Menú Portada
La actriz no ha perdido el humor en ningún momento

La mejoría milagrosa de Esther Arroyo

Noviembre 5, 2008

Fue un aparatoso accidente y la recuperación será lenta y dolorosa. Sin embargo, Esther Arroyo afronta con una sonrisa todos los inconvenientes que le han tocado vivir.

pq__esterarroyo.jpg

La fuerza del destino unió a Ana Torroja y Esther Arroyo incluso en la tragedia. Ahora, cuando parece que la vida sigue, su amistad se ha refortalecido y se apoyan mutuamente. El accidente que sufrieron cuando iban de camino a unas idílicas vacaciones en Bali estuvo a punto de costarles la vida. Mientras Ana Torroja descansa en su domicilio tras semanas de ingreso hospitalario, la presentadora todavía permanece en observación permanente.
 
Habla con sus amigos
 
Me cuentan que la actriz no ha perdido el humor en ningún momento y bromea con el drama al que ha tenido que enfrentarse. Está aprovechando estos días para prensar en próximos proyectos profesionales e intentar despejar la mente de todos los recuerdos del accidente que le sobrevienen repetidamente. Para Esther, que no es capaz de recordar con exactitud todo lo que ocurrió aquella fatídica mañana, la vida le ha dado una nueva oportunidad que no puede desaprovechar. Hace unos días que conversa con aquellos amigos que se interesan por su estado, responde mensajes de texto y desenvuelve los regalos que llegan hasta la unidad en la que se encuentra ingresada. Dicen que su voz suena con fuerza y que sólo piensa en recuperarse. Su representante, que no se separa de su lado en casi ningún momento, advierte que Esther volverá con las pilas cargadas antes de lo que muchos imaginan. Su espíritu de lucha es insuperable.
 
Avanzando favorablemente
 
Insisten en que Esther podría recibir el alta médica antes de lo previsto. Aunque lo más probable es que sea trasladada a planta, la progresión está resultando muy favorable. Tanto es así, que los facultativos creen que Arroyo será capaz de sobreponerse sin la necesidad de enfrentarse a nuevas intervenciones quirúrgicas. Eso sí, tras abandonar el nosocomio deberá someterse a un largísimo y agotador proceso de rehabilitación para recuperar la movilidad y la elasticidad muscular de sus piernas. La recuperación no será un camino de rosas, pero la andaluza promete no venirse abajo en ningún momento.
 
Por Saúl Ortiz
saul@extraconfidencial.com