Menú Portada
Solamente las primeras seis personas llamadas a suceder en la corona quedarán sujetas a la obligación de solicitar permiso al soberano para contraer matrimonio

La nueva Ley de sucesión en la monarquía británica, ¿un ejemplo para la española?: la igualdad de género

Marzo 30, 2015

Afectará a los nacidos a partir de octubre de 2011 y mantiene el status quo sucesorio de los hijos de la reina Isabel al no posibilitar que la princesa Ana y sus hijos y nietos pasen por delante de sus hermanos los príncipes Andrés y Eduardo y de sus hijos respectivos

pq_929_isabel-ii-y-carlos.jpg

Tras su aprobación por parte del Parlamento de Australia, el pasado 26 de marzo entró finalmente en vigencia la nueva Ley de Sucesión a la corona de Gran Bretaña y de otros 15 países de la Commonwealth, que invalida el histórico Royal Marriages Act de 1772 y que introduce cambios significativos, como la igualdad de género que afectarán solamente a los nacidos a partir de octubre de 2011. Un nuevo texto que, como vemos, mantiene el status quo sucesorio de los hijos de la reina Isabel al no posibilitar que la princesa Ana y sus hijos y nietos pasen por delante de sus hermanos los príncipes Andrés y Eduardo y de sus hijos respectivos.

Otra modificación importante es que solamente las primeras seis personas llamadas a suceder en la corona quedarán sujetas a la obligación de solicitar permiso al soberano para contraer matrimonio, una tradición fielmente seguida por las masas de descendientes en distintos grados de los reyes de Inglaterra que hasta ahora solicitaban puntualmente el consentimiento de la reina Isabel con la finalidad de mantenerse en las largas listas sucesorias que establecen el riguroso orden de hasta 100 0 200 personas con derechos eventuales a la corona (Juliet Nicholson, prima en cuarto grado del príncipe de Gales, fue la última en solicitar permiso a la reina). Un cambio que en breve liberará a la princesa Beatriz de York, hija del príncipe Andrés, de tener que solicitar permiso para casarse a su abuela la reina Isabel, pues tras el próximo nacimiento del segundo hijo de los duques de Cambridge ella pasará a ocupar el séptimo lugar de la lista.

Los llamados a la sucesión podrán contraer matrimonio con personas católicas

Pero más importante aún es que todos los llamados a la sucesión podrán finalmente, después de largos siglos de férrea oposición, contraer matrimonio con personas católicas aunque se mantiene la imposibilidad de que un católico pueda ostentar la corona, hecho que además implica la rehabilitación de personas relevantes como el príncipe Miguel de Kent, el conde de Saint Andrews o hasta el rey Miguel de Rumania en lo que toca a lo que fueron sus derechos a la sucesión perdidos en el pasado por casarse con mujeres de confesión católica. 

Contrariamente a lo que sucede en el caso español, en el que las leyes sucesorias en los títulos de la nobleza que han equiparado los derechos de hombres y mujeres no son de aplicación a la sucesión en la corona, cuestión que ha levantado numerosas críticas en ciertos sectores de la nobleza hispana, en el caso inglés esta nueva legislación no afecta a la nobleza británica que por el momento continuará manteniendo las rígidas leyes que rigen las sucesiones en los grandes títulos del reino que a falta de herederos varones quedan extinguidos.

Las monarquías asiáticas mantienen su esplendor

Pero si en Inglaterra la corona comienza a cambiar muy lentamente sus arcaicas estructuras de reminiscencias medievales en la Europa del siglo XXI, las monarquías asiáticas continúan manteniendo todo su esplendor y la ampulosa puesta en escena de su ostentosa riqueza como pudo contemplarse el día 23 en la coronación del nuevo y quinto Sultán de Johor, Ibrahim Almarhum Sultan Iskandar, que gobierna desde 2010, en la capital de ese sultanato malayo en presencia del rey de Malasia y del riquísimo Sultán de Brunei.

Una ceremonia celebrada en el marco de  un abigarrado decorado de salones dorados y brillantes trajes de sedas de colores, y que estuvo revestida con joyas impresionantes y valiosísimas entre las que destacan las coronas del sultán y de su esposa Raja Zarith Sofia binti Almarhum Sultan Idris Shah, miembro de la familia real de Perak, que basadas en modelos de la casa real británica están decoradas con las medias lunas y las estrellas de la fe islámica y recamadas de diamantes, rubíes de Birmania, esmeraldas y zafiros, además de los incontables brazaletes, collares y botonaduras de pedrería, y los largos mantos bordados de los nuevos soberanos.

Un hacker pone en jaque a la destronada familia imperial de Irán

Entre tanto, y en esos mismos días, un hacker informático ponía en jaque a la destronada familia imperial de Irán al entrar a manipular las cuentas de internet de la princesa Noor Pahlavi, nieta de la emperatriz Farah, para anunciar la defunción en París de la princesa Ashraf, hermana del difunto Shah de Persia Reza Pahlavi, que sin embargo continúa viva a los 95 años encerrada en su residencia sin haber hecho ninguna aparición pública o haber concedido entrevistas desde 1981. La noticia, que pronto se extendió por las redes sociales, causó un gran daño en el ánimo de la familia imperial en los mismos días en los que sus miembros -inquietos por las posibles motivaciones ocultas-, se preparaban para celebrar las festividades del año nuevo iraní.

Y en Francia, las miradas estaban puestas en la Abadía de Hautecombe, necrópolis de la casa de Saboya, donde con ocasión de una misa en recuerdo de los últimos reyes de Italia, Umberto II y María José, se vio coincidir por primera vez en mucho tiempo al príncipe Víctor Manuel de Saboya y a su hermana, la princesa María Gabriela, que tras años de enfrentamiento por sus opiniones divergentes en relación con la sucesión en la casa real de Italia (recordemos la pelea del príncipe Víctor Manuel con su primo en duque de Aosta durante un encuentro en Zarzuela con ocasión de la boda de don Felipe y doña Letizia), podrían haber alcanzado finalmente una esperada reconciliación familiar que habrá que ver si se confirma. 

Ricardo Mateos
ricardomateos@extraconfidencial.com