Menú Portada
Iñigo Pérez de Herrasti y Urquijo boicoteó por la fuerza utilizando gas pimienta el acto que la Generalitat catalana organizaba tranquilamente en la Librería Blanquerna de Madrid

La nobleza ultramontana golpea a Cataluña

Septiembre 16, 2013

800×600

Dirigente de la llamada Asamblea por la Unidad Nacional, es vástago del marqués de Albayda y su parentesco da muchas claves sobre cierto sustrato ideológico que huele a añejo en el Partido Popular

Beatriz Méndez de Vigo, es la número dos del CNI español y se rumorea que pronto pueda convertirse en la primera mujer directora de los Servicios de Inteligencia españoles
Es el primogénito del marquesado de Albayda y de otras tres mercedes nobiliarias. Su madre, la difunta Begoña de Urquijo y Álvarez de Eulate, fue durante años tesorera de la Alianza Popular de Manuel Fraga y la misma a la que en 1987 el Tribunal de Cuentas solicitó que justificase 128 de pesetas de la cuenta de gastos electorales del partido en su calidad de Administradora General de la Campaña Electoral

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:10.0pt;”Times New Roman”,”serif”;}

pq__Acto-en-la-diada.jpg

Cada vez que Corinna habla sube el pan (los foros de Internet ya están disparados), y muchos vuelven a preguntarse por qué está señora no se calla y se mantiene recalcitrante en el error. Según declaraciones propias meses atrás lo suyo no es afán de notoriedad o protagonismo, sino necesidad de aclarar, pero sorprende en ella, que ha vivido y se casó en Londres, que no haya caído en que Vanity Fair se traduce literalmente como “Feria de las Vanidades”. Desde hace meses se rumorea que continúa por España, y ahora pareciera que tiene nueva casa apalabrada en Somosaguas donde será vecina nada menos que de la infanta doña Pilar a muy escasa distancia del palacio de la Zarzuela, según exclusiva publicada en este periódico por Juan Luis Galiacho.

Su pretendida ayuda a la corona española no es bienvenida ni necesaria, como tampoco lo es esa continuada intoxicación sobre la atávica cuestión catalana que sistemáticamente se viene ejerciendo desde las posturas radicales de ambos lados en un peligroso y deplorable crescendo. Y es que mientras días atrás miembros de esa nobleza más moderna, más democrática y más progresista representada por personajes como Isabel Sartorius, el duque de Aliaga, los marqueses de Cubas y de Griñón, y Juan Abelló se daba cita en Madrid para asistir al funeral de aquel duque de Arión, el 11 de septiembre otro sector de esa misma nobleza, en este caso el más bruto y ultramontano representado por Iñigo Pérez de Herrasti y Urquijo, llegaba a boicotear por la fuerza utilizando gas pimienta el acto que la Generalitat catalana organizaba tranquilamente en la Librería Blanquerna de Madrid.

Envenenemos que algo queda

Envenenemos que algo queda. Y allá se fue este dirigente de la llamada Asamblea por la Unidad Nacional que es vástago del marqués de Albayda y cuyas redes de parentesco dan muchas claves sobre cierto sustrato ideológico que huele a añejo en el Partido Popular. Un personaje que ya fue detenido en septiembre de 2000 por preparar un ataque a familiares de presos de ETA ganándose una condena a 14 años de prisión.

Íñigo Pérez de Herrasti es el primogénito del marquesado de Albayda y de otras tres mercedes nobiliarias. Su madre, la difunta Begoña de Urquijo y Álvarez de Eulate, fue durante años tesorera de la Alianza Popular de Manuel Fraga y la misma a la que en 1987 el Tribunal de Cuentas solicitó que justificase 128 de pesetas de la cuenta de gastos electorales del partido en su calidad de Administradora General de la Campaña Electoral. Una de las hermanas de Íñigo, María es esposa de Iñígo Méndez de Vigo y Montojo, barón de Claret, descendiente del rey Carlos IV, y actual Secretario de Estado para la Unión Europea.

Con el CNI hemos topado

Y la hermana de éste, Beatriz Méndez de Vigo, es la número dos del CNI español y se rumorea que pronto pueda convertirse en la primera mujer directora de los Servicios de Inteligencia españoles. Los Méndez de Vigo son una larga y extensa familia que ya ha dado sonoros quebraderos de cabeza en el pasado, pues en los años de la Transición Francisco Javier Méndez de Vigo, el marqués de Atarfe, ya fue condenado por injurias al rey. Pero ahí no acaba todo pues el ultra Pérez de Herrasti también es primo en segundo grado del actual Ministro de Defensa, Pedro Morenés y Ávarez de Eulate, y primo de Carlos Espinosa de los Monteros y Bernaldo de Quirós, Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España.

Sin olvidar sus estrechos parentescos con los marqueses de Bolarque, de Urquijo y de Oquendo, y con familias de noble raigambre como los Goyeneche, los Patiño, los Díez de Rivera, los Maroto, y un largo etcétera. Y como guinda del pastel una de sus tías, Matilde Pérez de Herrasti y Nárvaez, es nuera de aquella Pura Huetor, marquesa de Huétor de Santillán, que fue la más íntima amiga de Carmen Polo de Franco. Una triste situación que vuelve a empañar la ya dañada imagen de la nobleza española como conjunto. Un grupo social que continúa su particular guerra contra la princesa de Asturias, a la que no se le da cuartel pues las críticas le llueven por todas partes pues cualquier argumento sirve.

La realeza europea, a su ritmo

Entre tanto en Bélgica al ex rey Alberto se le va cerrando el cerco en la solicitud de paternidad que le ha presentado Delphine Boël, cuya madre la baronesa Sybille de Selys de Longchamps ya ha comenzado a hablar desvelando intimidades de los hasta hace poco reyes Alberto y Paola al afirmar que el entonces príncipe Alberto de Lieja estuvo apunto de divorciarse para continuar su relación amorosa con ella llegando a plantearse marchar a vivir a Inglaterra contra la voluntad de su hermano el rey Balduino.

Y en el vecino Luxemburgo todo se prepara para la boda, la próxima semana, del príncipe Félix, hijo de los grandes duques, con la experta en ética Claire Lademacher. La boda civil se celebrará el día 17 en la hermosa Villa Rothschild Kempinski, cercana a la ciudad alemana de Taunus en la que reside la familia de la novia, seguida de la ceremonia religiosa el sábado día 21 en la basílica de Saint Maximin la Baume, en Francia, en la que se espera la presencia de numerosos miembros de la realeza europea con la más que probable ausencia de una representación de la familia real española.

 
Ricardo Mateos