Menú Portada
El próximo día 21 de octubre está llamado a declarar por un presunto delito de administración desleal en Catalunya Banc

La mansión del ex ministro socialista Narcis Serra en San Cugat del Valles: 907 metros cuadrados y libre de todo tipo de cargas

Octubre 8, 2013
pq_937_narcis_serra.jpg

Mientras que presuntamente realizaba hipotéticos delitos de administración desleal en Catalunya Banc (Caixa d´Estalvis de Catalunya, Tarragona i Manresa), el ex ministro socialista Narcis Serra i Serra aglutinaba un importante patrimonio inmobiliario, que tiene su principal base en su mansión en San Cugat del Vallès, un conocido municipio barcelonés situado a tan sólo 5 kilómetros de la Ciudad Condal. La mansión propiedad de Narcis Serra y de su mujer María Concepción Villalba Ibáñez (casados en régimen de separación de bienes) está señalada con el número de finca 6995 en el Registro de San Cugat. Está situada en un lugar llamado Valldoreix y cuenta con una superficie de novecientos siete metros cuadrados (907 m2). La finca fue adquirida por el matrimonio ante notario en abril de 2004 y está libre de todo tipo de cargas. 

Narcis Serra, junto también a otros 53 directivos de Catalunya Banc, está llamado a declarar el próximo día 21 de octubre ante el Juzgado nº 30 de Barcelona por una denuncia presentada por el Ministerio Fiscal por un presunto delito de administración desleal en esta entidad bancaria que comenzó a presidir en el año 2005. Según el auto emitido por el titular de dicho Juzgado, Josep Maria Pijuan, el mismo del “caso Palau” versus Felix Mollet, y que obra en poder de Extraconfidencial.com, de las investigaciones se extrae la consecuencia de iniciar diligencias previas ante una conducta presuntamente criminal de Serra y sus compañeros de viaje:

Del piano a la dimisión

Las presuntas conductas nada acordes con las normas establecidas por parte de Narcis Serra, que nació el 30 de mayo de 1943 en Barcelona en el seno de una familia de la burguesía catalana, ya comenzaron en 1988 siendo ministro de Defensa del ejecutivo socialista de Felipe González. En esas fechas, mes de noviembre, el periódico Diario 16 descubrió que Serra gran amante de la música desde su infancia había comprado un piano con fondos públicos del Ministerio de Defensa para instalarlo en su domicilio madrileño de la calle Ebro (Colonia de El Viso). Años más tarde, Narcís Serra, un personaje sibilino, también supo enmascarar ante la opinión pública la implicación directa de España en la Guerra del Golfo. Su dimisión posterior como vicepresidente del Gobierno de González y su finiquito político se produjo el 2 de julio de 1995, que arrastró también a su sucesor como ministro de Defensa, Julián García Vargas, y al intocable director general del CESID, el teniente general Emilio Alonso Manglano, recientemente fallecido. Las tres dimisiones fueron consecuencia del escándalo de las escuchas ilegales realizadas por el CESID a determinados personajes de la vida política y empresarial española, entre ellos, el Rey Juan Carlos. Dicen fuentes solventes que Serra se llevó a su casa de Sant Cugat del Vallès un buen número de cintas con conversaciones grabadas por el CESID de importantes personajes privados y públicos, a quienes el socialistahizo saber que disponía de “material” sobrado para vivir tranquilo el resto de sus días.

El agujero de Catalunya Caixa

A partir de 1996 Narcís Serra ocupó la secretaría general del PSC hasta ser sustituido por José Montilla en el año 2000, manteniendo también de forma sistemática su escaño como diputado al Congreso de los Diputados por Barcelona durante cinco legislaturas seguidas, desde 1986 hasta 2004. Apartado progresivamente de la política activa, en el año 2000 fue nombrado presidente de la Fundación CIDOB (Centro de Estudios Internacionales de Barcelona) y, en paralelo, de su fundación filial IBEI (Institut Barcelona d’Estudis Internacionals). También ha figurado como Presidente del Patronat del Museu Nacional d´ Art de Catalunya.Fue en marzo de 2005 cuando accedió a la presidencia de la entidad financiera Caixa d’Estalvis Catalunya, la llamada Caja de la Diputación de Barcelona donde mandaba su partido: el PSC. Un cargo “dedocrático” que compaginó con otras responsabilidades empresariales en diversos consejos de administración como Telefónica Internacional SAU, Telefónica Chile, Telecomunicaciones de Sao Paulo, Gas Natural, Libertytown, Volja Plus, etc. A su llegada a la Caixa d´Estalvis se declaró “presidente representativo sin sueldo”, pero pronto se supo que cobraba 200.000 euros al año en “gastos de representación”. En el año 2008, anunció que su presidencia pasaba a ser ya ejecutiva. Y en marzo 2009 encabezó una operación para pedir la capitalización global de las cajas, propuesta que rechazó tanto la AEB como el entonces ministro de Economía  socialista Pedro Solbes. Empezaba ya a blindarse ante futuros nubarrones. Y mientras que el agujero del grupo Catalunya Banc supera hoy los 2 Billones de pesetas, Serra, su ex presidente, vive en una gran mansión de 907 metros cuadrados en San Cugat del Vallès, y además libre de todo tipo de cargas.

Juan Luis Galiacho