Menú Portada

La montaña rusa del Caso Noos: hoy no, mañana sí, pasado tampoco. La infanta Cristina juega en casa, se enfrenta a su última semana de pasión en el Tribunal y no se sabe cuándo declarará en una clara pantomima judicial

Febrero 23, 2016

La hermana del Rey Felipe VI solo tiene como enemigos potenciales al ex socio de su marido Iñaki Urdangarín, Diego Torres, que declara este martes, y al sindicato Manos Limpias, su único acusador, y tiene, sin embargo, a su favor a la Policía, a Hacienda, a la Abogacía del Estado y al Ministerio Fiscal

galiacho-mallorca

La presión mediática y política es enorme en la ciudad mediterránea de Palma de Mallorca y se palpa en cualquier lugar al que uno vaya. La expectación ante la próxima declaración judicial de Cristina de Borbón es máxima, entre otras cosas, porque aún se desconoce el día que finalmente declarará. El Caso Noos parece una montaña rusa. La infanta Cristina declarará el día 26, pero no, declarará el 19, pero tampoco, declarará la última, tampoco, declarará cuando decidamos….y así sucesivamente en una clara pantomima judicial impuesta por las tres Magistradas que componen la Sala que la juzga –Samantha Romero (presidenta y ponente del Caso), Eleonor Moyà y Rocío Martín-, y que tienen a los periodistas internacionales en continuo velo informativo. Para este desbarajuste de fechas, las magistradas cuentan con el apoyo de la Fiscalía Anticorrupción, con el fiscal Pedro Horrach a la cabeza, que parece que es el abogado defensor de la infanta Cristina, tanto en los interrogatorios que práctica como por no imponer su firme criterio para que este baile de declaraciones no se hubiera producido.

Este cacao judicial ha llevado a que estos días las defensas de Iñaki Urdangarín y de la infanta Cristina se hayan reunido en Palma para coordinar sus estrategias de cara a sus próximas declaraciones (la de Urdangarín está fijada inicialmente para este próximo miércoles). Por eso, la pasada semana realizaron una “cumbre” en la sede del bufete palmesano de Ruitort, asociado al de Miguel Roca i Junyent, el abogado de la infanta impuesto por su padre el rey emérito Juan Carlos I. En la reunión estuvieron presentes tanto Iñaki Urdangarín como la infanta Cristina, que se encuentra muy tranquila como se ha visto estos días en el juicio. El hecho de que declare finalmente una vez lo haya hecho Diego Torres, facilita aún más su defensa, ya que sus abogados sabrán contrarrestar la declaración del ex propietario del Instituto Noos.

La única semana de pasión

Este martes comienza por tanto la única semana de pasión judicial de Cristina de Borbón, que puede terminar con su declaración aun no fijada y que podría prolongarse hasta ya entrado el mes de marzo. La hermana del Rey Felipe VI solo tiene dos enemigos potenciales: el  ex socio de su marido, Diego Torres, que declara el martes, y el sindicato Manos Limpias, su único acusador, y tiene a su favor a la Policía, a Hacienda, a la Abogacía del Estado y a la Fiscalía. El fiscal Horrach está convencido plenamente de la inocencia de la infanta Cristina. Como dijo en su escrito, una cosa son los reproches éticos y morales, y otra el ilícito penal, que según él no ha cometido.

Por eso, todo indica que Anticorrupción, en concreto, el Fiscal Pedro Horrach, no será nada duro ni beligerante en su interrogatorio a la infanta Cristina, a diferencia de otras ocasiones donde ha mantenido un comportamiento un tanto inquisitorio con otros imputados en el Caso Noos. Cristina de Borbón gozará de la máxima protección, aunque no hay un motivo suficiente para dispensar un tratamiento diferenciado a la infanta durante su interrogatorio.

Quienes conocen al Fiscal Horrach afirman que será un interrogatorio metódico y meticuloso al 100% “para salvarla de la quema”. Tras su declaración ante la Sala, la hija del Rey emérito de España, Juan Carlos I, no tendrá ya que acudir más hasta el pabellón judicial habilitado en el Polígono de Son Rossinyol, ya que la presidenta del Tribunal, Samantha Romero, les concedió permiso a los imputados para no acudir a la Sala si no quieren hasta el día de las conclusiones finales, allá por el mes de junio.

