Menú Portada
El empresario Martín Presa está relacionado con el sector de la impresión y las artes gráficas, ahora en crisis

La mayoría de las empresas del nuevo propietario del Rayo Vallecano arrojan importantes pérdidas en sus resultados contables

Mayo 15, 2011

Además, Martín Presa no presenta cuentas de sus empresas en el Registro Mercantil desde hace ya tres años

Las pérdidas suman casi un millón de euros en el último ejercicio contable presentado en el 2008

El joven empresario afirma que los Ruiz Mateos le han “vendido” su paquete de acciones del equipo de fútbol de Vallecas

 


El Rayo Vallecano sumó un punto en Balaídos y se queda a las puertas de Primera División, ya que una derrota hoy del Elche frente al Villarreal B daría el ascenso matemático al conjunto madrileño, un ascenso que supone una gran inyección de dinero al equipo vía derechos televisivos y a su presidente.

El nuevo dueño, en teoría, del equipo de fútbol del Rayo Vallecano, Raúl Santiago Martín Presa, no presenta oficialmente los balances contables y las cuentas de resultados de sus empresas desde hace tres años en el Registro Mercantil; incluso, en alguna de sus sociedades, más tiempo aún de retraso. Un hecho injustificable cuando se trata de transparencia contable e informativa y castigado con importantes multas administrativas. Precisamente, la mayoría de las empresas de Martín Presa arrojan importantes pérdidas en el último ejercicio contable hecho público (2008), sumando casi un millón de euros.

El empresario madrileño Raúl Martín Presa figura en el Boletín Oficial del Registro Mercantil de España (BORME), como administrador único de seis empresas relacionadas con el sector de la impresión y las artes gráficas: Cromosur, Serigrama, Margicart, Martiplas, Digital SM y Adhegraf. También ha sido administrador único de Magnaprint S.L (para la edición de periódicos y revistas), y consejero de la sociedad -ya extinguida-, Publi Medianeras S.L. Cuatro de ellas están ubicadas en la capital de España, una en la localidad madrileña de Arganda del Rey, otra en Torrejón de Ardoz y dos tienen su sede en Sevilla. Un sector, el de las artes gráficas, que ahora se encuentra en una profunda crisis y de cuya actividad decadente no está ajeno el nuevo propietario del Rayo Vallecano.

Un viejo conocido de las Artes Gráficas

Así, Digital SM S.L., con sede en Arganda del Rey (Madrid) y un capital social de tan sólo 6.000 euros, no presenta cuentas desde el año 2008, último ejercicio contable del que se tiene conocimiento público del resultado de su cuenta de explotación que arroja unas perdidas de 265.841 euros. El número de empleados que tienen cotización social en esta empresa es de doce  y cuenta con un activo de unos 700.000 euros.

Otra de las empresas de Martín Presa es Adhegraf S.A., con sede en la capital de España y un capital social de 60.200 euros, que tampoco presenta cuentas en el Registro Mercantil desde el año 2008. Esta empresa si que consiguió algún beneficio al cierre del último ejercicio contable hecho público. Su cifra de resultados arrojó la cantidad de 49.724 euros. La citada mercantil está vinculada a la distribución y venta de todo lo relacionado con la impresión de telas, papeles y adhesivos. El número de empleados suma la cifra de 37 y su sede central es un local-oficina, cuya titularidad es atribuida en propiedad.

Una nueva empresa de Martín Presa es Martiplas S.A., situada muy cerca de la Monumental de la Ventas de Madrid. Su capital social es también de 60.200 euros y como el resto de sus sociedades no presenta cuentas en el Registro Mercantil, ésta incluso desde el año 2007. El cierre de ese ejercicio contable fue negativo para el máximo responsable del Rayo Vallecano, ya que cerró el balance de este taller de artes gráficas con unas importantes pérdidas de 588.829 euros.

Sin un patrimonio solvente

Una cuarta empresa del ahora propietario futbolístico está situada en el barrio de Salamanca de Madrid, de nombre Margicart S.A., que tampoco presenta cuentas desde el ejercicio 2008. Esta empresa, a diferencia de las anteriores, presentó en su último ejercicio contable público unos beneficios de 90.592 euros. La imprenta cuenta con 32 trabajadores y un capital desembolsado de 60.2000 euros.

Sus dos empresas radicadas en Sevilla, son Cromosur S.A. y Serigrama S.A., que también son deficitarias. La primera, dedicada a la impresión de textos e imágenes, no presenta cuentas en el Registro Mercantil desde el año 2008 y al cierre de este último ejercicio contable hecho público arrojaba perdidas por valor de 1.371 euros. La segunda sociedad, Serigrama, está dedicada a la serigrafía industrial y tampoco presenta cuentas desde el año 2088. El beneficio que alcanzó en este último ejercicio contable público fue de tan sólo 1.625 euros, contando con cinco empleados en nómina.

Con este pedigrí empresarial, la negociación de la compra-venta del Rayo Vallecano siembra más que cierta incertidumbre. Tras un largo proceso de selección de candidatos, la familia Ruiz-Mateos decidió dejar el Rayo Vallecano en manos de este empresario, de unos cuarenta años, socio de la entidad franjiroja desde hace una década, pero un gran desconocido en el mundo empresarial madrileño y sin un solvente patrimonio detrás, salvo el de ser miembro de una familia vinculada de por siempre al sector de las artes gráficas.

Operación más que sospechosa

Un empresario que, además, afirma tener patentados al menos ocho inventos relacionados con la publicidad a través de expositores modulares, desmontables, de cartón con baldas horizontales, de cartón con frontal inclinado, exhibidor de anuncios, etc. Martín Presa ha sido precisamente consejero de una empresa de publicidad llamada Publi Medianeras S.L, dedicada a la contratación de paredes medianeras para su utilización como espacios publicitarios, y que extinguió su actividad el pasado mes de septiembre de 2010, según el BORME. Esta empresa arrojó pérdidas en su último ejercicio contable público de 2009 por valor de  59.613 euros, números rojos que se suman además a las del año anterior, que alcanzaron los 48.935 euros.

Según estos parámetros, la operación de la compra del Rayo Vallecano no es nada clara. La familia Ruiz Mateos ha certificado públicamente que ha traspasado su paquete accionarial en el club Vallecano, cerca de un 98%, que poseía a través de la empresa Senero ubicada en un paraíso fiscal, a Raúl Martín Presa. A cambio, el empresario madrileño asumirá las deudas del club, con un pasivo cercano a los 40 millones de euros. Los Ruiz Mateos han dado el visto bueno al plan del que será el nuevo presidente ya que –dicen-, le permitirá hacer efectivo el cobro tanto de los derechos de televisión (millonarios cuando el equipo vallecano juegue en Primera División), como de la publicidad estática, y poder así hacer frente a los numerosos embargos que pesan sobre la sociedad deportiva madrileña (sobre todo de Hacienda). Pero las cuentas con este bagaje empresarial y patrimonial no cuadran muy bien.

Juan Luis Galiacho