Menú Portada
El adonis polaco de la belleza será un segurata en la secuela de "Yo soy Bea"

La Obregón montó en cólera cuando se enteró de lo nuevo de Darek

Junio 19, 2008

Tras sesgar su romance con la actriz Ana Obregón, el polaco Darek será uno de los protagonistas de la nueva serie de Telecinco.

pq_547_darek1.jpg

Volar sin Ana García Obregón está consiguiendo que Darek crezca a nivel profesional tanto como él deseaba. Pese a que ya le habían ofrecido intervenir en diversas series de televisión, lo cierto es que el contrato que acaba de firmar para ser uno de los protagonistas de Bulevar 21, la secuela de Yo soy Bea, le ha pintado una sonrisa en su rostro que parece perenne. Quién sabe si porque a Anita Obregón se le truncó la mañana en la que recibió la llamada de uno de sus mejores amigos para informarle que su ex iba a formar parte de un serial de éxito. Y no a hacer sólo un cameo como ella. Dicen que su cara se volvió pálida y que no pudo pronunciar palabra.
 
Pese a que se ha especulado mucho sobre el pasado de Darek, lo cierto es que sus anteriores trabajos son todo un secreto. Muy pocos son los que saben que Dariusz habla ocho idiomas; que estudió dietética, nutrición y educación física; que es aficionado a la cocina asiática y que se declara amante del deporte. Pese a que sólo se ha ventilado su pasado como modelo, lo cierto es que el currículo profesional del ardiente polaco, que recientemente ha cumplido veintisiete años, es algo más extenso. Hace algunos años decidió crear, junto a un amigo, una empresa dedicada únicamente a la telefonía móvil en Polonia. Un negocio poco o nada fructífero, al que terminó renunciando por razones económicas. Fue entonces cuando optó por sacar partido a su trabajada anatomía, especializándose en culturismo y body fitness. Quienes coincidieron con él todavía recuerdan su tesón y superación en el terreno deportivo. Su esfuerzo tuvo recompensa, pues hasta en tres ocasiones Dariusz consiguió medallas de oro y plata en campeonatos nacionales e internacionales. Tamaño éxito le ayudó para conducir un reality show protagonizado por esbeltos maniquíes que luchaban por hacerse un hueco en el mundo de la televisión polaca. Su incursión en los medios de comunicación se vio finalizada cuando decidió viajar a París, donde vivió durante tres meses, justo antes de instalarse en España, donde desempeñó actividades como gogó y bailarín.
 
Por Saúl Ortiz
saul@extraconfidencial.com