Menú Portada
El Estado heredará un 8,7% del préstamo por las participaciones del ICO y en Cajas de Ahorro nacionalizadas

La llave de Repsol la tiene Mariano Rajoy

Octubre 13, 2011

Con la probable negativa de Citibank, banco director junto con Santander la decisión de Bankia con 943 millones es clave para arrastrar muchas entidades indecisas

Las entidades portuguesas descartan continuar y Calyon dependerá muy expuesto a Grecia dependerá de la posible quiebra controlada del país Heleno

La sindicación de acciones con PEMEX es vista por el propio Banco Santander como otra operación desesperada de Del Rivero


El próximo 20 de noviembre, el nuevo presidente del Gobierno, salvo sorpresa más que monumental, Mariano Rajoy, tendrá en sus manos muchos retos y problemas económicos, algunos de ellos inesperados hace unos meses como la patata caliente que Del Rivero y el Gobierno actual le ha dejado con la operación Repsol.

Miguel Sebastián, actual ministro de Industria, se lavó las manos hace unas semanas, lógico a pocos meses de ser relevado como ministro y tras fiascos como el de Endesa, lo más aconsejable era retirarse, más cuando el auténtico poder de decisión no está ahora si no el próximo 21 de diciembre, fecha en la que cumplen cinco años del préstamo sindicado que Sacyr suscribió con 25 entidades y momento de su renovación, una operación cada vez más gris.

PEMEX, novia a la fuerza

Después de su fracasada intentona de hacerse con el BBVA, Luis del Rivero en el 2006 se lanzó a ganar una posición de fuerza en Repsol, lo cual consiguió con el famoso crédito sindicado liderado por Banco de Santander, Citibank, Caja Madrid y otras 21 entidades. Más de 5.000 millones de euros (en la actualidad se ha reducido a 4.900) para conseguir hasta el 20% de la compañía de petróleos referente de España.

Está operación de momento ha conseguido pocos réditos a del Rivero y si víctimas, y es que en su plan de reducir la deuda tuvo que vender Itinere, así como garantizar el préstamo no sólo con las acciones de Repsol si no con otras empresas del grupo.

Pero en verano saltaron las alarmas, la renovación del crédito por un año empezaba a tambalearse, las Cajas con excepción de Caja Madrid no tenían una participación importante pero su mala situación obligaba a no renovar, a esto se unía los Bancos Portugueses por la situación de su país, y el más importante Citibank que colideraba el préstamo sindicado.

La respuesta de Del Rivero, buscar un acompañante para tomar el control de Repsol y así “obligar” a las entidades a renovar el crédito de unas acciones que controlan la compañía.

El ICO y el visionario Aurelio Martínez

Pero Del Rivero no ha sabido medir las fuerzas correctamente, ni dentro del propio Sacyr, y el reloj se mueve en su contra, más con unas elecciones que harán cambiar el Gobierno e influirán de forma importante en su empresa.

Y es que con la nacionalización de las Cajas, y junto a la participación del ICO, el Gobierno tendrá un poder de decisión directo e indirecto del 8,70% del crédito sindicado.

Casi todo ello gracias a Aurelio Martínez, el actualmente presidente de Loterías y Apuestas del Estado, puesto al que accedió para liderar la fracasada Oferta Pública de Venta, no dudó en invertir 350 millones de euros en esta operación, por “su seguridad”. ¿Qué pasa si no se renueva el crédito? ¿De dónde sacará el dinero Del Rivero? Parece claro que la herencia que ha dejado Aurelio Martínez es envenenada.

Bankia otra entidad clave

Mientras el propio Citibank parece desmarcarse de la operación mientras que la responsabilidad  recae en Banco Santander, entidad agente de la operación, los otros dos grandes Bancos son la gran incógnita.

Calyon estaría dispuesta, pero siempre que la situación de Grecia no se deteriore, el Banco francés muy expuesto a la deuda del país mediterráneo puede también retirarse. Queda la duda de Bankia, si se junta la participación de Banco de Valencia y sobretodo de Caja Madrid, 943 millones de euros.

El panorama para Luis del Rivero es cada día más negro. Después de coquetear descaradamente con el PSOE, Mariano Rajoy y Rodrigo Rato con el permiso o a pesar de Emilio Botín decidirán. ¿Tendrá algún as en la manga?