alerta sobre el peligro de los disfraces económicos de Halloween

Octubre 29, 2012
pq_885_Costumes.jpg

De ser conocida sólo por películas o series de televisión de Estados Unidos, la fiesta de Halloween ha dado su salto en España con fuerza, creciendo desde en los colegios hasta en fiestas para los más mayores. Pero en esta época de crisis, también crecen los riesgos y por ello, la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI) ha elaborado una serie de recomendaciones sobre la compra de disfraces de Halloween, alertando a los consumidores sobre los inconvenientes que puede traer aparejados la compra de disfraces y complementos en tiendas de descuento.
FUCI pretende concienciar sobre los numerosos incumplimientos que se detectan año tras año en los disfraces y accesorios analizados en este tipo de comercios. Una gran cantidad de éstos incumplen los requisitos legales sobre combustibilidad, tienen orificios insuficientes para la nariz o la boca y pueden provocar asfixia, o contienen elementos tóxicos.

Gustavo Samayoa
, presidente de la Federación de Consumidores y Usuarios, declara que “se detectan problemas de seguridad en el 90% de las prendas. Los padres debemos ser conscientes que unos trajes que se han de poner sobre la piel deben cumplir unas garantías mínimas de seguridad. Por ejemplo, se ha de observar que no contengan plomo o ftalatos (compuestos químicos para aumentar la flexibilidad de los plásticos)”.
Desde la FUCI, se pide extremar las precauciones en el momento de compra y hace un llamamiento para que antes de decidirse por una prenda u otra se sigan las siguientes recomendaciones:
– Los disfraces para niños se consideran como un juguete por lo que han de cumplir los requisitos de seguridad que marca la normativa e incluir en su etiqueta la marca CE, la edad recomendada, las advertencias en su utilización y los datos de identificación del fabricante del producto.
– Antes de comprar un artículo debe observar que éste no contenga piezas pequeñas que se puedan desprender y ser ingeridas por un menor, que no contenga puntas o bordes cortantes, que las máscaras tengan una ventilación adecuada y que los disfraces carezcan de cordeles y/o cordones en la zona del cuello.
– Los disfraces, pelucas y máscaras deben estar hechos con materiales no inflamables o de baja combustibilidad. Para evitar quemaduras en los disfraces (no olvidemos que muchos de ellos arden con facilidad) conviene mantenerse alejado de fuentes de calor: estufas, mecheros, cigarros, petardos, fuegos artificiales, etc.
– En los disfraces para adultos, el etiquetado debe ser como el de la ropa normal y en castellano. Lea detenidamente las etiquetas, las instrucciones de uso y las características del producto.