Menú Portada
En la única piscina pública cubierta con medidas reglamentarias en Madrid

La nueva modalidad olímpica de Ana Botella (21 metros mariposa): enseñar a nadar a lo ancho de la piscina para conseguir más alumnos

Septiembre 18, 2012

Cedió el uso del Polideportivo de Chamartín a una empresa privada durante 15 años a cambio de cobrar un canon anual de 300.000 euros

Tras la cesión del espacio que ocupaba el estadio de Vallehermoso, tan sólo queda  una pista homologada de atletismo en toda la ciudad 

En estos días se conocerá el precio definitivo de las escuelas de música, con subidas que triplicarán las tasas actuales


En poco menos de un año, el 7 de septiembre de 2013, se conocerá si Madrid, al tercer intento, será ciudad olímpica para el año 2020. De momento, su carrera sigue firme, al menos en su presupuesto. Esta misma semana, se dio a conocer el recorte de las subvenciones que el Consejo Superior de Deportes (CSD), presidido por Miguel Cardenal, ha realizado a distintas federaciones deportivas, un tijeretazo que amenaza eventos tan importantes como los mundiales de balonmano, natación y ciclismo del próximo 2013, el de baloncesto del 2014, la Universiada de Granada de 2015 y los Juegos del Mediterráneo del 2017. Lo que no ha sufrido recortes ha sido la candidatura olímpica de Madrid 2020, el sueño de Ana Botella,que se está convirtiendo en pesadilla para los ciudadanos de Madrid que ven como, mientras se destinan millones de euros en actos promocionales, hay una caída drástica en los servicios más básicos, desde transporte, limpieza o mantenimiento de las calles.

21 metros mariposa

Pero el más claro ejemplo de que el Ayuntamiento de Madrid sigue actuando “cara a la galería” y no al servicio al ciudadano, es su menosprecio al deporte base. En 2008, derribó el estadio de Vallehermoso, con la promesa de una sustitución rápida de sus instalaciones. Cuatro años después, se está construyendo un nuevo polideportivo cedido totalmente a la iniciativa privada y sin pista de atletismo, dejando en todo Madrid tan sólo las instalaciones homologadas de Moratalaz.



Pero lo último, y surrealista, está sucediendo en el recientemente reabierto polideportivo de Chamartín, el único con piscina olímpica cubierta de la ciudad y cuya gestión lo lleva una empresa privada, Carpa, con el beneplácito del Ayuntamiento de Madrid. Es más, esta empresa (cuya marca comercial es Forus), ofreció al consistorio madrileño 300.000 euros anuales durante 15 años, 10 veces más que lo que pedía el ayuntamiento. Pero no es oro todo lo que reluce: el dinero lo recibe el Ayuntamiento y el coste los ciudadanos.

Lo siguiente, la música



Los responsables de la empresa declaraban su intención de “dar un servicio de calidad a precios municipales”, buscando que la rentabilidad se consiguiera con muchas horas de apertura, muchas actividades y muchos abonados. Lo que no declaraban era proyecto de maximizar su espacio, con iniciativas como cambiar las calles de entrenamiento de la piscina, de lo largo a lo ancho. Sí, como lo leen: en lugar de entrenar los 50 metros, los futuros olímpicos madrileños practicarán los 21 metros mariposa. ¿Opciones? Ana Botella no deja muchas, queda otra piscina olímpica en el Polideportivo de la Mina, pero es al aire libre y solo abre tres meses al año, y las privadas. Rajoy & Montoro acaban de subir el IVA de las escuelas deportivas del 8% al 21%. Amor al deporte.

Pero si nos lamentamos cada cuatro años de la falta de medallas de nuestros deportistas, lo siguiente será la desaparición de los músicos. La nueva subida de tasas de un servicio considerado por Botella como “no esencial”, triplica el pago mensual de matrículas que pasan de 50 a 150 euros, dándose el caso paradójico que los precios de academias privadas en barrios como Vicálvaro apenas alcanzan los 80 euros, la mitad de lo que quiere cobrar la alcaldesa. Con esta medida que afecta a 6.000 alumnos, el ayuntamiento de Madrid se ahorrará unos 500.000 euros ¿Saben ustedes lo que costó hacer y distribuir banderolas de la fracasada candidatura olímpica de Madrid 2016 por las calles por donde iban a pasar los miembros del Comité Olímpico Internacional? Lo mismo que se ahorra el consistorio madrileño. Pero ya se sabe, que bonito es ser el alcalde que consigue las Olimpiadas, aunque sea a costa del ciudadano.