Menú Portada
El celebrar la asamblea el 7 de diciembre ha sido la gota que ha colmado el vaso

La moción de censura contra Ramón Calderón cobra cuerpo

Noviembre 9, 2008

La oposición a Ramón Calderón en el Real Madrid ha iniciado los movimientos para reunir los avales necesarios y pedir un voto de censura contra el presidente madridista durante la próxima asamblea de compromisarios del club, que se celebrará previsiblemente el 7 de diciembre. La fecha de esta asamblea ha sido precisamente la gota que ha colmado el vaso de los opositores a Calderón.

pq__rc.jpg

Aún no es oficial, pero como adelantó Extraconfidencial.com (ver hemeroteca), Ramón Calderón tiene previsto celebrar la asamblea anual ordinaria de compromisarios el 7 de diciembre, en pleno puente de la Constitución. Que acudan los menos compromisarios posibles es la razón de la fecha elegida, asegurándose de que sus compromisarios sí acudan, para lo cual ya están advertidos. Calderón sabe que con la composición de la actual asamblea no podrá sacar adelante las cuentas ni el presupuesto, por muchos millones de superávit que anuncie.
Y Ramón Calderón ya es consciente que contra él se están uniendo diversas familias del madridismo, todas ellas desencantadas con su gestión. Los más activos son los que han puesto en marcha la recogida de firmas de compromisarios para pedir la moción de censura. Se necesitan exactamente 200 compromisarios, pero tienen el hándicap de desconocerse entre sí y por tanto no poder contactar. Cuando el proceso esté más organizado se utilizarán medios de comunicación para darse a conocer y presentar las firmas ante el club. Pero será durante la propia asamblea cuando se haga el anuncio por parte de un portavoz de este grupo.
Los estatutos del Real Madrid especifican que para que prospere una moción de censura contra el presidente deberán votar afirmativamente la mayoría de los socios compromisarios, es decir 1.001 votos si en el momento de la convocatoria del voto la asamblea está compuesta por el número máximo que estipulan los propios estatutos, es decir, 2.000 socios.
¿Está la oposición en condiciones de lograr que la asamblea general vote a favor del desalojo del presidente? Hasta hace unas semanas se dudaba que la masa del club, mejor dicho sus representantes, se decidieran a dar un paso que no se ha dado jamás en los más de cien años de historia. Sobre todo que la vez que más, cuando Calderón llevó a este trance a Ramón Mendoza, fueron 1.400 los compromisarios que acudieron a las urnas, y con esa asistencia haría falta que el 75 por ciento de ellos votaran contra Calderón. Pero tras las últimas muestras de protesta y desencanto de los seguidores merengues, llevadas a su extremo el día del partido ante la Juventus de Turín, se ha recuperado la esperanza.
Ese día fueron unos cientos los que se agolparon en la puerta del palco de honor para insultar a la directiva y pedir la dimisión. Este sábado, cuando el equipo dio muestras de debilidad y rozó el ridículo ante el Málaga (4-3), los contrarios a la gestión de Calderón comenzaron a volverse contra el palco de nuevo, pero al final los goles de Higuain calmaron los ánimos.
Pero los ánimos están caldeados. Las declaraciones de antiguos candidatos a la presidencia, la aparición de presuntos futuribles y el miedo del presidente a enfrentarse a la asamblea del 7-D han creado un caldo de cultivo no casual. Nada sucede porque sí. Y la demostración de falta de respeto a los socios colocando su asamblea en un puente que de los cuatro millones de madrileños la mitad sale de la capital, se entiende como debilidad de la junta, miedo al socio y falta de talante democrático. Ahora sí, va en serio: Calderón tendrá que afrontar una moción de censura. Quien quiera presidir el club más importante de España debe estar preparado, ¡ya!