Menú Portada
La Oficina de Conflicto de Intereses tiene abierto un procedimiento sancionador contra González-Sinde

La Ministra de Cultura “regala” 394.000 euros para la organización de festivales y certámenes cinematográficos

Julio 12, 2009

Casi la mitad, 150.000 euros, va a parar a las arcas de Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España por la organización de los premios Goya

La Academia pidió esta subvención cuando la dirigía González-Sinde que es quien la concede

RTVE paga cerca de 200.000 euros todos los años para retransmitir la gala


Yo me lo guiso yo me lo como, eso es lo que debe pensar nuestra Ministra de Cultura que a pesar de acumulársele las quejas e incluso denuncia sigue “regalando” miles de euros a la Academia de Cine que presidía hasta hace cuatro meses. Lo último, la una resolución del 19 de junio, por la cual el Ministerio concede ayudas por valor de 394.000 euros para la organización de festivales y certámenes de cine. De esa cantidad, 150.000 euros son para la Academia del Cine. Aunque la resolución del 19 de junio que concede nuevas ayudas a la Academia, está firmada por Ignasi Guardans, director del Instituto de Cinematografía, el artículo 5 del decreto del este organismo establece que su presidente es el ministro de Cultura, es decir González-Sinde, y que entre sus funciones están la aprobación de los planes generales de actuación del mismo, como claramente es dar subvenciones.

Lo más escandaloso es que a estos 150.000 euros que van destinados a “subvencionar” la pasada gala hay que sumar los casi 200.000 euros que anualmente paga RTVE para retransmitir una gala, que al igual que el cine español, cada vez interesa menos al público. Una Televisión pública que va a continuar pagando por estos derechos, las privadas no tienen ningún interés, cuando deje de tener ingresos por publicidad, es decir pagaremos por doble vía subvenciones a TVE y subvenciones directas a la Academia.

El cine español sigue disfrutando de días dulces desde que González-Sinde sustituyó al más independiente Cesar Antonio-Molina, importándole poco que exista un conflicto de intereses, concatenándose las subvenciones.

Así el 13 de mayo de 2009, del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, acordó ampliar la reserva del Fondo de Protección a la Cinematografía, para la convocatoria de ayudas al desarrollo de guiones para películas de largometraje en un importe de 600.000 euros. Esta subvención era el postre, ya que ese mismo día se amplió para la convocatoria de ayudas para la producción de cortometrajes en un millón de euros y para la realización de obras experimentales de decidido contenido artístico y cultural, de documentales y pilotos de series de animación en 5.000.000 de euros.

La Oficina de conflictos de intereses ha tomado nota y ha abierto un expediente a González-Sinde, ya que técnicamente, cualquier resolución que adopte respecto a la industria del cine supone incurrir en prevaricación, ya que la misma persona que solicitó subvención al Gobierno, como presidenta de la Academia del Cine, se la concede después siendo ya ministra.

El grifo sigue abierto llenando el bolsillo de unos pocos mientras las salas de cine, ¿un ejemplo? la película “Cinmart” 19 espectadores, “Estrella P” 17 espectadores, “Feliz Monicaco” 0 espectadores, con estos números poco más hay que añadir.