Menú Portada

La ministra de Agricultura, Tejerina, se gasta más de 4,6 millones de euros en la adaptación de espacios del Palacio de Fomento en medio de la acuciante crisis que viven el medio rural y marino en España

Enero 21, 2016

El edificio es la sede del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, data del siglo XIX y fue declarado bien de interés cultural, con categoría de monumento, en el año 1989. La ministra sigue eludiendo sus responsabilidades ministeriales y centrándose en el terreno más político. La última evasión se produjo con su ausencia en las primeras rondas de la Cumbre del Clima de París, a las que no asistió para colaborar en la campaña electoral del PP a través de un mitin en Salamanca.

tejerina

A la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, cuando menos se lo esperaba, le caen escándalos por todas partes, Diez empresas están siendo investigadas dentro de la operación desarrollada por la Unidad Central Operativa (UCO), de la Guardia Civil y que ha desvelado un fraude en contratos de la empresa pública Acuamed, entre ellas Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), Acciona, Befesa, Sogecosa y Altec. De momento, hay 48 personas implicadas en la trama, por el momento, y se han detenido a trece personas, entre ellas el presidente de FCC Construcción, Miguel Jurado. También se encuentran entre los arrestados dos de los máximos responsables de Acuamed.

En las seis adjudicaciones bajo sospecha que provocaron el inicio de la investigación (Río Serpís, Rambla Gallinera, red de aguas el Campello-Muxamet, Torrevieja, desaladora del Bajo Almanzora y embalse de Flix), hay un fraude superior a los 20 ó 25 millones. La red inflaba el 10% de la adjudicación bajo la excusa de utilizar materiales de gama superior que luego no usaba. Y los responsables de Acuamed lo aceptaban a cambio de comisiones.

Un Palacio para hacer ostentación

Los problemas en la sede del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente son más llevaderos cuando se achacan a los sectores que engloban el medio rural y marino de España. Eso es lo que la cartera de Isabel García Tejerina se ha adjudicado como práctica habitual. Lo ha hecho con el lácteo. A pesar de la inyección de 20 millones del Ministerio y 25,5 negociados con la Comisión Europea, la subida de precios de la leche o los anticipos de la Política Agraria Común, los ganaderos no parecen satisfechos con el acuerdo firmado entre producción, distribución e industria y piden nuevos compromisos por parte de la clase política. El Gobierno, en boca de Tejerina, se limita a asegurar que se trabajará sobre cualquier medida que al sector se le ocurra dentro de la legalidad para garantizar la viabilidad de futuro de las explotaciones”. Exactamente, lo mismo es lo que ha opinado sobre el cerco. Con el colectivo agrupado y concentrado en Galicia para reclamar un mejor reparto de cuotas que beneficie a todos los barcos por igual, la ministra del ramo se ha limitado a aseverar que la distribución actual contó con todo el consenso del sector y que siempre que haya una propuesta que aglutine mayor consenso, estamos dispuestos a considerarla, pero les corresponde a ellos buscar esa propuesta

Pero no parecen estas las únicas cuestiones que el Magrama deje en manos de terceros. Con los impuestos de todos los españoles, ahora pretende renovar las instalaciones del Palacio de Fomento, sede del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Un edificio que data del siglo XIX y que fue declarado bien de interés cultural, con categoría de monumento, en el año 1989.

Con estas características, ¿no debería ser Patrimonio Nacional el encargado del mantenimiento del Palacio de Fomento, en lugar de que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente recorte presupuestos de otras partidas más importantes para dedicarlos a embellecer edificios históricos nacionales?

Casi 5 millones de euros

La cuantía necesaria no es precisamente exigua, ya que la Dirección General de Servicios del Magrama pretende destinar 4.626.149,15 euros (impuestos incluidos), en la adaptación y adecuación de espacios, en el complejo de edificios situados en el Paseo de Infanta Isabel, 1, Madrid, sede del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente”.

Mientras tanto, la ministra sigue eludiendo sus responsabilidades ministeriales y centrándose en el terreno más político. La última evasión se produjo con su ausencia en las primeras rondas de la Cumbre del Clima de París, a las que no asistió para colaborar en la campaña electoral del PP a través de un mitin en Salamanca.

Doinel Castro