Menú Portada
La economía sumergida supone más del 20% del PIB

La llegada masiva de inmigrantes, causa principal de la bajada de salarios

Enero 26, 2010

Según el FMI somos la única economía desarrollada que no crecerá en 2010, el paro en enero se estima que aumentará en 100.000 personas más, y la economía sumergida no deja de crecer. Un punto clave ha sido el políticamente correcto, como vemos en la actualidad con la polémica del empadronamiento, “papeles para todos”, que ha ayudado a derrumbar los salarios.

pq_922_corbacho.jpg

Con subsidios de 420 euros como quiere prolongar el ministro de Trabajo, se malvive, y por supuesto no hay margen para consumir y volver a crecer. Si este es el discurso del actual responsable, Celestino Corbacho, cuando Jesús Caldera era ministro, el lema era que se necesitaba mano de obra y que está sostendría nuestra economía.

La realidad es la contraria, y esta política nos ha llevado a donde estamos. No es que los salarios estén perdiendo poder adquisitivo, es que los nuevos empleos se han dirigido mayoritariamente a estos sectores de bajos salarios y cualificación, aumentando las ganancias del capital. Esto demuestra el escaso interés político en controlar más eficazmente la entrada de inmigrantes. La masiva oferta de inmigrantes, en un mercado de trabajo poco regulado, explica que los salarios sean bajos y que la productividad sea inferior. El empresario frente a la demanda de empleo de tantos trabajadores, no necesitó invertir ni aumentar la productividad de aquel puesto de trabajo. A nadie se le escapa que para este modelo de crecimiento se necesitó mucha mano de obra dispuesta además a aceptar cualquier contrato,  entre otras cosas,  porque el inmigrante contaba además con la sanidad y educación gratis, que no deja de ser un complemento importante de sus ingresos. Lo que quiere decir que los empresarios se aprovechan de una transferencia indirecta de recursos públicos.

Los problemas de financiación por parte de algunos municipios han saltado con la negativa del ayuntamiento de Vich de empadronar a los inmigrantes sin papeles, práctica que ya realizaban otros municipios, y que la Justicia ha anulado.

Muchos políticos se han dejado influir por argumentos como que los salarios bajos eran consecuencia de la globalización, que países como los asiáticos están forzando una competitividad que lleva a la baja los salarios en los países desarrollados, entre otras cosas para evitar la deslocalización de empresas. Siendo este un dato importante, también lo es que en los países escandinavos que están muy globalizados, tienen los salarios más altos y mayor protección social. Esto demuestra que no es la globalización en sí el problema, sino cómo el Estado responde a la globalización para que los salarios sean altos, medios o bajos. En los países escandinavos los mercados de trabajo están muy regulados y no se permite el desarrollo de sectores con salarios bajos, una de las causas de que su productividad también sea alta. Es por ello que los retos de la globalización se superan en los países en que el Estado interviene a través de un mayor gasto público en infraestructuras, en capital humano y en protección social, facilitando la flexibilidad laboral y la adaptación de la fuerza laboral a dichos retos.

La respuesta, economía sumergida

Aunque para Celestino Corbacho la economía sumergida en España se lleva haciendo desde los tiempos de los Reyes Católicos, la combinación de paro y salarios bajos está disparando los ingresos por este tipo de trabajos, que son bajos y no estimulan la economía y no pasan por la caja del Estado. Algunos expertos lo evalúan al 23% del PIB. Mientras el FMI nos vuelve a castigar y aventura que seremos los últimos en salir de la crisis, global para nuestro Gobierno pero aspectos muy particulares como estamos viendo.