Menú Portada
La mujer del ex ministro de Agricultura cuenta con ramificaciones familiares que la emparentan con la gran oligarquía jerezana y con las familias más importantes de la exclusiva y cerrada aristocracia sevillana

La nobleza española llega a Europa de la mano de Arias Cañete y su esposa, Micaela Domecq y Solis-Beaumont

Julio 4, 2014

Por su padre, Juan Pedro Domecq Díez, la ascendencia de la compañera del político popular ascendencia entronca tanto con el famoso “Pantera” de Jerez -aquel José Domecq y de la Riba que era dueño y señor del palacio de San Blas-, como con los innumerables miembros de tan reconocida familia como los vizcondes de Almocadén
Por su madre, Matilde de Solis-Beaumont y Atienza, su ascendencia no es menos importante al traer, entre otros, a los ricos marqueses de la Motilla y a los marqueses de Valencina, además de a numerosos Benjumeas (uno de ellos presidente de la Fundación Focus-Abengoa), Medinas y Atienzas que conforman la crema de la mejor sociedad sevillana, pues no olvidemos que uno de entre ellos, Rafael Atienza Benjumea, marqués de Salvatierra, es el esposo de la Defensora del Pueblo y ex alcaldesa de Sevilla, Soledad Becerril


Mientras el establishment español continúa con los pelos de punta tras la irrupción con fuerza de Podemos en la arena política y el líder de la formación, Pablo Iglesias, se estrena en Europa con un parlamento interminable que le supuso una sonora llamada de atención por parte del presidente del Parlamento, el gobierno europeo ha podido conformarse finalmente gracias al acuerdo entre socialistas, populares y liberales que ha llevado a Martin Schulz a la presidencia de la Cámara. Un acuerdo que Miguel Arias Cañete calificó de bueno por venir a “estabilizar la vida política y va a generar consensos muy importantes en las grandes políticas europeas”, y que a él puede serle de enorme apoyo si se consigue que la presidencia de la Comisión Europea recaiga sobre el popular Jean Claude Juncker, que sería la clave para que el propio Cañete deviniese nuevo Comisario de la Comisión Europea.

Una notable posición en Europa para este miembro del Partido Popular a través del cual la gran nobleza histórica española consigue destacarse en Europa puesto que su esposa, Micaela Domecq y Solis-Beaumont,cuenta conramificaciones familiares que la emparentan con la gran oligarquía jerezana, con las familias más importantes de la exclusiva y cerrada aristocracia sevillana, y con un largo etcétera de notables familias de la nobleza española. Por su padre, Juan Pedro Domecq Díez, la ascendencia de la esposa de Arias Cañete entronca tanto con el famoso “Pantera” de Jerez, aquel José Domecq y de la Riba que era dueño y señor del palacio de San Blas, como con los innumerables miembros de tan reconocida familia como los vizcondes de Almocadén, que llevaron los finos caldos jerezanos al mercado mejicano y mantienen su hermoso palacio en el pueblo, y otros muchos importantes entre quienes también se encuentran los marqueses de Arienzo, los duques de Solferino y todo un conjunto de Urquijos, Fierros, Muguiros y Delclaux.

Nobles de pura cepa
 
Pero por su madre, Matilde de Solis-Beaumont y Atienza, su ascendencia no es menos importante al traer, entre otros, a los ricos marqueses de la Motilla y a los marqueses de Valencina, además de a numerosos Benjumeas (uno de ellos presidente de la Fundación Focus-Abengoa), Medinas y Atienzas que conforman la crema de la mejor sociedad sevillana, pues no olvidemos que uno de entre ellos, Rafael Atienza Benjumea, marqués de Salvatierra, es el esposo de la Defensora del Pueblo y ex alcaldesa de Sevilla Soledad Becerril. Además de todo lo anterior, Miguel Arias Cañete resulta ser ex cuñado de la condesa de Asalto y tío político del marqués de Grigny cuya esposa Sofía de Cotoner y Macaya, es nieta de aquel marqués de Mondejar que fue preceptor del rey don Juan Carlos y jefe de su casa durante largos años.
 
Sin olvidarnos de que su consorte es prima hermana de aquella Matilde Solis-Beaumont que fue esposa del duque de Huescar, hijo de Cayetana de Alba, y también prima del actual marqués de la Motilla ex marido de Carmen Tello. Toda una tupida red de parentescos con la gran nobleza hispana, de la que están muy cerca otros de los importantes del Partido Popular como el ministro Pedro Morenés y Álvarez de Eulate o la mismísima Esperanza Aguirre cuyo esposo es el actual conde de Bornos. Son muchos los nobles titulados o no que menudean en las filas del Partido Popular, si bien la mayoría de ellos (que reciben críticas de sus correligionarios nobles) prefieren no utilizar sus títulos en la arena política o simplemente acortar sus sonoros apellidos (el ministro Morenés abrevia el Álvarez de Eulate a “Eulate”).
 
Nobles para todos los gustos políticos
 
Pero la nobleza también está presente en otros partidos políticos aunque de forma más minoritaria, pues tal es el caso de Baltasar de Casanova-Cárdenasy Habsburgo-Lorena, actual marqués de Elche, que milita en Ciutadans. Y todavía hay otros que hasta se han quedado en el intento de alcanzar el escaño europeo como el número dos de las listas de “Vox”, Iván Espinosa de los Monteros, hijo del marqués de Valtierra que es alto comisario para la Marca España y desciende del rey Carlos IV, que en los días previos a las elecciones solicitaba a sus amigos personales el voto por WhatsApp.  
 
Contrariamente a lo que pueda parecer la nobleza no se mantiene al margen de la vida política, pues bien al contrario cada vez parece estar más presente en ella en su deseo de no quedarse al margen de lo que acontece y de las decisiones que irán contribuyendo a conformar el futuro y a dirigir la gestión de los recursos.
           
Ricardo Mateos