Menú Portada
"No estamos juntos"

La no reconciliación de María José Suárez y Feliciano López

Julio 19, 2011
pq_927_maria-jose-suarez-y-feliciano-lopez.jpg

Se empeñan en emparejarlos, a pesar de lo llovido. María José Suárez y Feliciano López no están juntos. A pesar de los incesantes rumores que aseguran que la modelo y el tenista mantuvieron acercamientos más que pasionales, lo cierto es que entre ellos tan sólo hay una relación cordial. Aunque es cierto que entre ellos ha habido encuentros alicatadores, ninguno ha supuesto nada más. La dignidad de María José está muy por encima de roneos insignificantes. Ella sabe perdonar e intenta olvidar, pero sus lágrimas siguen recordándole que el sufrimiento es inevitable: “Lo único que ha ocurrido entre nosotros es que a principios de febrero nos reconciliamos, hicimos las paces, pero desde luego no estamos juntos ni vamos a estarlo, es una auténtica locura”.

Sinónimo de éxito

Las informaciones se han disparado. Insisten en que María José y Feliciano coincidieron en Ibiza. Allí habrían dado rienda suelta a la pasión. Algo completamente imposible, sobre todo porque el tenista todavía no ha pisado tierra balear: “No entiendo de donde han salido ese tipo de comentarios, no sé quién ha podido decir que él estaba en Ibiza cuando es absolutamente falso”. La Suárez está dedicada en cuerpo y alma a su vida profesional. Sobre la mesa del despacho de su representante se acumulan algunas ofertas laborales que estudian con cierta premura. Septiembre está a la vuelta de la esquina y son muchos los que la quieren tener en sus próximos proyectos. María José es sinónimo de éxito. Es la reina midas de la publicidad. Todas sus campañas adquieren una importancia mediática insuperable. Si su nombre figura en los listados de VIPS que acuden a inauguraciones o presentaciones, los medios van. Sin pensárselo. Y, eso, lógicamente, provoca que los empresarios se la rifen. Por eso no será de extrañar que en las próximas semanas comparezca en algún que otro evento. Será entonces cuando la escuchemos desmentir categóricamente sus inventados romances. ¡Ay!

Por Saúl Ortiz

saul@extraconfidencial.com