Menú Portada

La nueva página web de venta de billetes de Renfe sigue sin funcionar un año después de su lanzamiento: los cierres de sesión inesperados e imposibilidad de sacar billetes con descuentos llevan a muchos usuarios a utilizar la versión antigua de la misma

Octubre 6, 2016
nueva-web-renfe

“Más fácil, más claro” o “Renfe simplifica a tres pasos la venta de billetes por Internet”. Frases como estas sirvieron como reclamo para la presentación el pasado mes de octubre de 2015 de la nueva web de la operadora ferroviaria en la que la principal novedad residía en la modificación de la venta de viajes online. Esta modificación tenía un motivo claro. Las transacciones por este canal ya suponen el 50% del total de facturación de la empresa pública presidida por Pablo Vázquez y la tendencia no parará de subir. La propia empresa, empuja a ello. Sacar un billete por otra vía, como las Agencias de Viaje, supone pagar una comisión por emisión que encarece de forma importante el transporte. Por todo ello, la idea de cambiar y simplificar el proceso es positiva, pero el resultado no puede ser más nefasto.

Si quiere sacar un billete de ida, o de ida y vuelta, sin tener que hacer transbordo o sin aplicar algún descuento o tarifa especial, es sólo probable que pueda sacar su billete a la primera. No hay certeza de conseguirlo a la primera, porque en muchas ocasiones le cerrará la sesión y le expulsará del proceso de compra cuando sólo queda pagar. El resultado, volver a empezar desde el principio. Pero si ya quiere algún billete con transbordo en más de un tren o aplicar descuentos como carné joven, familia numerosa o asistencia a congresos y eventos, se encontrará en muchos de los trayectos con la imposibilidad de poder sacar el billete con las condiciones deseadas.

renfe-1

Nada más elegir los trenes aparecerán avisos como los siguientes: “El precio de compra ha cambiado”. La sorpresa está al comprobar que las tarifas que ha elegido se han modificado o que los descuentos se aplican incorrectamente.

renfe-2

Por ejemplo, en un descuento del 20% sobre Familia Numerosa se deja de aplicar sobre la tarifa más básica y económica, la de Ida y Vuelta, para hacerlo por la Flexible, que proporciona mejoras para realizar cambios o anulaciones, pero es mucho más cara. Pero, aun así, aceptando este cambio, a la hora de pagar se encuentra con un nuevo error como el siguiente, que impide finalizar el proceso de compra.

Volver a la “peor web de comercio electrónico en España” para poder obtener los billetes

Lo puede intentar una y mil veces, los errores se repiten. ¿Qué opción le queda al usuario ante tan tremendo desastre? En primer lugar, puede optar por renunciar a sus descuentos y pagar más por sus billetes. Seguro que la desesperación de intentar durante horas sacar el billete lleva a muchos a dirigirse a alguna estación a emitirlos físicamente o pagar más por la web. Afortunadamente hay otra opción, escondida por Renfe, pero aún habilitada. Debajo del botón comprar puede leer lo siguiente tal y como mostramos en esta captura: “Accede desde este enlace a más opciones de compra”

renfe-3

¿Dónde le lleva este enlace? A la antigua versión de la web de Renfe. La considerada por muchos usuarios como la peor web de comercio electrónico de España, por su complejidad y su no adaptación al teléfono móvil, sigue siendo la única vía para que muchos puedan tramitar sus billetes. Sólo el hecho de permitir esta opción parece dejar claro que la empresa pública asume que tras 12 meses de funcionamiento la nueva web sigue sin funcionar y deja una ventana de salida.

Todo ello, con un usuario huérfano de ayuda. En el proceso de compra no tiene ningún asistente o posibilidad de chat online que corrija errores o ayude en el proceso. Eso sí, siempre le quedará Irene, la asistente virtual de Renfe, que no le auxiliará en el proceso de compra, pero como ya hacen decenas de internautas puede pasar el rato burlándose de ella y “troleando”.

irene-renfe

Todo un desastre que no nos sale gratis. El Estado pagó 501 millones en 2015 en subvenciones a la operadora ferroviaria para costear los trenes considerados de servicio público. Pero el mejor servicio está sin duda en poder sacar sin problemas ni sobrecostes los billetes de tren.