Menú Portada
Condiciona en muchos casos la bajada de tributos a sus circunstancias personales, como tener hijos o ser familia numerosa

La nueva reforma fiscal de Mariano Rajoy llevará a que miles de ciudadanos paguen más impuestos en 2015

Junio 22, 2014

Por el contrario, todos los que ganan más de 150.000 euros se beneficiarán de la rebaja impositiva

pq_929_Montoro_impuestos.jpg

Los resultados de las Elecciones al Parlamento Europeo han desencadenado toda una serie de acontecimientos y decisiones que parecen no tener fin. La abdicación del rey Juan Carlos I a favor de Felipe VI, tiene sin duda relación con un futuro, nada claro, para los partidos mayoritarios pero también buena parte de las decisiones del Gobierno buscan “amortiguar” la irrupción de otros partidos y recuperar parte del terreno perdido. Una de estas medidas es el anteproyecto de Reforma Fiscal anunciado el pasado viernes por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tras el Consejo de Ministros el cual parece que, salvo al propio Gobierno, no convence a nadie.

Con todo ello, al día siguiente, el pasado sábado, fue el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el que salió a la palestra para defender este anteproyecto. Según Rajoy esta reforma del sistema tributario se pudo hacer porque “por fin, se está produciendo un aumento de la recaudación de las administraciones públicas” y gracias al “esfuerzo” que hicieron los ciudadanos se ha podido realizar esta reforma fiscal “que siempre hemos querido hacer y nunca hemos podido“, precisando después: “bajar los impuestos a los españoles“.
 
La trampa de los tramos
Pero esto no es así, ya que ni mucho menos todos los españoles verán rebajado sus impuestos, especialmente en el 2015, e incluso muchos pagarán más el próximo ejercicio. La razón fundamental radica en la reducción de los tramos de siete a cinco en un proceso que se realizará en dos fases (una en 2015 y otra en 2016) y que cuando finalice establecerá el tipo mínimo del IRPF en el 19% (frente al 24,75% actual) y el máximo del 45% (frente al 52% de este año).
Como pueden ver en los cuadros adjuntos, el primer tramo, para rentas inferiores a 12.450 euros, bajará del 24,75% al 20% en 2015 y al 19% en 2016. La que grava las rentas de entre 12.450 euros a 20.200 se situará en el 25% en 2015 y al 24% en 2015. Para las rentas de entre 20.200 y 35.200 euros, el tipo bajará al 31% el año que viene y al 30% en 2016, mientras que en las rentas de entre 35.200 y 60.000 euros la tarifa bajará al 39% en 2015 y al 37% en 2016. Finalmente, las rentas que superan los 60.000 euros tributarán a partir de 2015 a un tipo del 47%, que bajará al 45% en 2016.
 
 
 
 
 
Esta simplificación puede llevar a que en un primer momento muchas rentas de la clase media paguen más.  Por ejemplo, para una base imponible de 15.000 euros, que ahora se encuentran en el tramo más bajo tributando al 24,75%, pasarán al segundo tramo (de 12.450 euros a 20.200 euros), con lo que en 2015 pagarán incluso algo más -el 25% (un 0,25% superior)-, para tener una rebaja bastante pequeña en el 2016, hasta el 24%. Peor pasará a muchos de los que están ahora en el siguiente tramo;  por ejemplo, quien gane 25.000 euros, de tributar actualmente en un 30% pasarán al tercer segmento con la nueva reforma y por tanto a pagar un 31% en 2015 (un 1% más), y en el mejor de los casos, en el 2016, quedarse tal y como están ahora.
 
Para los Técnicos de Hacienda, los más beneficiados los que ganan más de 150.000 euros
 
Los que si conseguirán un claro beneficio son los 73.000 contribuyentes que ganan más de 150.000 euros anuales, sólo el 0,3% del total, según el Sindicato de Técnicos de Hacienda (GESTHA) que verán en todos los supuestos como se rebaja su tipo impositivo hasta en 7 puntos. El resto, dependerá de su situación familiar. Aunque aún no se ha detallado qué hará con el mínimo personal (5.150 euros), o con la exención por trabajador (para la mayoría, 2.600 euros), Cristóbal Montoro sí ha especificado que habrá un aumento en el mínimo familiar por hijo, que beneficiará sobre todo a las familias con uno o dos hijos.
 
También aumentarán las exenciones por personas mayores a cargo y para discapacitados. Además Hacienda, como ya hace con las mujeres trabajadoras, pagará 1.200 euros anuales (100 euros al mes) a las familias numerosas (más de tres hijos) o que tengan personas a cargo con un grado de discapacidad superior al 33%. Es decir, son las circunstancias personales las que determinarán pagar más o menos impuestos, poniendo en franca desventaja a por ejemplo un soltero frente a un casado con un hijo.
 
Castigo a los planes de pensiones
 
La sorpresa, o al menos el paso no esperado, surge en el recorte de las reducciones por planes de pensiones y otros productos de ahorro-previsión.   Hasta ahora, las aportaciones anuales permitían reducir la base imponible del IRPF, hasta un límite máximo de 10.000 euros (12.500 euros en el caso de los mayores de 50 años). La intención de Cristóbal Montoro parece encaminarse a reducirla hasta los 5.000 euros pero eso sí, universalizando esta reducción a otros productos como depósitos o seguros de ahorro siempre que se mantengan más de 5 años. Sobre el impacto fiscal de esta medida, hay dudas.
 
Para algunos es limitado, ya que son pocos los que aportan cantidades máximas al año. Pero si conllevará un cambio en la cultura del ahorro-previsión, ya que si hasta ahora casi todas las aportaciones se hacían cuando se acercaba la edad de jubilación y con aportaciones importantes, si la reducción baja estos topes a la mitad, será necesario empezar antes nuestro ahorro para la jubilación y hacerlo de una manera más sostenida, algo más que complicado con un paro juvenil elevado y unos salarios más que bajos. En definitiva, una reforma llena de dudas sobre cómo afectará una caída de recaudación al Déficit Público y que beneficia claramente a la minoría que gana más a costa de las clases medias que sólo conseguirán mayores ventajas dependiendo de sus circunstancias familiares.