Menú Portada
EXCLUSIVA
Tras 15 años de prisión, el ex director de la Guardia civil retoma la libertad, con un informe psiquiátrico nada halagüeño, al que ha tenido acceso extraconfidencial.com

La nueva vida de Luis Roldan tras salir de prisión: humor depresivo, pérdida de interés y abandono de actividades placenteras y ansiedad

Marzo 18, 2010

Su salud, según Instituciones Penitenciarias, deja mucho que desear: “rinitis alérgica, micro cataratas, ansiedad, depresión, dispepsia ulcerosa, hipertensión arterial, temblor en la mano izquierda…”

A pesar de que el informe psiquiátrico detecta una inapetencia sexual, Roldan  se ha casado de nuevo con una chica mucho más joven que él


El ex director de la Guardia Civil, Luis Roldan Ibáñez, comenzara una vida a partir del día 19 de marzo, en el que cumplirá su condena cifrada inicialmente en 34 años, pero que con las remisiones y el Código Penal se han convertido en 10 años en la prisión abulense de Brieva y 5 años en un régimen de semilibertad, durmiendo en la antigua cárcel zaragozana de Torrero, hoy convertida en Centro de Inserción Social.

Nadie sabe cuál ha sido el paradero de los más de 9 millones de euros extraídos al erario público español, de los cuales sólo se han logrado recaudar aproximadamente 1,5 millones, pero lo que nadie sabe es que Luis Roldan sale de estos 15 años penitenciarios con una ficha psiquiátrica nada halagüeña, según los informes médicos a los cuales ha tenido acceso extraconfidencial.com

Según el informe médico de Instituciones Penitenciarias, al que ha tenido acceso extraconfidencial.com en exclusiva, Luis Roldan padece “hipertensión arterial, rinitis alérgica, dispepsia ulcerosa, fractura de cabeza radial izquierda y ansiedad y depresión”.

Crisis agudas

En abril de 1998 sufrió por una caída lo que le ocasionó una fractura radial izquierda, que requirió inmovilización durante tres semanas y posterior tratamiento rehabilitador. También durante sus primeros meses de ingreso en la prisión de Brieva (Ávila), necesitó tratamiento hipnótico. Fue en 1996 cuando comenzó con sintomatología depresiva, que requirió de largos períodos de tratamiento antidepresivo que desde el año 2000 se hizo continuado, presentando desde esas fechas periódicas crisis agudas de disminución de estado de ánimo, tristeza, ansiedad e insomnio. Esto hizo que fuera seguido en consultas externas de psiquiatría, diagnosticándole los médicos del Hospital Psiquiátrico de Ávila un cuadro ansioso-depresivo reactivo a su situación vital actual”.

Durante sus 15 años en prisión ha sufrido frecuentes infecciones de vías respiratorias altas, sobre todo, rinitis agudas. Ya en su infancia padeció de rinitis alérgica y nefritis. Así mismo, ha sido tratado con antagonistas-H2 y antiácidos por padecer dispepsia ulcerosa. Y también presenta un temblor fino de reposo, especialmente marcado en extremidad superior izquierda. En su día los médicos de Unidad de Salud Mental de la Junta de Castilla y León le diagnosticaron “trastorno mixto ansioso-depresivo F.41.2”, y le obligaron a un lavado intestinal de 10 días.

Alterado, depresivo, apático…

El informe psiquiátrico de Roldan afirma que “en la esfera de la afectividad se encuentra un estado afectivo alterado, humor depresivo, refiere anhedonia; es decir, perdida de interés y abandono de actividades placenteras, junto con apatía, tono emocional anodino asociado con desinterés e indiferencia”. El informe, en su apartado de Resultados en Hamilton Depresión, indica que en sus “Síntomas Genitales: tiene perdida completa de apetito sexual”.

 No obstante, Luis Roldan se ha casado de nuevo con una chica mucho más joven que él. Ha roto su relación su segunda mujer, la doctora chilena-gallega Blanca Rodríguez Porto, con la que tiene dos hijos, uno de 16 años y otro de 12. Además de su primer matrimonio con Ángeles Cimorra, tuvo dos hijos: Luis Javier, economista que hoy en día ayuda la manutención de su padre, e Ignacio, que falleció en un accidente de tráfico en 1998. Entre medias mantuvo una relación muy comentada por el gran desfalco que ocasionó a las arcas de la Guardia Civil, con Elisa Rodríguez, de la que no nació ningún vástago.

Hoy, Luis Roldan ha adquirido de nuevo su carta de libertad tras pasar 10 años encarcelado en la prisión de Brieva (Ávila) y los últimos cinco años durmiendo en la antigua cárcel zaragozana de Torrero, en un régimen de semi libertad, ya que podía ir de viernes a domingo a dormir a la antigua casa de sus padres, que hoy en día é es dueño, en la Avenida Tenor Fleta, en el centro de la capital maña. Sus últimos años los ha paso durante el día vendiendo seguros. Actualmente es un jubilado con 66 años, ya que cumplirá 67 en agosto próximo.

En busca del dinero perdido

Dicen que vive de esta jubilación y de lo que le aporta su hijo Luis Javier. A partir de este fin de semana veremos si es verdad, y no salen a relucir los cerca de 7 millones de euros que todavía faltan por esclarecer y que, según Roldan, tiene en una cuenta corriente su ex amigo, el espía del ministerio del Interior español, Francisco Paesa, que a sus 75 años vive  placenteramente, a pesar de sus achaques de edad y su muertes proclamadas, en París.

En las próximas fechas habrá que comprobar si Roldan sigue siendo un gran actor o su papel ya ha terminado. Al menos, la Fiscalía Anticorrupción afirma que seguirá su nueva interpretación. Pero ya nadie se lo cree.

Juan Luis Galiacho