La Fiscalía considera que la infanta Cristina no cometió ningún delito penal, pero sí que tendría que responder pecuniariamente por haberse beneficiado como propietaria al 50 % de Aizoon de los fondos públicos presuntamente desviados por su marido a esta empresa, aunque no supiera de su origen ilícito, tal como determina el artículo 122 del Código Penal.

El fiscal Horrach

Éste es sin duda el caso más mediático del fiscal Pedro Horrach en casi una década ya en Anticorrupción, donde llegó, a finales de 2006, procedente de la Fiscalía de Menores.  Horrach, natural de la isla que en septiembre cumplirá 50 años, fiel seguidor del Real Madrid, como el juez José Castro, conoce muy bien la capital de España y lo que desde eso cenáculos se ordena y manda. Allí preparó su oposición a fiscal –la misma que la de juez– y allí conoció también a la que hoy es su mujer, la bilbaína Ana Zacher, cuando ambos preparaban oposiciones bajo la tutela del Fiscal del Tribunal Supremo, José María Luzón.

Su mujer, Ana Zacher, fue jefa del Servicio del Juego de la Comunidad Autónoma de Baleares con el PP desde octubre de 2003 hasta septiembre de 2012, dentro de la dirección general de Comercio y Empresa. A raíz de que saltó a la opinión pública todo el escándalo jurídico del Caso Noos fue destinada a  otra jefatura dentro de la Dirección General de Economía del Govern Balear. Tienen una hija en común que se ha inclinado por estudiar Medicina.

Dicen en Mallorca que Horrach es muy incisivo y contundente en sus actuaciones. Brillante y atrevido en sus interrogatorios (habrá que verlo ahora con la infanta Cristina). Con un carácter fuerte, que no se arruga, es hijo de una familia adinerada, propietaria de Hoteles. Es amante de las motos y de los deportivos, al igual que el juez José Castro, y trabajó antes de recalar en su tierra natal en Sevilla. Ahora vive en un espectacular ático en la parte alta de Palma de Mallorca.

Zarzuela callada, pero controlando todo

Con la próxima declaración de Cristina de Borbón, Zarzuela quiere demostrar que no hay trato de favor alguno a los todavía integrantes reales, Iñaki Urdangarín y Cristina de Borbón. Y aunque la propia infanta ha pedido árnica, ayuda y comprensión a su padre y a su hermano el rey Felipe V, éste, según ha podido saber Extraconfidencial.com, no le ha dado apoyo ante un momento de especial debilidad para la Casa Real y para su figura. Zarzuela calla, pero controla todo. La infanta cuenta por ahora con el apoyo sin fisuras de la reina Sofía, actualmente desaparecida en combate -no se le ha visto ningún día del juicio por el palacio de Marivent-, pero mantiene una relación tensa y complicada con su hermano a raíz de unas críticas y comentarios realizados en su día por parte de ella y de Iñaki Urdangarín sobre Letizia Ortiz, y su manera de comportarse en los actos oficiales y en su vida personal.

Lo que sí es notable en Palma de Mallorca es el nerviosismo que rodea a todo el entorno judicial, con numerosos periodistas de medios de comunicación internacionales acreditados para informar de la comparecencia de la infanta que se producirá cuando lo decidan Sus Señorías. Lo único cierto es que el ex socio de Iñaki Urdangarín, Diego Torres, declarará este martes y se espera una declaración dura y larga. Ya lo ha anunciado su abogado Manuel González Peeters. “Contestará a todas las preguntas”…hasta las reales. Son los interrogantes que aclararán si finalmente la Justicia es igual o no para todos. En breve, la contestación, aunque tal y como va la montaña rusa del Caso Noos no ha nada cierto ni seguro.

Juan Luis Galiacho

juanluisgaliacho@extraconfidencial.com

@jlgaliacho