Menú Portada
El hijo de la tonadillera Isabel Pantoja acudió al cumpleaños de su gran amiga Sara Verdasco

La nueva choni de Kiko Rivera

Abril 28, 2008

Aunque algunos aseguran que Kiko Rivera todavía está enamorado de la ex bailarina Tamara, lo cierto es que hace unos días acudió acompañado de una damisela de curvas sinuosas a una discoteca de renombre. Y, el pasado sábado, disfrutó de la fiesta de cumpleaños de Sara Verdasco.

pq_506_kikitotamara.jpg

No hace demasiado tiempo que Kiko Rivera decidió romper su relación con Tessi, la jovenzuela de cabello dorado con la que dio rienda suelta a sus instintos más carnales en plena procesión de Semana Santa, dicen que porque lo suyo no era amor verdadero. Y, aunque su corazón todavía parece palpitar por una Tamara que en la actualidad saborea los besos de un mozalbete de belleza indiscutible, Kiko se lo pasó en grande en compañía de una explosiva mozarrona de mirada penetrante y exuberante pechonalidad con la que compartió secretos y confidencias en uno de los resevados de la discoteca Budha Bar de Madrid. La chorba, igual de peliteñida que una Tessi que negocia su primera intervención televisiva, vestía un ajustadísimo top negro y una falda tubo del mismo color. ¿Se estarán conociendo? Por cierto, pese a que muchos piensan que Tessi es la choni por antonomasia, la muchacha proviene de una familia que tiene un capital patrimonial más que importante. Lo cierto es que Kiko esa noche estaba realmente pletórico, pues antes de llegar a la macrodiscoteca estuvo divagando sobre la vida con Tamara. Fue un encuentro furtivo, aunque no ha sido el único, pues desde hace semanas se ven con una normalidad que hiela: “Yo quisiera ser mucho más amable con la prensa en general pero hay veces que me siento muy agobiado y eso lo tienen que entender, la verdad. Muchas gracias por todo, ya sé que quieres mucho a mi madre” me comentó un Kiko que es igual de agradable y divertido que a través de las ondas telefónicas. Es un joven muy inteligente pero algo tímido y desconfiado, quién sabe si porque a lo largo de su vida le han traicionado más de una vez. Por la famosísima discoteca que regenta un Cris Lozano henchido de satisfacción por el buen funcionamiento de su local, también deambularon Yola Berrocal o el hijo menor de Jaime Ostos, todo un caballero de percha y maneras. Cual maldición gitana, cosas verás que no creerás.
 
De fiesta en fiesta
 
Pese a que ha descubierto su verdadera vocación de artista, lo cierto es que Kiko Rivera está dispuesto a plantar su huella por todas las discotecas y fiestones de relumbrón del solar patrio. No se pierde ni una, ni siquiera cuando el cielo clama venganza. Quizás por eso se dejó ver en la fiesta de cumpleaños que Sara Verdasco, la hermana del tenista Fernando Verdasco, ofreció en su casoplón de Boadilla del Monte. Una copiosa comilona que la Verdasco sirvió para agasajar a sus múltiples amigos, algunos de ellos integrantes de la famosfera más elitista. Dicen que a Sarita se le iluminó la mirada cuando vio aparecer al fortachón de Kiko más solo que la una. Eso sí, me cuentan que su nueva amiga, la choni de las mechas imperfectas, se reencontró con su amigo algo más tarde. Qui lo sa. De lo que no cabe duda es de la buenísima relación que el hijo de Isabel Pantoja mantiene con Sara Verdasco: “Kiko y yo sólo somos muy buenos amigos” me espetó la guapísima joven con la que me encontré hace unos días dejándose llevar por el embrujo de Madrid la nuit.  
 
Por Saúl Ortiz