Menú Portada
Considera "alarmante" el desempleo juvenil

La OCDE avisa de que el elevado paro de larga duración en España puede aumentar el estructural

Julio 16, 2013
pq_937_Fatima-Bañez-Mariano-RajoyOK.jpg

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha advertido del riesgo de que el elevado número de parados de larga duración que existe en España puede provocar que parte del incremento cíclico del desempleo se convierta en estructural, según recoge en la edición de 2013 de su informe ´Perspectivas de Empleo´.

La OCDE subraya que el desempleo de larga duración (12 meses o más) como porcentaje del desempleo total ha aumentado en España del 19,1% en el cuarto trimestre de 2007 al 47% en el cuarto trimestre de 2012.

“Este enorme incremento es un motivo de preocupación, dado que será más difícil para estos desempleados volver a encontrar trabajo, ya que pueden depreciarse sus habilidades y perder motivación, conllevando un incremento en el desempleo estructural que será difícil de deshacer”, alerta.

En este sentido, la organización dirigida por Ángel Gurría recalca además que el número de trabajadores que desistieron a buscar un empleo también ha aumentado después de un período prolongado con una alta tasa de desempleo.

La OCDE señala que la tasa de desempleo en España es la segunda más alta de la organización (26,9% en mayo), sólo superada por Grecia (27%) y muy por

encima de la media de la OCDE (8%), y, según sus previsiones, está previsto que permanezca en ese nivel elevado hasta finales de 2014.

“Alarmante” desempleo juvenil

En concreto, incide en que el número de desempleados en España ha aumentado en más de cuatro millones desde el inicio de la crisis en 2007. Además, alerta de que el desempleo juvenil ha alcanzado cifras “alarmantes” y avisa de que si mantienen en estos niveles “pone en riesgo sus perspectivas de carrera laboral en el largo plazo”.

En esta línea, añade que la proporción de jóvenes que trabajan en España se ha reducido 21 puntos porcentuales desde el inicio de la crisis, cinco veces más que en la media de la OCDE.

Sin embargo, apunta que, aunque parte de este descenso ha ido acompañado de un incremento en las matriculaciones en estudios y formación, la proporción de jóvenes que ni estudian ni trabajan se incrementó en 7 puntos porcentuales.

“La juventud en esta situación es particularmente vulnerable a que esta situación prolongada de desempleo o inactividad afecte negativamente toda su vida laboral futura”, remarca la OCDE, que añade que la disminución de empleo juvenil ha afectado más a los hombres que a las mujeres, y en particular a los de baja cualificación.

Menos rigidez

Por otro lado, la organización subraya que la reforma laboral llevada a cabo por el Gobierno español ha reducido “de forma significativa” la rigidez de la legislación laboral del país, alineándola al promedio en la OCDE con respecto a la protección de los trabajadores con contrato indefinido contra un despido individual y colectivo.

“La reforma española, al igual como otras reformas de la legislación de protección laboral llevadas a cabo en Grecia, Portugal, la República Eslovaca, Estonia, Italia y Eslovenia, debería aumentar la movilidad laboral y estimular la productividad laboral y la creación de empleo cuando se recupere el crecimiento económico”, asegura.