Menú Portada
Mónaco asegura su sucesión vía extramatrimonial

La nobleza española continúa mostrándose fuertemente crítica con la corona

Marzo 24, 2013

Hay quienes no se extrañan de la difícil situación a la que ahora se enfrenta el conde de Fontao ya que la consideran como la lógica consecuencia de un exceso de “cortesanismo” por parte de José Manuel Romero Moreno

pq_928_Rey-y-conde-de-Fontao.jpg

El jueves pasado, dos días antes del famoso Baile de la Rosa monegasco, la princesa Carolina de Hannover y la señora Vera Santo Domingo anunciaban jubilosas la llegada al mundo en Londres de su nieto, el primogénito de Andrea Casiraghi y de Tatiana santo Domingo (Tats para sus amigos), que una vez más en la historia de los singulares príncipes de Mónaco viene a asegurar la sucesión del principado por vía extramatrimonial. Nada sorprendente ni para el príncipe Alberto ni para su hermana Carolina cuya abuela, la peculiar princesa Charlotte, hija de una lavandera de Argelia, fue legitimada a toda prisa en 1919 para evitar que el trono del principado de la Costa Azul pudiese caer en manos de los alemanes duques de Urach para horror del gobierno francés.

Por otra parte, en tiempos en los que don Dinero es más caballero que nunca el neófito, que recibirá el nombre de Raoul (nada propio de la tradición Grimaldi), llega con muchos panes debajo del brazo habida cuenta de las fortunas de su abuelo, el difunto Stefano Casiraghi, de su abuela monegasca y de su abuelo colombiano cuya fortuna es la segunda más importante de ese país. No obstante, sería esperable un próximo anuncio de la boda de Tatiana Santo Domingo y del progre-chic Andrea Casiraghi que, aunque carece de titulación principesca oficial en Mónaco, se perfila como seguro sucesor de su tío Alberto II ante la ostensible falta de embarazo de la opaca princesa Charlene sobre quien ahora aumentan las presiones.

Y pese a todo, el libro de Morton triunfa

Mientras, en Inglaterra acaba de ser hospitalizado por un accidente vascular en el cerebro el duque de Kent, ese primo de la reina Isabel en cuya lejana boda fraguó el noviazgo oficial de los reyes de España, y en nuestro país continúa la polémica en torno al libro de Andrew Morton, que se encuentra en cabeza de las listas de obras más vendidas. Porque, según vamos sabiendo, su trabajo tiene un calado y unos visos de veracidad muy superiores a los que en principio suponíamos, pues nos informan que no solamente obran en su poder grabaciones que dotan de veracidad a sus afirmaciones en relación al rey don Juan Carlos y Lady Di, sino que también habría tenido verdadero acceso en España a fuentes ciertamente cercanas tanto a la princesa de Asturias como al entorno inmediato del palacio de la Zarzuela, que están en la base de sus afirmaciones y que el autor mantiene en el lógico anonimato.

Un asunto delicado en momentos de gran turbulencia en los que la nobleza española continúa mostrándose fuertemente crítica con la corona, y por eso hay quienes no se extrañan de la difícil situación a la que ahora se enfrenta el conde de Fontao, la cual algunos consideran como la lógica consecuencia de un exceso de “cortesanismo” por parte de don José Manuel Romero Moreno, que en días pasados tuvo que declarar ante el juez por el Caso Nóos sacando ahora a la palestra una sociedad aparentemente sin actividad de la infanta Elena.

Divisiones y pactos en la nobleza de España

Situaciones complicadas que no dejan de generar divisiones en el seno de la nobleza que, por otra parte, no deja de luchar por las sucesiones en sus títulos buscando en muchos casos acuerdos que eviten los ya muy frecuentes conflictos intra familiares por los cambios de los últimos años en la legislación nobiliaria. Uno de los más vistosos ha sido el pacto al que el hasta ahora conde de Murillo, Fernando Ramirez de Haro y Valdés, esposo de Esperanza Aguirre y Grande de España, llegó en meses pasados con su hermana mayor, doña Beatriz Ramirez de Haro, heredera del condado de Bornos en su calidad de hermana mayor tras el reciente fallecimiento de su padre. Una negociación inteligente fruto de la cual don Fernando cedió a su hermana el condado de Murillo, que viene ostentando desde 1975, a cambio de poder ser portador del condado de Bornos que es un título más antiguo, más sonoro y que desde el siglo XVII ha pasado por línea de varonía en la familia Ramírez de Haro.

De ese modo Esperanza Aguirre, que siempre se ha mostrado muy reticente a la hora de utilizar su título de condesa consorte, ha pasado a ser condesa de Bornos y continúa siendo la esposa de un Grande de España. En esa misma línea de pactos elegantes, el 25 de febrero también se expidió en el Ministerio de Justicia la carta de sucesión del condado de Montseny a favor de José María Milá Mencos, después de que sus tres hermanas mayores accediesen a ello en relación con un título al que la presentadora de televisión Mercedes Milá tenía mayor derecho en tanto que primogénita.

Ricardo Mateos